Agricultura

Chicharrita: “una plaga relativamente” nueva afecta al maíz; se esperan rindes “muy buenos” de los maíces de primera

16 de febrero de 2024

Una plaga está afectando a los cultivos de maíz en distintas zonas del país, se trata de un insecto denominado “chicharrita” (Dalbulus maidis). Es una plaga que ha estado presente en Brasil y Paraguay durante varios años, pero para Uruguay es relativamente nueva, ya que las poblaciones de este insecto comenzaron a observarse en la zafra 2021/22. Este vector transmite un virus y dos bacterias, según informó el responsable de desarrollo de Yalfin, el Ing. Agr. Pablo Leiva, durante el programa Punto de Equilibrio en Carve y revistaverde.com.uy.

Leiva comentó que esta chicharrita podría haber ingresado desde Brasil, o tal vez haya sobrevivido en la agricultura uruguaya, aunque esto último es difícil debido a las bajas temperaturas del invierno. Actualmente, hay “muchas consultas” de productores y técnicos debido a la aparición de esta plaga en los cultivos de maíz de segunda, en prácticamente todo Uruguay.

La presencia de la chicharrita se percibe con mayor intensidad en los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú y Río Negro, pero también está presente en el litoral sur, centro y sur del país, aunque con “menor intensidad”, según sostuvo. En el norte, el 100% de las plantas presenta chicharritas, mientras que en el sur, la incidencia varía entre el 30% y el 50% de las plantas con el insecto, según estimaciones de Yalfin.

Indicó que “el daño directo causado por la alimentación de la chicharrita no es significativo, pero sí “es un vector de diferentes patógenos que pueden provocar mermas importantes en el cultivo, dependiendo de las condiciones climáticas, el momento de ingreso en la planta y el material genético del maíz”. Puede transmitir una bacteria que produce la enfermedad llamada espiroplasma, un virus denominado virus rayado fino del maíz y otra bacteria que produce la enfermedad llamada fitoplasma”.

Leiva hizo hincapié en la importancia de realizar rotaciones para reducir la intensidad de la plaga, controlar los maíces en invierno, utilizar híbridos de maíz con mayor tolerancia y llevar a cabo control químico durante el período vegetativo del maíz.

Advirtió que la idea no es alarmar sobre esta plaga, sino informar sobre su presencia en Uruguay y evaluar sus efectos en los cultivos, además de explorar alternativas, especialmente de cara a las próximas zafras.

Sobre la situación de los cultivos de maíz en la presente zafra, opinó que en los maíces de primera “se esperan muy buenos rendimientos, dado que no fueron tan afectados por el periodo de sequía y altas temperaturas que se registraron. Cuando se produjo ese estrés, los cultivos estaban finalizando el llenado de grano, por lo que en algunos casos podría haber habido una merma en el peso de los granos”.

En tanto, los maíces de segunda “sí experimentaron la falta de lluvia, pero dado que se encontraban en estado vegetativo, las consecuencias en el rendimiento no serían tan significativas, sobre todo porque las últimas precipitaciones pueden permitir una recuperación y entrar en el periodo crítico con buenas condiciones”.

Escuche a Pablo Leiva

SyngentaSyngenta
Erro GrapErro Grap
5 - 21:19
WhatsApp Image 2024-01-26 at 14.23.42

¿Te gustaría recibir nuestra revista a través de WhatsApp?

* Todos los campos son obligatorios.