Próximo evento | Verde Plus
Agricultura

Cebada: Uruguay llegó a la autosuficiencia en una zafra influida por el clima

16 de marzo de 2022

Temperaturas más altas y menos lluvias en octubre impactaron en el rinde cervecero, Soriano fue el departamento más afectado; Ambev incursiona en la producción orgánica.

La zafra de cebada anterior terminó con números positivos, pero “no tuvo el broche de oro que hubiésemos querido, por un tema netamente climático, que no podemos desconocer”, dijo a VERDE Mariángeles Antenucci, gerente agronómica de Ambev. 

El principal problema se registró en el ciclo final del cultivo. “Durante octubre la temperatura media estuvo por encima de años anteriores y las lluvias estuvieron 33% por debajo del promedio para ese mes”, explicó Antenucci. 

Señaló que el déficit hídrico y las altas temperaturas “cortaron el llenado de granos y los cultivos se adelantaron”, lo que provocó un menor rendimiento cervecero. “Esperábamos entre 3.900 y 4.000 kilos por hectárea (kg/ha), pero terminamos cerrando en 2.900 kg/ha por hectárea. Hubo un rechazo de 25%”, informó.

Agregó que más del 80% del volumen rechazado fue por tamaño de grano, y la media de primera calidad de esos rechazos estuvo en 58%. Octubre, con menos lluvias y temperaturas más altas “provocó una afectación severa”. 

El restante porcentaje de rechazos se debió a los altos niveles de proteína, “explicado también por el menor tamaño de grano. Y también hubo algún caso de proteína baja”.

Al regionalizar la situación, Antenucci explicó que la zona norte (Salto y Paysandú), que habitualmente “es la más golpeada”, en este caso tuvo muy bajos niveles de rechazo y “el rendimiento cervecero medio se ubicó en 3.300 kg/ha, superior al de la zafra precedente”.

Señaló que la zona centro, fundamentalmente Soriano y Río Negro, “fue la más complicada”. El rendimiento cervecero promedio fue de 2.700 kg/ha, menor al del año anterior, mientras que el porcentaje de rechazo en esa zona “fue muy importante”. 

Y la zona sur (Colonia) se vio afectada pero en menor medida que la zona centro. El rinde cervecero promedio culminó en 3.000 kg/ha, cifra similar a la del año precedente. 

Durante el ciclo 2021/22 la compañía tuvo un área de siembra récord, de 129.000 hectáreas de cebada, y eso sirvió para compensar el alto nivel de rechazo. El 55% del área de Ambev se realiza en la zona centro, y por eso el rinde cervecero promedio fue de 2.900 kg/ha. En el arranque de la zafra el objetivo era mantener o incrementar la exportación de cebada cruda. “La gran cosecha del ciclo 2020/21 permitió exportar 90.000 toneladas”, acotó. 

En la última zafra el volumen recibido por Ambev fue de 380.000 toneladas, con eso las dos malterías (Uruguay y Cympay) quedan abastecidas y cuentan con materia prima para producir durante todo el año. “Lo que se ve afectado es el saldo exportable de la compañía hacia sus malterías de la región. Ha sido un año complicado a nivel global para la producción de cebada cervecera. Varias regiones tuvieron sus problemas”, señaló. 

De todos modos, Antenucci consideró que fue una zafra positiva para la cebada, porque el mercado forrajero y la exportación pudieron canalizar comercialmente el alto nivel de rechazo. “Toda la producción tuvo un destino y precios acordes. Eso es muy importante para el productor y para el cultivo,  porque se suman alternativas para los rechazos de maltería”, valoró la gerente agronómica de Ambev.

A propósito, recordó que en años anteriores, “cuando se registraban problemas de calidad, no había una fluidez comercial ni precios interesantes para los rechazos. Solo estaba el mercado interno, que absorbía para forraje, pero era mucho más chico que el actual, y tampoco estaba la exportación”. 

Antenucci informó que el nivel medio de proteína se mantuvo respecto del año anterior, llegando a 11,2%. “Si hubiésemos tenido una zafra normal, ese valor estaría por debajo de 11%, con lo cual la fertilización sigue siendo un tema a seguir de cerca. Sobre todo en esta zafra que viene, con un precio de los fertilizantes que se ha incrementado notoriamente”.

Agregó que el promedio del tamaño de grano estuvo en 85%, por debajo del 90% de la zafra anterior, lo que afecta el rendimiento de la maltería y habrá más mermas. No hubo problemas de Don, aunque sí hubo casos puntuales. En definitiva, “sanitariamente los cultivos se comportaron muy bien”, concluyó.

Sobre el aspecto comercial, Antenucci indicó que el precio medio de fijación se ubicó en US$ 262 por tonelada, y recordó que en la zafra 2020/21 fue US$ 212 por tonelada. “Hubo fijaciones previas, pero el grueso del volumen, el 52% de las fijaciones y ventas, se dieron en cosecha. El productor decidió fijar precio con el volumen en la mano. El 90% de la cebada recibida ya fue vendida por el agricultor”, informó.

Ambev continúa desarrollando sus jornadas de capacitación y entrenamiento para productores, técnicos y distribuidores, focalizadas en sanidad, nutrición y otros temas, con la participación de especialistas de Uruguay y la región. “Se busca mejorar los procesos productivos y el manejo, para llegar a una cebada que cumpla con las exigencias de las cervecerías y, en definitiva, del consumidor, que es el que marca las pautas de calidad”, agregó.

“En 2021 la compañía participó por primera vez de la Expo Prado y este año participará de la Expoactiva. Además, concluyó el AgroPortal, nuestra nueva web, que ya está operativa y es un canal para estar más cerca del productor y el distribuidor”, señaló. 

CEBADA ORGÁNICA

Ambev incursionó por primera vez en Uruguay en la producción de cebada orgánica, bajo prácticas 100% agroecológicas. “El objetivo es comenzar de esa forma para llegar a la certificación orgánica”, explicó Antenucci. 

La gerente agronómica de Ambev comentó que se cultivaron 30 hectáreas en la zona de Cololó (Soriano) donde se logró un rendimiento promedio de 2.000 kilos por hectárea y 90% de calibre. “Fue un campañón”, destacó, al considerar la muy buena productividad para un sistema orgánico, y más teniendo en cuenta que es la primera vez que Ambev lo hace en Uruguay. 

Explicó que en este sistema las aplicaciones “se realizaron con los productos biológicos permitidos, sin utilizar químicos”. La semilla se entrega sin tratar, y “solo se busca lograr que la carga fúngica sea nula”.

La ejecutiva señaló que a nivel mundial “hay una demanda por esta clase de productos orgánicos o regenerativos, y por eso dimos este puntapié”. Comentó que luego vendrá la certificación de la maltería y también de la  cervecería, para continuar con el proceso, “porque toda la cadena tiene que tener la certificación orgánica”. 

Afirmó que estas “son tendencias que van ganando terreno y hay más demanda, no solo para la cebada o la cerveza sino también para muchos otros productos”. 

A nivel global la compañía ya cuenta con programas de esas características, mientras que en la región “Argentina ya cuenta con cervezas orgánicas y Brasil está avanzando en esa línea”, concluyó.

Nota de Revista Verde N°99

Anuncios
Próximo evento | Verde Plus

banner twitter 11-19

banner twitter 11-19
3 - 20:37
WhatsApp Image 2024-01-26 at 14.23.42

¿Te gustaría recibir nuestra revista a través de WhatsApp?

* Todos los campos son obligatorios.