Agricultura

Chicharrita: MGAP autorizó activos para semillas y aplicación foliar

7 de junio de 2024

La Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA) del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP), con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la Facultad de Agronomía (Fagro), en conjunto con el sector privado han elaborado una serie recomendaciones para el manejo de la chicharrita (Dialbulus maidis) en el cultivo del maíz, donde también se incluyó por parte DGSA la autorización de nuevos ingredientes activos para el tratamiento insecticida tanto en semillas como en aplicación foliar.

En una comunicación realizada en forma conjunta por la DGSA del MGAP, INIA y Fagro, marca los puntos clave para el manejo, donde aparece como elementos destacados, la regulación de la cosechadora para reducir al mínimo las pérdidas por la cola, de forma de reducir la población potencial de maíz guacho. 

Destaca que es esencial eliminar el maíz guacho, ya que actúa como reservorio no solo para las plagas, sino también para los patógenos. Si bien las malezas gramíneas (huéspedes accidentales), pueden mantener las poblaciones de este vector se reproduce exclusivamente en el maíz. Allí recomienda la utilización de herbicidas de las familias FOP o DIM, en función del tipo de resistencia a herbicidas, en chacras propias y monitorear chacras vecinas. Es fundamental que se controle en estados tempranos para lograr mayor eficacia (V3-V4).

Marca que se debe evitar la siembra en chacras con alta presencia o que tuvieron pérdidas importantes por la enfermedad. A la vez, indica que el maíz tardío es más susceptible a enfermarse debido a la dinámica poblacional de la plaga. Acortar al máximo la ventana de siembra, sincronizando en la medida de los posible con productores vecinos. 

La comunicación del MGAP, INIA y Fagro acota que el momento más susceptible del cultivo para la llegada de Dialbulus maidis y el inicio de la enfermedad se a partir de emergencia y hasta V4, por lo que se recomienda un muestreo semanal aleatorio de los cogollos de 10 plantas consecutivas en 10 zonas de la chacra, desde la emergencia de la plántula hasta el estado vegetativo V8-V10 (Hruska & Peralta, 1997). 

Considera que se debe tratar las semillas con insecticidas, al tiempo que recomienda la planificación de la aplicación de insecticidas de acuerdo a la reinfestación de las chacras, mediante monitoreo permanente especialmente enfocado en hojas nuevas y rotando ingredientes activos.

Se señala que la enfermedad no tiene tratamiento, sólo es eficaz la prevención. En tanto, informa que un invierno frío con bajas temperaturas invernales y heladas recurrentes pueden tener un efecto beneficioso para reducir las poblaciones de chicharrita.

Nota de Revista Verde N°114

SyngentaSyngenta
Erro GrapErro Grap
5 - 05:57
Status: Loading
Punto de equilibrio
Escuchar ahora