fbpx
Agricultura

Seguros agrícolas: del desinterés a ser una necesidad para el productor

28 de enero de 2021

El corredor Jorge Eluén, enfatizó que cada cobertura debe cubrir las necesidades de cada sistema de producción y, por lo tanto, es importante determinar cuál es la adecuada

Los seguros pasaron de ser un producto que no generaba ningún interés en los productores, a una herramienta de suma necesidad para las empresas agrícolas. Jorge Eluén director de Eluén Seguros, dijo a VERDE que los seguros agrícolas comenzaron hace varios años. “Cuando se empezó a abrir el mercado, las empresas privadas trabajaron fuerte en esa área. Pero al principio ibas a hablar de un seguro con un productor agropecuario y no quería saber de nada”, recordó.

Señaló que el sector arrocero contaba con  el seguro mutual, “que no es un seguro sino un acuerdo donde los productores se cubren entre sí. Al principio se consideraba que uno sustituía al otro, pero en realidad son complementarios. Pasaron los años y hoy vemos a muchos clientes asumiendo que el seguro es una necesidad, dado que se ha podido comprobar que funciona muy bien”.

“Este año la demanda por seguros de rendimiento aumentó sensiblemente. Ya el año pasado se incrementó la demanda por los seguros multiriesgo para cultivos específicos, como la soja. Pero a esto hay que tomarlo con cautela, lo que sirve para un fondo de inversión o una gran empresa no necesariamente le sirve al productor, o viceversa. Estos productos, si bien se han perfeccionado, siguen teniendo sus particularidades y no se adaptan a todos los productores. Lo importante es identificar qué debe cubrir el productor”, aclaró.

Contra sequía, Eluén se refirió a los seguros de índice, que “si bien están evolucionando en todo el mundo para diferentes actividades, al de sequía en Uruguay le falta algo más de desarrollo. Somos conscientes de que se han hecho grandes esfuerzos, eso es innegable, y se han buscado soluciones, pero están faltando algunos ajustes y, en algunas zonas, tienen un costo tan elevado que nos deja fuera de competencia”.

Sobre la demanda de los seguros, Eluén señaló que “no es solo sequía, hay coberturas que se han afianzado y realizan un gran aporte, como: granizo, incendio, viento, falta de piso, entre otras”. Agregó que “en el Este del país también va tomando más importancia y de forma incipiente la soja con riego”.

“Hoy el perfil del productor agropecuario es claramente el de un empresario, y la mayoría se maneja como tal. En ese perfil, el seguro forma parte de la ecuación de costos, porque si hay complicaciones el seguro responde; aunque obviamente que hay casos donde al seguro se lo ve como un gasto. Hemos tenido años con bajos precios de los commodities y como probablemente tendría poca rentabilidad, el productor decidía no contratar un seguro. Pero el razonamiento debería ser al revés, porque cuando el margen es menor, en caso de siniestro es pérdida segura. Entonces, allí es donde pueden jugar un papel clave la cobertura de granizo, viento y falta de piso. Generalmente, en los años complejos es cuando sobresalen las ventajas”, explicó Eluén.

En los seguros agrícolas, “lo que es bueno para un productor no siempre lo es para otro. Los productos de las empresas tienen cierta similitud, pero marcan el perfil en una cobertura o en otra. Y si bien el seguro funciona bien, es muy importante aclarar que cada cobertura debe cubrir las necesidades de cada sistema de producción. La especialización es fundamental, para ofrecer las herramientas adecuadas y que el productor decida”.

Destacó el avance de las buenas prácticas agrícolas en la agricultura de secano y en el arroz. “El cambio ha sido impresionante en los últimos años, el productor es cada vez más profesional, los equipos más modernos, más grandes y se contratan seguros no solo en la chacra sino también coberturas de responsabilidad civil, por los daños que pueda causar con los equipos o el seguro de los equipos”, valoró.

Destacó que en Uruguay “hay coberturas muy valiosas, prácticas, útiles para el productor y con costos muy competitivos”.

La empresa

Eluén Seguros nació en Lascano (Rocha), y opera fundamentalmente al sur del río Negro. “La verdad arrancamos casi sin quererlo, empezamos a hacer cursos y a especializarnos en seguros, por otra actividad en la que estaba y, a medida que fuimos avanzando, llegó un momento en que tenía mucha información. Así fue que comencé como corredor del Banco de Seguros del Estado, hace más de 25 años. Seguimos preparándonos, tratando de informarnos, especializarnos en las diferentes áreas, siempre apuntando un perfil más técnico y no tanto comercial, buscando brindar asesoramiento”, señaló.

Informó que en la actualidad “ya hay otra generación que viene empujando, está mi hija María Noel, que es contadora y además tiene dos masters en seguros. Continuamos la línea de la capacitación y profesionalización”.

Eluén Seguros trabaja con todas las compañías, y ofrece toda clase de coberturas y para todos los rubros. “Las empresas aseguradoras especializadas en agro no son tantas y trabajamos con todas. Las coberturas para la agricultura en Uruguay son herramientas que funcionan y es algo que puede verse todos los años porque, lamentablemente, si no te tocó a ti le tocó a un vecino. En agricultura de secano o arroz, el seguro funciona y es confiable”.

Sobre las coberturas, detalló que además de las utilizadas en la chacra, están las que cubren riesgos (como viento o incendio) en todo tipo de instalaciones (galpones, silos, entre otros) y maquinaria. “Si hubo algún inconveniente en una planta de acopio, se puede cubrir el lucro cesante. Eso significa que mientras la planta no opere por algún siniestro, la compañía aseguradora paga los gastos de funcionamiento. Silobolsas también se aseguran”.

Confirmó que crecen los seguros de responsabilidad civil de los establecimientos agropecuarios. “No tiene sentido no tenerlo, o sea, se te escapa un animal porque cruzó un alambrado, o porque dejaron la portera abierta, y se puede generar un problema enorme”, advirtió.

Por otra parte, los seguros de caución y fianza “facilitan muchas operaciones. Se utiliza mucho con el de riego con bombas eléctricas, porque se evita realizar un depósito de garantía para instalar la corriente eléctrica. Y un seguro de fianza garantiza el cumplimiento del contrato que está asumiendo”.

También hay herramientas para la ganadería; se destacan los seguros de semovientes. “Crece la demanda para asegurar corrales de engorde y se comienza a visualizar seguros contra abigeato. Pero esta es una cobertura que tiene complicaciones, porque ese animal no debería desaparecer. Te cargan un camión, se van, y si no quedó ninguna huella es difícil comprobar que fue un robo”, explicó.

Eluén indicó que “es importante el asesoramiento para determinar las necesidades de cada productor y que quede muy claro qué está cubriendo. De esa manera, frente a un siniestro, no habrá sorpresas”.


Revista VERDE Nº 90
Anuncios
2 - 08:32