Actualidad

El agua como un activo estratégico para lograr la seguridad alimentaria

25 de julio de 2023

IICA presentó una propuesta con el fin de enfrentar la crisis hídrica con cuatro ejes: producción y almacenamiento, innovación tecnológica, gobernanza e inversiones

Ante un escenario de sequías que ha afectado severamente la productividad en buena 1parte de los países de América Latina y el Caribe, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) presentó durante la reunión de su comité ejecutivo la iniciativa hemisférica Agua y Agricultura, que propicia una contribución del agro ante la crisis hídrica que vive la región, con la premisa de que sin agua no hay agricultura y sin agricultura no hay seguridad alimentaria.

La reunión del comité ejecutivo convocó en la sede central del IICA, en San José de Costa Rica, a 14 ministros de Agricultura y otros altos funcionarios del sector agropecuario de las Américas, en representación de 25 países, que dieron su apoyo la iniciativa y señalaron la importancia de ese instituto como plataforma de intercambio de experiencias e informaciones, y difusor de buenas prácticas.

El objetivo del proyecto es consolidar las capacidades y promover alianzas estratégicas público-privadas de los países miembros del IICA, para mejorar la gestión integrada y eficiente en el uso del agua para la agricultura, apoyando a los ministerios y organismos rectores, promoviendo así el trabajo colectivo tendiente a garantizar que el valioso patrimonio hídrico de las Américas contribuya a un desarrollo más verde, inclusivo, resiliente y sostenible, incluso ante el severo impacto del cambio climático.

Con los fines de diseñar una hoja de ruta y comenzar la implementación de la iniciativa a través de un plan de acción, el director general del IICA, Manuel Otero, anunció que en setiembre próximo el organismo especializado en desarrollo agropecuario y rural de las Américas convocará a cuadros técnicos y organismos de financiamiento para definir acciones concretas y establecer metas verificables.

“Por el papel clave que juega América Latina y el Caribe para la seguridad alimentaria mundial, es urgente una acción conjunta continental, que mejore la gestión integrada y la eficiencia del uso del agua para la agricultura”, señaló Fernando Schwanke, director de Proyectos del IICA, quien presentó los detalles de la iniciativa.

En ese sentido –agregó– la agricultura, además de producir alimentos, puede ser una gran productora de agua, almacenándola y utilizándola eficazmente mediante tecnologías innovadoras.

Cuatro ejes de trabajo

La iniciativa del IICA propone cuatro ejes concretos de trabajo tendientes a conseguir resultados que sean medibles. Uno de ellos es la producción y el almacenamiento de agua a través de la recuperación de suelos degradados, la restauración y preservación de los bosques y la mayor difusión de buenas prácticas agrícolas como la siembra directa. 

Otro es mejorar la eficiencia en el uso del agua para la agricultura mediante la innovación tecnológica. Un tercer eje tiene que ver con la gobernanza. Refiere al fortalecimiento de los mecanismos, las herramientas y las capacidades asociadas a la gobernabilidad del agua para la agricultura, por parte de los ministerios e instituciones rectores del agua.

Finalmente, se propicia el impulso a las inversiones para captación, almacenamiento, distribución y riego en finca, a través de una mejora en la planificación, asignación y articulación público-privada de los recursos de inversión en los países.

La iniciativa del IICA señala que el agua es un activo estratégico. El desarrollo de infraestructuras hídricas para gestionar, almacenar y distribuirla mejor es, en consecuencia, fundamental para avanzar de forma sostenible. 

Además, el agua es un bien limitado, por eso debe fomentarse su uso eficaz y eficiente. La productividad del agua, el riego y la gestión del suelo son áreas que requieren atención.

“Recordemos que el agua es alimento para la tierra. Junto al suelo, es uno de los dos factores que sostienen la producción de alimentos”, dijo Víctor Villalobos, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México, y director general emérito del IICA, quien agregó que una agricultura climáticamente inteligente requiere equilibrio entre las soluciones basadas en ciencia y en la naturaleza, y esto es pertinente para la crisis de agua.

“En todo el mundo hay conciencia de que el agua es un recurso finito y vulnerable, y quienes de una forma u otra participamos en el sector agroalimentario sabemos que producir los alimentos para una creciente población requiere de un abasto estable y suficiente de este recurso”, indicó Villalobos.

Nota de Revista Verde N°108

5 - 05:10
Status: Loading
Punto de equilibrio
Escuchar ahora