Ganadería

Carne vacuna: proyectan un mercado sin cambios bruscos en la demanda y los precios

28 de diciembre de 2023

El año 2024 será “desafiante” para los valores en el mercado global, influenciados por la evolución de la economía china y por las tensiones bélicas y geopolíticas

El escenario internacional para el comercio de la carne vacuna en 2024 no presenta perspectivas de un crecimiento extraordinario de la demanda ni una expansión significativa de los precios, dijo a VERDE Diego Ponti, responsable del análisis de mercados ganaderos y cárnicos de la consultora AZ Group. 

Agregó que la demanda “no será explosiva” y “los precios dependerán de la recuperación” de la economía china y del impacto que puede generar en el consumo. Si bien “lo malo de esta película” es que los precios “están bajos”, lo bueno es que están posicionados en un piso “y a partir de ahora podrían llegar a crecer”.  

Una situación similar atraviesa Europa con un proceso inflacionario que diezma el poder de compra de la población, incrementando los precios de bienes y servicios, lo que afecta a toda la economía. Los salarios no acompañan y se hace difícil traccionar mayores precios para este producto en particular, acotó.

Ponti enfatizó que hay que prepararse para otro año “sin grandes precios”, en un mundo que está teñido por los múltiples conflictos, “ahora en Israel”, las tensiones diplomáticas entre China y Taiwán y la guerra entre Rusia y Ucrania, “un poco más desatendida” pero aún vigente. El mundo luego de la pandemia muestra un escenario sumido en conflictos bélicos y tensiones políticas, genera una incertidumbre lógica en los mercados y por eso es difícil lograr buenos precios para la carne. 

EEUU Y EL CONTROL DE LA INFLACIÓN

Ponti señaló que la buena noticia se encuentra en Estados Unidos, que comienza a controlar la inflación, cumpliendo las metas de sus autoridades económicas. De esta manera se propiciaría un panorama para 2024 con tasas de interés con tendencia bajista, lo que puede potenciar los precios de los commodities en general y “favorecería los precios de la carne”. 

El analista de AZ Group explicó que hasta ahora el país norteamericano había controlado la inflación con subas de tasas de interés, “un escenario más atractivo para que los inversores coloquen su capital en la Reserva Federal y no correr el riesgo de las inversiones”. Cuando bajan las tasas “se ve favorecida la inyección de capitales hacia los países emergentes y se potencian los precios de los commodities, el dólar deja de fortalecerse y se abaratan las importaciones. Esa puede ser una luz de verde de cara al futuro para los valores de los commodities, pero no soy 100% optimista, porque la recuperación no será extraordinaria”. 

Como abastecedores de ese gran mercado, los países de la región tienen en los altos valores que registra la carne en Estados Unidos “un elemento positivo”, y allí “se abre una oportunidad para 2024”. Tras el “fuerte proceso de liquidación de stock” provocado por adversidades climáticas que luego se tradujo en una fase de retención muy fuerte, “los precios del ganado han venido operando muy por encima de la media internacional”, agregó. 

Estados Unidos, con niveles de precios por encima de las principales referencias a nivel mundial para el kilo de carne en gancho, tiene “valores altamente atractivos para los países de la región, abasteciendo cuotas que, si bien quedan cortas, igualmente están”, indicó. Agregó que mientras en el Mercosur el novillo en cuarta balanza ha promediado en torno de los US$ 3,50, en Estados Unidos se han registrado valores superiores a US$ 6,50 por kilo, y en junio se logró el precio récord. Al comenzar diciembre la referencia se ubicaba en US$ 6,06. 

Para Ponti “mientras se mantenga ese diferencial de grandes precios” los países de la región, por precios relativos, se verán favorecidos para la exportación de carne vacuna a Estados Unidos. “Ahora se suma Paraguay como un nuevo jugador que, sin inundar ese mercado de cortes vacunos, funcionará como un nuevo competidor, más allá de que la demanda norteamericana sea firme”, consideró. 

Recordó que esa brecha en el precio de la hacienda entre Estados Unidos y los países de la región comenzó a abrirse a finales del año pasado, cuando en noviembre las cotizaciones norteamericanas ya marcaban US$ 5 por kilo en gancho. Al inicio de este año se profundizó y se afianzó a partir del segundo semestre, cuando el precio ya giraba encima de los US$ 6. Durante 2021 el precio del novillo osciló entre US$ 4,00 y US$ 4,50. 

El analista señaló que se trata de precios de una ganadería que gana terreno luego de una liquidación del stock, producto del clima que obligó a enviar más hacienda a los mercados y también han estado influenciados por los niveles de inflación existentes. La recomposición del stock vacuno de Estados Unidos viene tomando fuerza y las proyecciones marcan una recuperación en la cantidad de vacas, al igual que los stocks de maíz, insumo indispensable para la alimentación de los animales. 

EL NIÑO Y LA GANADERÍA AUSTRALIANA

El fenómeno de El Niño, está obligando a una mayor liquidación de haciendas en Australia, un país “hipersensible en cuestiones climáticas”, planteó. Mientras que “en nuestra región este fenómeno representa temperaturas más altas, acompañadas de lluvias por encima de lo normal”, para ese país de Oceanía “las consecuencias son otras”. Luego de tres años consecutivos de Niña, con buenos índices de lluvias y por ende mayor oferta forrajera y retención de hacienda, ahora transita un período totalmente opuesto, prácticamente sin pasto y obligado a comercializar animales. Este escenario condicionó una caída del precio del novillo que actualmente cotiza por debajo de US$ 3.  

