fbpx
Agricultura

Intervención y estatatización de Vicentín en Argentina “no es una buena noticia”, advirtió Erize

8 de junio de 2020

La estatización del grupo agroexportador Vicentín por parte del actual gobierno de Alberto Fernández en Argentina fue anunciada por el propio mandatario este lunes 8, tras una serie de gestiones para superar los problemas financieros que dejaron al borde de la quiebra a esa compañía y conversaciones para una eventual venta de la misma a otros capitales privados.

Consultado en el programa Punto de Equilibrio en Carve sobre esa determinación de la administración kirchnerista, el presidente de la empresa argentina Nóvitas, Enrique Erize, consideró que “no es una buena noticia” y que había un interés privado para tomar las riendas de la compañía.

El proceso iniciado por el gobierno argentino comprende la intervención de Vicentín y luego la elaboración de un proyecto de ley de expropiación y estatización de esa firma.

Erize opinó que ese primer paso “no es dramático” pero “el segundo paso sí” lo es, porque comprende al Estado participando en el negocio agrícola.

En ese sentido, ese ejecutivo de Nóvitas apeló a los antecedentes de ese tipo de medidas no solamente en el agro, si no también en otras actividades económicas.

Vicentín “no es una empresa cualquiera”, es la principal exportadora de aceite y harina de soja de Argentina, país que es “cómodamente el número uno” entre las naciones que exportan ese producto, advirtió.

Respecto a los planes del gobierno, Erize planteó el intento de crear un ente testigo en la producción y exportación de aceite de soja y derivados de ese grano, pero que algunos advierten ese objetivo como una apuesta a retornar a lo que fue la Junta Nacional de Granos en el país vecino.

Ámbito Financiero informó que la deuda de Vicentín se ubicaba en torno de los US$ 1.350 millones, de los cuales unos 1.000 millones corresponderían a préstamos de los bancos y el resto a empresas del sector agrícola. Además, la publicación señala que el gobierno argentino dispondría la creación de YPF Agro SA y la intervención de Vicentín, unificando la operación de las compañías que estaría a cargo de Gabriel Delgado, un economista del INTA.

Soja, trigo y maíz

“El mercado está enrarecido”, debido a las “amenazas” de una permanente guerra comercial entre Estados Unidos y China, “sumado al impacto del coronavirus en los negocios”. Acotó que en ese marco es “particularmente difícil tomar decisiones”.

El trigo tiene un “escenario complicado”, respecto a lo que fue el año pasado, y en ese sentido destacó el retorno de Australia al mercado triguero, aunque puede haber complicaciones en el hemisferio Norte. Comparó eso con la situación del mercado para la soja, que la ve con “buenos ojos” porque “China volvió a comprar en Estados Unidos”.

A la vez,  Brasil que está siendo beneficiado por la devaluación del real “viene exportando a un ritmo estremecedor”. “Sospecho” que a ese ritmo puede quedar sin soja, dado que también tiene una alta demanda interna, si eso ocurre “es posible que los chinos salgan a buscar a otros proveedores de soja en la región”, vaticinó.

Para el maíz, Erize trazó un escenario de precios complejo a nivel internacional, pero en Uruguay el panorama es distinto, “tiene un alta demanda interna que viene creciendo al igual que el área y los precios son interesantes”.

Escuche la nota completa a Enrique Erize

Foto portada: Cadena 3
Anuncios
2 - 09:20