Ganadería

Brasil con menos terneros en 2024 y menos ganado a faena en 2025

27 de marzo de 2024

El cambio de ciclo ganadero en el país vecino debería empezar a reflejarse en una menor oferta de haciendas para frigorífico en la recta final de este año, según analistas

Brasil es el segundo productor mundial de carne vacuna, detrás de Estados Unidos, y primer exportador colocando 1 de cada 4 toneladas de carne vacuna que se comercializan en el mundo. Por lo tanto, lo que ocurre en sus niveles de producción impacta en las tendencias de los precios internacionales. 

Con datos preliminares del Instituto Brasileño de Estadísticas (IBGE), el nivel de faena muestra para 2023 unos 33,9 millones de cabezas sacrificadas, cifra 13,2% superior a la registrada en 2022 y cercana al récord de 2013, con un muy fuerte incremento durante el último trimestre del año, según un reporte de María Julia Aiassa, del mercado ganadero Rosgan, de Argentina.

El análisis marca que el dato más llamativo es la elevada participación de hembras que se registró a lo largo del año. Según el IBGE, las vacas y vaquillonas representaron más del 40% del total en varios meses, alcanzando el 49% en marzo, período en el que se produce el pico estacional de faena para estas categorías. 

Si bien la sequía influyó mucho, al igual que en gran parte de la región, en el caso de Brasil también jugaron en contra los bajos precios que se vienen registrando por los terneros, lo que impulsa a muchos productores a descartar una mayor cantidad de hembras. En efecto, esta tendencia de precios en baja para los teneros se viene registrando en los últimos tres años, perdiendo casi un 20% en dólares desde febrero de 2021 a la fecha.

Como consecuencia de la alta extracción de hembras, que se registró con más fuerza en el último año, se espera que reduzca la producción de terneros en 2024, impactando en una menor oferta de hacienda de 2025 en adelante.

Esto marcaría un punto de quiebre en el ciclo ganadero de Brasil, a medida que los precios comiencen a reflejar una reducción en la oferta alimentando, a su vez, una mayor retención de hembras. En efecto, muchos analistas brasileños consideran que la fase de liquidación ya ha tocado un piso dentro del ciclo, a partir del cual Brasil debería comenzar a mostrar señales de mayor retención.

De momento, para el presente año, las proyecciones siguen marcando un nivel de producción muy fuerte, pero a diferencia del año pasado, una ligera recuperación del mercado interno, producto de un nivel de inflación más controlado, que restaría cierta presión sobre sus saldos exportables pese a que seguirán siendo elevados, al menos durante la primera mitad del año.

De acuerdo con las últimas proyecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), publicadas en enero de este año, en 2024 Brasil incrementaría su producción de carne vacuna en unas 275.000 toneladas anuales, alcanzando los 10.835 millones de toneladas (Mt). Sin embargo, el consumo doméstico absorbería 198.000 toneladas de dicho crecimiento, incrementando solo 77.000 toneladas su saldo exportable a unos 2.975 Mt.

En 2023 la producción ganadera brasileña marcó un nuevo récord por segundo año consecutivo. De acuerdo a la evaluación de investigadores del CEPEA (Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada), de la Universidad de San Pablo, los datos preliminares de faena y producción publicados por el (IBGE) confirman la percepción de que en 2023 la oferta efectivamente resultó superior a la demanda, lo que determinó el comportamiento predominantemente bajista de los precios del ganado y de la carne a lo largo de todo el año.

De acuerdo con esas estadísticas, el volumen de carne producido en 2023 aumentó en 900.000 toneladas respecto de 2022, mientras que las exportaciones aumentaron apenas 23.000 toneladas. Por tanto, este “excedente” se volcó al mercado interno, generando un importante ajuste por precios. Según el Indicador de Ganado en Pie CEPEA fue del 12%.

Brasil representa el 60% de las exportaciones totales que salen del Mercosur, por lo que la mayor o menor presión que pueda generar en el mercado de exportación resulta sumamente relevante. Los valores para el novillo pesado tipo exportación muestran que Brasil es sumamente competitivo. 

Desde el comienzo de año a la fecha, la referencia para el novillo gordo en San Pablo retrocedió 6% en dólares, para ubicarse en torno a US$ 3,13 por kilo en gancho y consolidarse con el valor más bajo de la región.

Nota de Revista Verde N°113

1 - 05:40
Status: Loading
Punto de equilibrio
Escuchar ahora