Con estos niveles de precios se está frente a una de las mayores brechas entre Estados Unidos y Australia. “Se están registrando procesos inversos, este escenario facilita la inserción de los cortes australianos en el mercado chino, altamente competitivos por la geolocalización, y seguramente con estos valores “ganará algún escalón” en ese mercado asiático. 

CHINA Y EL MERCOSUR 

Brasil se posiciona “muy cómodamente” como el principal exportador de carne vacuna, en un Mercosur que sostiene “una muy buena oferta” en comparación con la demanda internacional, que “no presenta gran puja”. Según el USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos, por sus siglas en inglés) la oferta de carne vacuna a nivel global muestra un leve incremento frente a la referencia anterior. Lejos de los sobresaltos sanitarios que supo tener a principios de año, el gigante sudamericano pisa fuerte en China, alcanzando el 50% de sus importaciones. 

Argentina también “transita por el mismo camino”, con exportaciones “récord” cercanas a 1 millón de toneladas. Los vecinos del río De la Plata –Uruguay y Argentina– “debieron padecer un proceso de sequía” que provocó una gran liquidación de parte de su stock vacuno, sobre todo en Argentina. De constatarse mayores niveles de precipitaciones provocadas por La Niña, habría una recuperación para la ganadería argentina y “seguramente una mayor retención” y “una menor oferta” para principios del año que viene, “lo que favorecería los precios internacionales”. 

El mercado de China presenta una fuerte caída en los precios, en torno del 40% respecto al año anterior. El set de cinco cortes, que monitorea AZ Group en mayo de 2022 cotizaba a US$ 6.000, y en noviembre de 2023 llegó a US$ 3.750 por tonelada. Mientras que en noviembre del año pasado se encontraba en US$ 4.000 por tonelada. Por su parte, la carne sin hueso se comercializa a US$ 5.000, precio que también se encuentra por debajo del registrado el año pasado. En el caso de Argentina, la tonelada de carne colocada en el gigante asiático se encuentra 30% por debajo del año pasado. 

China continúa su senda importadora y “nunca dejó de comprar carne”, sostuvo. A octubre de este año importó 2,263 millones de toneladas, 3% por encima del año pasado, con un pico de 300.000 toneladas importadas en julio. En octubre China importó 224 mil toneladas. “La variable de ajuste ha sido el precio”, pero esa firmeza en la demanda “es una buena noticia”, mientras se espera la recuperación de esa gran economía, comentó. También señaló que se ha registrado una pequeña apreciación del yuan, “un elemento que puede influir favorablemente en los precios”. 

Ponti dijo que China ha tenido en los últimos años una política marcada hacia la búsqueda de nuevos mercados y plantas abastecedores para incrementar la oferta, lo que impacta en los precios. 

EUROPA 

El analista de AZ Group consideró que Argentina es formador de precios para la cuota Hilton y para los tres cortes más caros de ese segmento de exportación, (lomo, bife angosto y cuadril), el país vecino ha colocado en las últimas semanas carne a US$ 12.000 por tonelada, un 26% por encima de los valores de noviembre de 2022, cuando se comercializaba a US$ 9.500 por tonelada. Pero al comparar con los valores de abril de 2022 “hay una reducción de 30%”. De todos modos, “los precios en términos históricos “no son malos”, están dentro de los promedios pero “hay una baja importante frente al primer semestre de 2022”. 

Informó que durante el ciclo 2022/23 y “después de muchos años, Argentina logró cumplir con el 100% de su cuota Hilton en Europa”. Hasta noviembre “ha cumplido con el 41% de la cuota” anual período 2023/24, con un leve retraso producto del atraso cambiario. A partir del 10 de diciembre, con un tipo de cambio más atractivo “seguramente Argentina cumpla sin ningún problema con la cuota Hilton”, estimó. 

Para Ponti tal vez el mayor problema pueda presentarse para el abastecimiento del novillo Hilton pastoril, que este año sufrió la falta de forraje provocada por la sequía. 

LIBERTAD ECONÓMICA EN ARGENTINA

Tras el resultado electoral argentino, el foco de atención de todo el espectro productivo apunta al gobierno presidido por Javier Milei, y se centra en las exportaciones. La propuesta es “mayor libertad económica, menos intervención de los mercados y un tipo de cambio competitivo”, resumió. Si esas ideas comienzan a concretarse a partir de diciembre “el viento va a soplar para el lado de la exportación”, dijo el analista. 

Y con ese contexto “la tendencia para el sector ganadero girará hacia la recría, los novillos con peso de exportación, un mercado más competitivo y una industria con mejores posibilidades de negocio. Las retenciones, moneda corriente del gobierno actual, y el tipo de cambio intervenido, mantuvieron a raya al sector afectando el negocio, explicó Ponti.

El especialista en mercados ganaderos y cárnicos de AZ Group proyecta para Argentina “precios auspiciosos” para el novillo de exportación, “traccionados por los anuncios económicos del futuro gobierno, pero además por una menor oferta de novillos y vacas, resultado de la sequía de los últimos tres años”. 

Sostuvo que la fase de retención de haciendas provocará para “el año que viene una caída de unos 8 kilos por habitante en el consumo de carne vacuna”, que actualmente se ubica entre 50 y 51 kilos por habitante por año. “Serán dos años con menos producción, menos consumo y exportaciones creciendo con ritmo moderado”, apuntó.

Agregó que los productores vinculados con el engorde a corral “serán los más afectados, sobre todo a partir del verano cuando comiencen a ajustarse las variables de la macroeconomía y la corrección a la suba del maíz, producto de un nuevo tipo de cambio a partir de diciembre”. 

Nota de Revista Verde Nº111

1 - 04:43