Ganadería

Pasture Genetics: la experiencia y la genética como base para dar un salto en productividad

25 de marzo de 2024

Pasture Genetics fue fundada en 2021 por profesionales con gran trayectoria en el rubro; avanza con visión de futuro para atender la demanda interna y la exportación

Pasture Genetics es una compañía uruguaya de semillas forrajeras fundada en 2021 por Marcelo Banchero (director ejecutivo), Juan Díaz (director de Investigación y Desarrollo), Guillermo Cubas (director de Negocios Internaciones) y Sebastián Mari (director de Producción y Control de Calidad de Semillas).

“Los cuatro fundadores nos formamos en el mundo de las semillas forrajeras”, y el origen de Pastures Genetics surge a partir de la búsqueda de una empresa que esté “superfocalizada en pasturas, en el desarrollo y en el posicionamiento de los productos, en el agregado de valor al usuario de la semilla, buscando la construcción de relaciones duraderas con nuestros clientes”, resaltó a VERDE Marcelo Banchero.

Explicó que se empezó “al revés”, porque “definimos que queremos ser en el futuro, y a partir de allí se comenzó a trabajar con un destino claro y con objetivos pensados a mediano y largo plazo, persiguiendo metas definidas que trascenderán a nosotros, los socios fundadores”. 

Agregó que “así es más fácil construir, porque el camino está claro, la trayectoria de muchos años en el negocio nos permitió diseñar un plan estratégico bien fundado, que incluye el desarrollo de genética adaptada, la producción profesional de semillas y la exportación”.

Banchero resaltó que el mejoramiento genético local “es la columna vertebral” de la empresa, pero “tiene que estar acompañado por la producción de semillas, el procesamiento, la logística y el acceso al mercado. Para eso el desarrollo de alianzas estratégicas con empresas complementarias es muy importante”. 

En esa línea, Sebastián Mari explicó que “no queremos competir” con lo que ya está armado, “buscamos asociarnos para lograr el mejor uso de las plantas de procesamiento que ya existen, y con la cadena de distribución, mediante alianzas estratégicas sólidas. En eso estamos trabajando intensamente”. 

Banchero, en el mismo sentido, dijo que la empresa trabajará “con lo que ya está hecho y hecho bien”. Aseguró que “no se viene a reinventar la rueda, tenemos que ser una empresa muy liviana, eficiente y con agilidad para tomar decisiones”. 

Destacó que en Uruguay “hay productores que hacen las cosas muy bien, algunos ya tienen su planta de procesamiento de semillas, se los puede asociar en la cadena de producción”. Y agregó que “lo mismo ocurre con el procesamiento de semillas”. 

Afirmó que Uruguay cuenta con una capacidad instalada “que le alcanza y le sobra” para los volúmenes que maneja. “Con lo que sabemos que funciona, hay eficiencia y se puede trabajar en confianza, vamos a hacer bases. Vamos a seguir posicionándonos como un socio relevante en todos esos factores de producción que son críticos para poder llegar con una semilla al mercado”, comentó.

MEJORAMIENTO LOCAL

Banchero acotó que “nuestro foco está 100% en forrajeras, eso es un diferencial en Uruguay y en la región. Hay una gran apuesta al mejoramiento genético local, gran parte de nuestros recursos y del tiempo de nuestro equipo está enfocado en generar variedades superiores, muy adaptadas, eso hace que Pasture Genetics sea una empresa diferente, bastante única”.

“Entendimos que no queríamos hacer más de lo mismo”, señaló Mari, y agregó que el foco principal está en generar productos nuevos. “Hay muchas empresas de pasturas, pero los focos son diferentes. Nosotros estamos haciendo el trabajo de largo plazo, que apunta a la generación de nuevos productos, que quizás hoy no estamos viendo, pero así es el trabajo en la genética, lleva mucho tiempo y son procesos de largo plazo”, acotó.

Díaz destacó que la empresa cuenta con “el principal programa de mejoramiento privado de la región”, por el número de especies, tamaño de las nurseries de mejoramiento genético, diversidad y alcance de nuestros objetivos. “Lo es ahora porque se está armando nuestro portafolio, pero lo vamos a mantener porque entendemos que hay una gran oportunidad” en el desarrollo de mejores variedades para la región, “con mucho foco en los sistemas de producción de base pastoril, de ambientes transicionales como los nuestros”, destacó. 

En tal sentido, aseguró que “nuestro principal objetivo es aportar genética superior, que mejore el resultado de los sistemas de producción ganaderos, lecheros y agrícola-ganaderos de la región”.

En Pasture Genetics “hablamos mucho de Nueva Zelanda, que para nosotros siempre fue, es y será una referencia ineludible a la hora de intentar generar mejores sistemas de base pastoril. Entendemos que el clima y las especies forrajeras que se usan no son las mismas, pero la filosofía que inspira el desarrollo de nuevos productos y la tecnología en el manejo de pasturas de Nueva Zelanda son aspectos que siempre hemos valorado y que en esta empresa queremos continuar desarrollando”, acotó. 

Díaz resaltó que “el camino pasa por estar muy cerca de los productores y los técnicos, entender sus necesidades, sus problemas y sus desafíos. Luego darnos vuelta, trabajar en las posibles soluciones, volver, probar, ajustar y validar en sistemas reales de producción. Sabemos que es un camino largo y en eso estamos”.

Explicó que “para generar productos de valor tenés que estar muy conectado, consciente de las oportunidades y desafíos que enfrentan los sistemas de producción, y en Pasture Genetics tenemos una conexión tremenda con el mercado, con los usuarios”. 

