Actualidad

Baethgen (INIA): es “altamente probable” que sea un “año Niña”, pero no significa que habrá sequía

9 de julio de 2024

Las perspectivas climáticas para los próximos meses, específicamente en la primavera, con base en modelos de predicción apuntan a la conformación de un año Niña, lo que indican que una mayor probabilidad de que las lluvias sean inferiores a lo normal, señaló el vicepresidente del INIA, Walter Baethgen, en el programa Punto de Equilibrio de Carve y revistaverde.com.uy.

Hay un fenómeno climático que sucede en el Océano Pacífico en las costas de Perú y Ecuador hacia Australia, y que en ciertos años cuando las aguas registran temperaturas más altas de lo normal se lo denomina Niño y en otros años cuando son más bajas de lo normal se lo denomina Niña, explicó.

Dijo que los científicos desarrollaron un “modelo de previsión que permite prever lo que puede pasar en esa zona del Pacífico”, y este año está mostrando que “lo más probable es que el agua esté más fría”, por lo que sería un “año Niña”.

En este caso para Uruguay hay una “mayor probabilidad de que llueva menos” que lo normal, a la inversa de cuando se desarrolla un año Niño, donde aumenta la probabilidad de que llueva más que lo normal entre setiembre y diciembre. Esto quiere decir que es “altamente probable que sea un año Niña”, acotó.

Y dejó en claro que eso “no quiere decir que en Uruguay no va a llover, que habrá una sequía y que será desfavorable para los cultivos de verano”. “Son cosas totalmente diferentes”, enfatizó.

Baethgen, quien es investigador de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, se refirió a los registros históricos vinculados a estos fenómenos climatológicos y la incidencia en la agricultura. Desde 2010 hasta la zafra 2022/23 hubo siete años Niña, y por ejemplo en la zafra 2016/17 el rinde promedio del maíz fue “récord”, con algo más de 7.000 kilos por hectárea.

 A la vez, agregó que en las zafras 2020/21 y 2021/22 cuando también fueron años Niña, el rinde promedio estuvo “en el promedio” histórico del cultivo; mientras que la zafra 2022/23 fue un “desastre”, analizó.

Escuche a Walter Baetghen

1 - 04:29