Agricultura

Corteva y Rutilan realizaron una actualización sobre las prácticas de manejo del sistema Enlist

11 de octubre de 2023

A dos años del lanzamiento del sistema Enlist en Uruguay, Rutilan y Corteva realizaron una actualización sobre las prácticas de manejo para sacarle el mayor provecho, maximizando el cuidado y la sustentabilidad de la tecnología. El intercambio técnico denominado Enlist 360° se realizó en 12 localidades de Uruguay, con foco “en el manejo de la tecnología para maíz y soja, aportando los últimos conocimientos generados a nivel de chacra para el control de nuevas malezas, como las crucíferas resistentes o capines, buscando a la vez un uso responsable, con un manejo eficiente y que sea sostenible en el tiempo, explicó a VERDE, el ingeniero agrónomo Juan Martín Sorrondegui, integrante del departamento técnico de Rutilan, representante de Corteva en Uruguay.

Uno de los objetivos del ciclo, del que participaron más de 500 técnicos, “fue repensar qué ajustes se podrían realizar a nivel de dosis, mezclas, compatibilidades y estrategias, buscando una nivelación entre los técnicos para que un correcto uso de la tecnología Enlist, y así lograr su mejor aprovechamiento”, señaló. 

En función de las preguntas realizadas en esas actividades, se detectó que las principales malezas que están afectando al cultivo de soja son: amaranthus, capines y en tercer lugar –dependiendo de la zona– lo ubican las crucíferas o carnicera. “Hace unos años la carnicera tenía una incidencia mayor, pero al manejarla en el otoño y en el invierno, se llega al verano sin mayores problemas”, destacó Sorrondegui. 

En el caso del maíz, la principal maleza es el capín, que al ser una gramínea cuenta con menos herramientas de control en relación al amaranthus, que tiene más alternativas. 

Explicó que el control del maíz Enlist guacho se logra con clethodim, como “si fuera cualquier otro maíz”. Por otra parte, las sojas Enlist tienen capacidad de detoxificar el 2,4-D y parcialmente al Starane, un herbicida que quedó en una situación intermedia y no se puede usar como herramienta controladora. “Lo que sí podemos usar para el control de las sojas Enlist guachas es todo el resto de los auxínicos, como Dicamba, Tordon o cualquier producto que contenga Arylex”, indicó. 

Sorrondegui acotó que la modalidad de trabajo virtual de los talleres “fue muy interesante, ya que no solo se presentó información a los participantes sino que estos pudieron interactuar, generándose una experiencia muy favorable. A dos años del lanzamiento de Enlist, tanto en soja como en maíz, se había generado información adicional vinculada a nuevas malezas, como el caso de las crucíferas resistentes o capines, ambas con desafíos de crecientes de control”.

En las actividades también se lanzó la tecnología Conkesta Enlist en soja, que este año estará disponible a nivel comercial. “A las herramientas herbicidas ya conocidas del sistema Enlist, le suma la proteína Bt para el control de insectos”. En el caso del maíz la novedad fue el lanzamiento en volumen de PowerCore Ultra Enlist. “Hasta el año pasado la tecnología Enlist estaba disponible en una versión inferior para el control de insectos. Si el productor quería máxima protección en insectos, tenía disponible la tecnología PowerCore Ultra, pero si quería mayor cantidad de herramientas para el control de malezas debía usar el PowerCore Enlist. Este año ya tenemos el 80% del portafolio de híbridos de Pioneer con la versión PowerCore Ultra Enlist, teniendo el mejor control de malezas con el mejor control de insectos en el mismo híbrido”, explicó.

En el caso del maíz, comentó que Pioneer ofrece un refugio Enlist para sus híbridos Enlist, con la posibilidad de utilizar “prácticamente todas las herramientas”, como glifosato, Verdict Max y Enlist, pero por ahora no glufosinato de amonio. Se puede implementar casi la misma estrategia que en un híbrido Ultra Enlist, pero marcando las áreas de refugio para que no se vea afectado por el glufosinato”. 

El técnico de Rutilan aseguró que la compañía ya está trabajando para poder lanzar la tecnología completa y también los refugios. “El evento ya está desregulado, solo falta tener el híbrido pronto, pero suponemos que para la zafra 2025 vamos a tener un refugio resistente a glifosato, Verdict Max, Enlist y a glufosinato de amonio”, detalló. El área de refugio en el cultivo de maíz debe ser del 10%.

En cuanto a soja, la tecnología Conkesta Enlist requiere un refugio de 20%, al igual que en el resto de las biotecnologías para el control de insectos, que debe ser una soja Enlist, que permite la utilización de glifosato, 2,4-D y glufosinato de amonio.

La evolución

Sobre el desempeño que ha tenido el sistema Enlist en Uruguay, Sorrondegui aseguró que Rutilan y Corteva están “muy conformes” con el manejo, sabiendo que “siempre hay aspectos para ajustar”. Dijo que en la agricultura uruguaya se observa “una evolución en el manejo de malezas resistentes, que nació con la incorporación de herramientas residuales que permitieron avanzar en las estrategias de desecación, de reseteo de malezas complicadas”. 

