fbpx
Agricultura

Dekalb lanza el DK 72-27 VT3 Pro

29 de julio de 2020

Gonzalo Reynoso, gerente técnico de Agroterra, anunció que en la próxima zafra se presentará un nuevo material, mientras se reforzarán los híbridos de 2019/20

Agroterra lanzará para la zafra 2020/21 el maíz DK 72-27 VT3Pro y también será un año para reforzar lo presentado para el ciclo 2019/20, dijo a VERDE el ingeniero agrónomo Gonzalo Reynoso, gerente técnico de la empresa que representa a la marca Dekalb, de Bayer.

“En la zafra pasada se renovó la oferta, y eso tenía sus desafíos, pero se trabajó bien y los resultados de los cuatro híbridos presentados han sido muy buenos, al igual que DK 72-10 VT3Pro que es nuestro híbrido emblema. Hoy el portafolio es completo y cuenta con tecnología VT3Pro”, comentó.

Sobre el nuevo híbrido DK 72-27 VT3Pro explicó que “está posicionado para planteos de secano, porque su gran diferencial de rendimiento está en ambientes de 6.000 a 9.000 kilos por hectárea (kg/ha). Aporta más kilos que los híbridos que están en el actual portafolio”.

En ese segmento “está la mayor frecuencia de rendimiento del Uruguay, y está dentro de los rangos de rinde que el agricultor aspira al momento de planificar la siembra”.

Reynoso señaló que DK 69-10 R VT3Pro y DK 70-20 R VT3Pro tienen el ciclo más corto dentro del portafolio. “Son híbridos para siembras de primera y de segunda, pero el foco está en siembras de segunda, principalmente por su sanidad, aspecto relevante en esta secuencia, y también por ciclo, fortaleza de caña, velocidad de secado y el plus de un excelente color de grano, todos los atributos típicos de Dekalb”.

Además, “son dos materiales que tienen genética tolerante a roya y, por los rindes obtenidos, seguirán traccionando en ese posicionamiento”.

En tanto, DK 72-27 R VT3Pro, DK 73-20 VT3Pro y DK 72-10 VT3Pro, son materiales que tienen su posicionamiento en situaciones de alto potencial de rendimiento. Además del rendimiento, estabilidad, sanidad y color “muestran un marcado diferencial en la velocidad de secado, un aspecto importantísimo del negocio de maíz, ya que permite reducir los costos poscosecha y, por ende, incrementar el margen neto de manera significativa”.

Dichos materiales también pueden incluirse en planteos bajo riego, “pero el híbrido destacado para dicha situación es DK 72-20 VT3Pro”, indicó. Reynoso estimó que 10% del área de maíz se realiza bajo riego y señaló es que “es un área estructural”.

EL MANEJO

El gerente técnico de Agroterra dijo que las recomendaciones técnicas y el posicionamiento de cada híbrido que se le brinda al agricultor, sumado al manejo agronómico con un ajuste de la fertilización y la inversión en maquinaria que ha realizado el productor, “permiten que el cultivo se esté haciendo de muy buena forma”.

Recordó que el maíz históricamente fue visto como un cultivo inestable, “pero este año ha demostrado que el manejo, las recomendaciones por ambientes y la nueva generación de híbridos han logrado subir los pisos de rendimiento, y los resultados fueron buenos”.

Sobre la distribución de la siembra, consideró que “la proporción de maíz de primera está en 70% y de segunda en 30%”. Los datos muestran que hay una realidad “muy zonal”. Donde “el doble cultivo es importante y hay cultura maicera, el crecimiento proviene de las siembras de segunda, pero en otras zonas se mantiene mayoritariamente de primera”.

A PESAR DEL CLIMA, FUE UN BUEN AÑO

Si bien la zafra aún tenía parte del área de segunda por cosechar, el gerente técnico de Agroterra consideró que “el balance es muy bueno para el cultivo. Son cuatro años consecutivos con márgenes superiores a los de la soja”.  Además, “el maíz involucra aspectos relacionados con la sustentabilidad de los suelos y la diversificación que es más necesaria e inevitable”, destacó.

Los rendimientos en la principal zona maicera, concentrada en el litoral, “fueron de buenos a muy buenos, con cierta variabilidad, como siempre ocurre, de acuerdo a los suelos y las lluvias”, dijo.

Mientras tanto, en la zona más afectada por la seca, como el sur de Colonia, San José y Canelones, “los maíces de primera tuvieron rindes sorprendentes frente a lo que se esperaba. Hay casos de 5.000 y 6.000 kg/ha. En esas mismas situaciones, la soja obtuvo un quinto de ese rendimiento”.

Añadió que los de segunda se están cosechando, “pero los rindes siguen firmes y en muchos casos estarán por encima del año pasado. El maíz de segunda en la secuencia agrícola está aportando desde los tres pilares que engloban la sustentabilidad”.

HERRAMIENTAS FUNDAMENTALES

Reynoso remarcó la apuesta a la diversificación que está realizando el productor. “Apunta a un negocio sostenible, está buscando nuevos cultivos para incorporar a sus rotaciones y el maíz se ha ganado un lugar”, comentó.

A su vez, “en Agroterra junto con Sura, hemos sumado los Seguros de Rendimiento a la propuesta comercial. Están disponibles desde hace dos años y a muchos agricultores les ha permitido sembrar maíz con más confianza. Ha sido una herramienta fantástica, que ha indemnizado perfectamente en las situaciones que lo tuvo que hacer”.

A la hora de enumerar algunos elementos que han permitido el crecimiento del cultivo, Reynoso señaló que el productor comenzó a manejar el maíz por ambientes, que también es clave para toda la agricultura, pero el cultivo que lidera es el maíz.

Planteó que el agricultor que siembra maíz, “está especializado en el cultivo, es muy tecnológico y adopta todas las herramientas posibles”. Por eso, señaló que “los seguros y el manejo por ambientes han sido dos herramientas claves en la consolidación del cultivo”.


NOTA DE REVISTA VERDE N° 86

Anuncios
2 - 08:25