Señaló que en mejoramiento genético “siempre hay un trade off en la lista interminable de objetivos a perseguir, y allí el equilibrio lo marca el contacto permanente con el mercado. El producto generado podrá tener una falla, pero será ampliamente compensada por los atributos que lo hacen distinto”.

Mari consideró que “la seriedad en el manejo del negocio es determinante para marcar la mirada de corto, mediano y largo plazo”. Y Banchero destacó que el objetivo pasa por agregar valor a los sistemas ganaderos, lecheros y agrícolas, además de la utilización de la plataforma que brinda Uruguay para exportación de genética y semillas hacia la región y el mundo.

EL PORTAFOLIO

Díaz informó que la empresa trabajará con todas las especies forrajeras, gramíneas, leguminosas, anuales, perennes, de invierno y de verano. “Hemos puesto mucho foco en festuca y raigrás, pero estamos trabajando en todas las especies que tienen o pueden tener un lugar de valor para los sistemas de producción ganadera, agrícola-ganadera o lechera de Uruguay y la región. Todas están en nuestra mesa de trabajo”, dijo.

“Por supuesto que el tiempo y esfuerzo dedicado no es el mismo, porque sabemos cuáles son las especies que forman parte de la columna vertebral de los sistemas de producción, y esas son las que se llevan la parte más importante de nuestro esfuerzo”, aclaró. 

Díaz informó que las tres primeras variedades que se están lanzando este año son Fronteira, una avena forrajera de pastoreo; PG Chief, un raigrás tetraploide de ciclo medio, “de destacada sanidad”; y PG Alexa, una nueva variedad de moha. “Para 2025 y 2026 anticipamos una lista importante de lanzamientos que irán dándole forma a un potente portafolio, que incluye todas las especies que hacen a la base forrajera de nuestros sistemas de producción”, comentó. 

Banchero sostuvo que “el mejoramiento genético local es un camino que arranca pero que nunca termina. “Se acelera y desacelera en función de la performance que van teniendo los productos o de los nichos que se van explorando”, comentó. 

Mari acotó que “a veces hay productos con determinadas características, que quedan mucho tiempo en el mercado y en otros el recambio es más rápido”. A la vez, indicó que se ha venido ajustando el proceso de incremento de semilla de las nuevas variedades que surgen del programa de mejoramiento. “En eso venimos trabajando intensamente para lograr llegar rápido al mercado”, señaló. 

“Esos primeros incrementos son los que nos permiten pasar de las cantidades de semilla que generan los programas de mejoramiento a los volúmenes que precisamos para pasar a producir semilla a escala comercial, en campos de productores. Esa etapa es desafiante y compleja”, describió Mari.

Enfatizó que “sin semilla no hay producto. La semilla es el vehículo que permite llevar la innovación a los sistemas reales de producción. Sin una producción de semillas bien articulada, eficiente, profesional, la nueva variedad no llega al mercado, la innovación no llega”. 

Banchero consideró que ese es un aspecto “critico”, porque “se puede tener la mejor forrajera, con todos los atributos, pero si no se puede producir semilla de forma competitiva no hay producto”. Señaló que “siempre estamos buscando combinar máxima producción de pasto con una producción de semillas eficiente, competitiva y para ello el mejoramiento local es crítico y clave”.

Destacó que actualmente en el mercado de forrajeras “son muy poquitos los cultivares que no fueron desarrollados en Uruguay, y tienen un fuerte posicionamiento, se cuentan con los dedos de la mano, es claro que el mejoramiento local paga”.

Díaz resaltó la importancia de contar con un sistema de defensa de la propiedad intelectual y de la innovación que “es potente y está funcionando”. Dijo que “si no existieran los niveles de respeto a la propiedad intelectual y las diferentes organizaciones que velan por su defensa y cuidado, nuestra empresa no podría destinar los recursos que destina al mejoramiento genético local, no podríamos hacer la apuesta que estamos haciendo. Siempre destacamos esto”. 

MÁS ALLÁ DE FRONTERAS

Por su parte, Guillermo Cubas, socio y director de Pasture Genetics, señaló a VERDE que la empresa tiene un fuerte foco en la exportación de semillas de especies forrajeras a diferentes mercados del mundo”.

A la vez, Banchero remarcó que la exportación de semillas forrajeras de Pasture Genetics “no es una cuestión de oportunidad, es estructural”. Enfatizó que “hay una apuesta a eso. Vamos a participar de manera permanente del negocio de multiplicación de semillas de pasturas con destino a exportación, tanto bajo la modalidad de contrato, multiplicando variedades de otras empresas que valoran a Uruguay como productor confiable de semilla de calidad, como la multiplicación de nuestras variedades para diferentes mercados del mundo”.

Cubas resaltó que “para la nueva genética generada por Pasture Genetics hay muchos mercados que tienen homología climática con Uruguay y por eso los productos generados localmente funcionan muy bien allí. Dependiendo de la especie, vemos oportunidades en Europa, América del Sur, Norteamérica, Asia, Oceanía y en algunos países de África”, apuntó.

“La exportación juega un rol muy importante, y en los primeros años de operación ha sido el principal negocio de Pasture Genetics. Nos hemos transformado en una de las principales empresas exportadoras de semillas forrajeras, con muchas especies y múltiples destinos”, comentó Cubas.

Aproximadamente el 50% de lo exportado  por la empresa “es originado a través de contratos de producción a contra estación, el otro 50% lo representa el trading”. Y planteó que “a medida que avancemos con nuestra genética esos porcentajes irán cambiando. Es importante destacar que tenemos contacto con muchas empresas que están esperando nuestra genética para desarrollarla en sus mercados, porque hay pocas fuentes privadas disponibles a nivel global”.

Nota de Revista Verde N°113

1 - 05:31
Status: Loading
Punto de equilibrio
Escuchar ahora