Luego se sumó la tecnología Enlist, que posibilitó “un salto en el manejo”, valoró. Sostuvo que hoy el productor utiliza el sistema Enlist “como herramienta aditiva a ese conocimiento existente”. Por más que Enlist permita la utilización de herbicidas posemergentes, potentes y flexibles, “no podemos prescindir” de un manejo residual adecuado”, enfatizó, ya que  son “sinérgicos” uno con el otro. Destacó que “el mejor resultado de Enlist se logra haciendo bien las cosas en la presiembra, con un paquete de residuales ajustado”. 

Si bien consideró que el productor “está haciendo un buen manejo” de las tecnologías disponibles, sostuvo que “son importantes” estas instancias, porque “permiten realizar los ajustes necesarios en función de los nuevos conocimientos y de las experiencias que se han generado en estos dos años”, acotó el integrante del departamento técnico de Rutilan.

El Sistema de Control de Malezas Enlist está compuesto por tres elementos: los eventos biotecnológicos en soja y maíz, el herbicida Enlist Colex-D y el manual de buenas prácticas Enlist Protect. En Uruguay, “se generó un manual de acuerdo con las condiciones, productos y rangos de dosis” que se pueden utilizar en el país, y “ajustado a las malezas presentes”, comentó. Agregó que incluso “interacciona con la parte regulatoria, donde se manejan dosis registradas, períodos de carencia para los residuos en grano y la consecuente inocuidad del producto que se exporta”. 

El manual contiene pautas para la elección de tecnologías de aplicación, boquillas, recomendaciones para el lavado de tanque, información de compatibilidad entre herbicidas, así como otros elementos de gran importancia para la sustentabilidad de la tecnología. “Incentivamos su uso”, resaltó.

En Uruguay se comenzó a trabajar con el sistema Enlist en 2012, nueve años antes de su lanzamiento. “Hubo mucha investigación para ajustar el programa y la tecnología a nuestra realidad. El trabajo es continuo, ya que el comportamiento de las malezas es muy dinámico y demanda nuevas exigencias de control”, por lo que “es relevante actualizar la información”, sostuvo Sorrondegui.

Es el momento de las buenas prácticas 

Estos dos años de utilización de la tecnología Enlist “han sido muy exitosos y permitieron conocer y caracterizar mejor la herramienta para poder homogeneizar la información para cada zona del país”, dijo a VERDE el ingeniero agrónomo Diego Sorrondegui, director de Rutilan SA.

Consideró que la época de los manejos “simples ya terminó”, y que el nivel de complejidad con el que se vienen manejando los cultivos genera que en la actualidad “no sea tan difícil hablar de buenas prácticas y que el productor sea consciente de la importancia del buen uso de las tecnologías para que perduren en el tiempo”. 

A su vez, destacó la importancia de “no borrar” los conocimientos previos sino incorporarlos al manejo de la nueva tecnología. “Nadie discute el manejo de los productos residuales, de los múltiples modos de acción y demás. Una gran cantidad de conceptos hoy forman parte de lo que se debe realizar para que las tecnologías duren y podamos seguir produciendo”, puntualizó.  

A su entender, la adopción de Enlist en soja “superó las expectativas”. En el caso del maíz recordó que el año pasado los eventos estaban separados y sorprendía la “priorización” del sistema Enlist frente al control total de insectos. Sin embargo, este año con PowerCore Ultra Enlist el productor no tendrá que elegir entre el control de insectos o el control de malezas, por lo que “se espera una alta adopción”. 

Sorrondegui señaló que más del 80% del germoplasma de Pioneer está convertido a PowerCore Ultra Enlist, que “es la máxima tecnología disponible”, y subrayó que “el pasaje de la base genética fue una decisión que Corteva tomó hace tiempo”.  

En el caso de la soja Corteva trabaja con la marca Pioneer y licenciatarios como Don Mario, Nidera, Stine, LDC, entre otros, donde el foco está puesto en el buen uso de la tecnología para que permanezca. 

Sorrondegui resaltó que las buenas prácticas son una parte esencial en la producción agrícola, por el cuidado de las tecnologías, los esquemas de producción y los productos que se generan en el campo. 

Dijo que cada vez se hace más énfasis en las ventanas de aplicación, dosis, condiciones, entre otros aspectos, porque hay multiplicidad de cultivos y de destinos, cada uno con sus restricciones. Recordó que “hace 10 o 15 años no se hablaba de estos temas, pero hoy los técnicos saben que hay ciertos productos que se tienen que manejar de determinada forma, mirar cosas que antes no se miraban, para cuidar la inocuidad del producto”. 

A nivel agronómico dijo que hablar de buenas prácticas también es más sencillo, porque el productor tomó conciencia de su importancia para obtener mejores resultados.

Nota de Revista Verde N°109

SyngentaSyngenta
Erro GrapErro Grap
5 - 05:28
Status: Loading
Punto de equilibrio
Escuchar ahora