Agricultura

Cantidad de materia seca digestible, el objetivo para los híbridos sileros

15 de julio de 2023

KWS y Procampo realizaron la presentación de sus nuevos maíces para el mercado uruguayo en la zafra 2023-24, se trata de KWS 60-050 VIP3 Full y KWS 60-950 VIP3

Desde el mejoramiento genético “apuntamos a los distintos objetivos buscados por el productor, ya sea para grano o silo”, dijo a VERDE el coordinador de servicios agronómicos para KWS Argentina y Uruguay, Santiago Vacca. Agregó que “en los híbridos para grano “se busca priorizar que la eficiencia se destine a la producción de espiga de grano”, mientras que “los híbridos sileros, que están divididos para el sector cárnico y lechero, son considerados según su cantidad de materia seca digestible, por lo que no solamente se piensa en el grano sino en el rendimiento de la planta completa”. 

KWS y Procampo Semillas presentaron en Mercoláctea su portafolio de maíces sileros para la zafra 2023-24, donde se destacó al KWS 60-050 VIP3 Full, “el híbrido de mayor potencial y producción de materia seca digestible”, y al KWS 60-950 VIP3, “un material con excelente estabilidad y calidad en producción de silo en siembras tempranas y tardías”, destacó. Ambos materiales surgen de la línea de selección específica de híbridos para silo y “vienen a sumar excelente sanidad, algo calve para las fechas de siembra más tardías”, sostuvo.

Estos lanzamientos se suman a los materiales disponibles en el portafolio, como KM 4360 AS-G, un híbrido que hace varios años está en el mercado, con tecnología G, que “sirve de refugio del resto de los híbridos”. 

A su vez, se destaca el KM 4020 VIP3, muy utilizado en Uruguay, destinado principalmente para ambientes de alto potencial. “Si bien es un híbrido silero, tiene excelente rendimiento en grano, aportando muy buena calidad a los silos para las categorías demandantes”, dijo. 

Con relación al KWS 60-950 VIP3, explicó que está pensado fundamentalmente para el sector lechero, con un ciclo de intermedio a largo, que le brinda versatilidad, tanto en fechas de siembra tempranas como tardías.  “Este nuevo material tiene un ciclo muy similar al KM 4360, con excelente estabilidad en todos los ambientes”, afirmó.

Sobre el híbrido KWS 60-050 VIP3 Full, Vacca resaltó que en todos los ensayos viene reportando ser el de mayor calidad del portafolio. “Para aquellos productores que estén hilando fino con la calidad, o que estén pensando en algún rodeo de altas necesidades energéticas, es un híbrido que va a funcionar muy bien. Tiene un ciclo más corto, que permite anticipar picado, además de su tecnología VIP3 Full para control de insectos y permite utilizar el sistema Clearfield para el control de malezas”, describió. 

EL MANEJO 

Vacca remarcó la importancia de acompañar al híbrido con el manejo recomendado. “Los híbridos para silo tienen un manejo diferencial a los de grano, siendo el principal ajuste la densidad de siembra”, puntualizó. Para generar rendimiento, indicó que estos híbridos “no necesitan tanta densidad”, siendo entre 10% y 15% menor a la utilizada en un híbrido granífero. 

Además, señaló que “tienen una gran capacidad de compensación por porte vegetativo, pero también reproductivo. O son prolíficos o tiene espiga flex, lo que nos permite bajar densidad sin perder rinde”. 

A su vez, al bajar la densidad de siembra en los maíces para silo, “se mejora la calidad, porque disminuye la cantidad de lignina que impacta en la digestibilidad. Priorizamos tener plantas más gruesas, con mayor relación de médulas con respecto a corteza de tallo”. 

Sobre las recomendaciones de fertilización para estos planteos, Vacca sostuvo que en el sector lechero, en muchos casos se rota con pasturas o con verdeos, por lo que “no están dadas las mejores condiciones para un cultivo como el maíz”, que es muy demandante. Por lo tanteo, “es muy importante” complementar a ese cultivo con fertilización, algo que “sería ideal”, incluyendo una fertilización de base con fósforo y nitrógeno.

Remarcó la importancia del fósforo y del nitrógeno. En este último caso con gran relevancia en la producción de materia seca, impactando en la calidad, aumentando el consumo y la digestibilidad. 

Vacca destacó el rendimiento de materia seca digestible: “El volumen lo brinda la materia seca, ahí está la cantidad de alimentos que producimos, pero también es importante que la digestibilidad real en el tracto digestivo sea alta, ya que esa materia seca que el animal consume será lo que se convierta en leche o carne”.

Nota de Revista Verde N°108

SyngentaSyngenta
Erro GrapErro Grap
5 - 06:37