fbpx
Agricultura

Maíz: Yalfín con el foco en la estabilidad

28 de julio de 2020

Eduardo Davies, director de la empresa que representa en Uruguay a los híbridos NK, de Syngenta, repasó el portafolio de productos y analizó las perspectivas del cultivo

El año pasado Yalfín y Syngenta presentaron “dos híbridos superadores: SYN 979 Viptera 3 y SYN 897 Viptera 3”, recordó Eduardo Davies, director de la empresa. Comentó a VERDE que SYN 979 Viptera 3 “fue evaluado a nivel comercial en todo el país, es ideal para silo, porque tiene una planta muy grande y da mucho grano. Por algo es líder en Argentina, en todos los ensayos. Y el SYN 897 Viptera 3 supera a SYN 875 en productividad y sanidad, y también tiene su lugar en planteos tardíos y de segunda. Lo vemos para la zona más agrícola, para competir con las demás compañías”.

Agregó que el SYN 875 seguirá estando “y comercialmente más en cuenta para el productor, porque ha tenido resultados muy buenos, incluso en este último año; pero la compañía lanza esos productos superadores y tenemos que hacer esa transición”.

En el portafolio de Yalfín permanece el NK 900, “que tanto rédito nos ha dado, nos abrió las puertas de Viptera en 2012. Luego fue sustituido por SYN 875, que durante años fue el más sembrado del país”, destacó.

Para siembras de segunda, señaló que siguen el SYN 840 Viptera 3 y el 860 Viptera 3, “híbridos que están consolidados. El 840, en segunda, es el más sembrado del país”, destacó.

“Seguimos con una paleta muy completa, contamos con un híbrido tropical, el SYN 126 Viptera 3, para la zona norte; también está el SYN 989, un híbrido convencional y novedoso, requerido por quienes siembran para negocios de nicho, que tienen su espacio aunque no tiene tanta publicidad”, señaló.

Recordó que “en su momento estaba el NK 940, previo al NK 900, que se hacía para pop y se exportaba a España. Todas las empresas nos dedicamos a eso, ya que siempre hay productores dispuestos a hacer cosas distintas cuando la demanda está. Con los buenos agricultores que tenemos, sumado a los asesores técnicos y planteos agronómicos profesionales, se logran buenos cultivos, que tienen un plus de precio”.

Comportamiento en Uruguay

“Siempre sostuvimos que los materiales NK se comportan mejor cuanto más al Este de Argentina se siembran”, dijo Davies. Por eso, “nuestros productos se comportan muy bien y responden en Uruguay. Tienen estabilidad, ese concepto que hoy utilizan muchos. Esa es una de las claves de nuestra participación en el mercado uruguayo”.

“Hay que sembrar miles y miles de hectáreas de un material y una marca para hablar de estabilidad. En situaciones medianas y regulares, son los que más defienden al productor; y en situaciones buenas están a la par de los mejores, liderando”, agregó.

Planteó que los híbridos que integran el portafolio de Yalfín “son excelentes y tienden a pelear en el tercil superior. De todas maneras, estamos presentes en todos los segmentos, teniendo una propuesta de materiales productivos, que se adaptan a todo el Uruguay, complementándolos con agronomía, asistencia técnica y comercial, con el servicio que nos caracteriza, para todos los productores”.

Destacó el crecimiento de la productividad del maíz, de la mano de la mejora genética. “La tasa de crecimiento anual del germoplasma de las compañías es elevada y esto, sumado a la biotecnología, ha hecho que el maíz le quitara mucha área al sorgo. Uruguay históricamente fue un país triguero, girasolero y sorguero, luego se amoldó hacia un país sojero primero y maicero después. Esperemos que vuelva el girasol, así el productor tiene otras opciones para analizar y sembrar”.

Agregó que los cultivos de invierno “son muy importantes” y que “el doble cultivo este año volvió a ganar espacio, básicamente de la mano de la colza. Esperamos que haya buenos resultados, los precisa el sistema productivo para poder acomodarse y seguir, aún con algunos costos que suben, como la tecnología en soja, aspecto que le pone tope a su desarrollo”.

Desde Yalfín se estima que “en la última zafra hubo 160.000 o 165.000 hectáreas de maíz. Las empresas apostamos a traer semilla y no puede haber quedado mucho. Es el insumo más caro de la agricultura uruguaya, así que no concibo que los colegas importen para no vender y guardar un año. Si no pasa nada extraño, esperamos que el área se mantenga”.

Destacó el comportamiento del cultivo. “La historia de chacra y las rotaciones son fundamentales. Donde faltó el agua se vieron las mermas mayores, pero incluso en San José y alrededores, donde se declaró la Emergencia Agropecuaria y se cosecharon 1.200 kilos de soja por hectárea, el maíz se defendió muy bien. Eso permitió cerrar un número decente, se pudieron cubrir los costos y tener algo de rentabilidad, con rendimientos de 5.000 kilos por hectárea y en algunos casos más”.

Agregó que, “si vemos el negocio del maíz de segunda, el resultado superó las expectativas, contrariamente a lo que pasó con la soja. Analizamos que a partir del 12 o 15 de diciembre hay que pensar en maíz en lugar de soja. La posibilidad de tener un mejor resultado económico con maíz es superior. Y los resultados de este año, sumado a los anteriores, lo confirman”.

Hace un par de años “una de cada dos bolsas de maíz que se vendían era comercializada por Yalfín. En ese momento hubo 70% de maíz de primera y 30% de segunda. El año pasado el cultivo ganó área y, en términos porcentuales, hubo menos superficie de primera. Este año estimamos el mismo comportamiento. Hay mucho cultivo de invierno en la zona tradicional de siembra, pero hay que esperar para tener más claro el panorama”.


NOTA DE REVISTA VERDE N° 86

Anuncios
2 - 09:43