fbpx
Agricultura

Cambio de paradigma en la fertilización y el mercado de fertilizantes, fueron tema de análisis en conferencia de Manttra e Isusa

5 de agosto de 2021

Las empresas mostraron el cambio de paradigma en la fertilización de cultivos, además de analizar el mercado de los fertilizantes, en una conferencia a través de VERDE Plus

Manttra e Isusa desarrollaron en conjunto la línea Isumax. Se trata de fertilizantes acondicionadores de suelos, que interactúan tanto en mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas del perfil del suelo, así como en la activación de los NPK en sus mezclas físicas.

El Isumax 26, específicamente, está formulado con óxidos de calcio y óxidos de magnesio, que neutralizan los pH ácidos del suelo, mejorando la disponibilidad de los nutrientes y la eficiencia de los otros fertilizantes.

El Isumax 15 está formulado con una base de sulfato de calcio y bioestimulantes. Este acondicionador interviene con éxito en suelos sódicos o alcalinos (blanqueales), mejorando las condiciones físicas del suelo, incrementando la floculación y la generación de agregados. También es utilizado como la mejor fuente de azufre, ya que no acidifica y, por su granulación, permite dosificar al cultivo requirente de forma prolongada en todo el ciclo del cultivo.

Fertilización de cultivos

La historia de fertilización de cultivos extensivos y pasturas artificiales en Uruguay comienza en forma masiva en la década de 1970. Desde los comienzos, las correcciones realizadas fueron básicamente en el incremento de los niveles de fósforo y nitrógeno y, recientemente –en el cambio de milenio– se comenzó a visualizar la necesidad de fertilización con fuentes potásicas.

Sin embargo, la producción de carne, leche y granos extrae la gran gama de elementos que poseen estos productos, especialmente calcio, magnesio, azufre y micronutrientes, fundamentalmente boro y zinc. Debido a esta gran extracción de bases (Ca, Mg, K), y sumado a la fertilización nitrogenada, los suelos del Uruguay vienen sufriendo cambios del nivel de pH que afecta la disponibilidad de estos nutrientes. Es decir que no sólo es necesario tener un alto nivel de nutrientes, sino que es imprescindible que se encuentren de forma disponible.

Esto que ocurre en Uruguay no es ajeno a lo que pasa en el resto del mundo, ya que a nivel global también se ha pasado por esta problemática y es por ello que la empresa Manttra Americas Corp viene innovando en la tecnología de los fertilizantes granulados desde hace más de 20 años.

La empresa se especializa en este concepto que implica una transformación de los minerales y una complementación con la fertilización tradicional. Para esto, la clave es la capacidad de colocar los diferentes minerales juntos, en un mismo gránulo, extrayendo de las minas calcita, dolomita, magnesita, entre otros. Los materiales se calcinan a 1.200°C para posteriormente micropulverizarlos en partículas menores a 0,037 mm (Mesh 400), un objetivo estratégico en esta tecnología para que, con mayor superficie específica posean mayor poder de neutralización. 

Finalmente se va granulando, de tal manera que queda un producto inofensivo y libre de polvo, con aglomerantes y bioestimulantes, posible de aplicar superficialmente. Además, lo podemos mezclar con los demás fertilizantes, potenciando los tradicionales.

Acondicionador

El acondicionador es un concepto único de Manttra, ya que se trabaja en las distintas fases del suelo: física, química y biológica. El producto actúa en mejorar la estructura del suelo. Corrige el pH, ya que posee alto poder relativo de neutralización, por su transformación a óxidos, superior a las enmiendas comunes. Al corregir este factor, se dispone de mejor manera los nutrientes a la planta.

Además, contribuye al balance de bases por el aporte de calcio y magnesio, con la relación ideal de acuerdo al requerimiento de los suelos, además de poseer azufre, que precipita los elementos tóxicos. 

Por otra parte, contrarresta la ley del mínimo, ya que aporta a la planta los elementos disponibles, por el adecuado aporte de nutrientes. Y además activa la micro flora del suelo, ya que en el proceso de granulación se utilizan materiales orgánicos, lo que otorga al producto su compatibilidad en producciones orgánicas certificadas. Estas características separan drásticamente el producto a las enmiendas tradicionales y se posiciona como acondicionador de suelos.

La tecnología de Manttra en el mundo 

Manttra comenzó sus trabajos hace 24 años, posicionada estratégicamente en Guatemala, donde se concentra la gran riqueza de minerales disponibles para su transformación. 

En la actualidad, con presencia en 18 países y con más de 65 distribuidores, se posiciona “rompiendo paradigmas de la fertilización convencional”, destacan desde la compañía. 

El principio es hacer algo innovador y efectivo, que genere satisfacción a los agricultores, para seguir apostando al futuro y cosechando ganancias. 

El gránulo se genera desde la extracción de minerales hasta la transformación física y química, uniendo cada elemento a través de componentes orgánicos. 

Con ello, se busca disponer de los elementos de manera inmediata y hasta por 90 días, liberando concentraciones similares de todos los elementos secundarios y micronutrientes; tanto de los disponibles para la planta, así como ácidos húmicos y aminoácidos, que proveen de energía al desarrollo de los cultivos, a través de la Tecnología Radical. Lo que genera un “todo en uno”.

Isusa llegará renovada a sus 75 años

En 2022 Isusa cumplirá 75 años en el mercado de fertilizantes y productos químicos, y uno de sus valores clave en estos años fue la calidad, destacó Sebastián Rosselli, integrante de esa empresa. 

Isusa tiene tres líneas de negocios: productos químicos; fertilizantes y logística; y negocios de acondicionamiento de granos. 

En productos químicos, destacó que “somos los únicos productores de ácido sulfúrico, fundamentalmente para el abastecimiento de las plantas de celulosa”; y sulfato de aluminio, que se vende al Estado para la potabilización del agua. 

En la unidad de fertilizantes dijo que “somos los únicos productores en Uruguay”, con sus plantas ubicadas en San José (kilómetro 24 de la ruta 1) y Agraciada. “Producimos unas 120.000 toneladas de superfosfato simple, del que 80% se destina al consumo interno y 20% a la exportación; además de mezclas, a solicitud de nuestros clientes, en base a exigencias de fertilización”, señaló. También valoró la calidad superior frente a los productos importados de Egipto.

Y la línea de negocios más reciente de Isusa es la de brindar servicios de acondicionamiento de granos a productores y  exportadores, en sus plantas ubicadas en Nueva Palmira y Melo. “Fuimos pioneros en secar granos con GLP (gas licuado de petróleo)”, dijo Rosselli.  

Mencionó que en 2019 comenzó una importante reestructura de la empresa, la que finalizó en junio de este año, proceso que le permitió lograr resultados económicos “muy buenos”. 

Rosselli recordó que “Isusa es la única empresa de fertilizantes que cotiza en la Bolsa de Valores de Montevideo, algo que tiene sus exigencias, pero que han sido buenas. La calificadora de riesgo Fitch nos aumentó la nota, en base a los resultados que hemos tenido en los últimos balances”.

También destacó que “somos la única empresa con laboratorio de análisis de fertilizantes. Lo que dice en la etiqueta es lo que está en la bolsa y es lo que le cobramos al cliente”. 

Ciclo de precios más largo que el de 2008

Los mercados indican un superciclo que “ya supera en tiempo lo sucedido en 2008 y 2011, y veo diferentes motivaciones geopolíticas, y a los precios de los granos y los cereales sosteniendo este ciclo largo”, dijo Luis Miguel Romero, de Ferco Atlántica.

Pero planteó que no cree que los niveles de precios lleguen a los de 2008, cuando “la escalada fue mucho más rápida. Todavía veo mucha distancia entre los US$ 750 que se está pagando por un MAP (fosfato monoamónico), DAP (fertilizantes de fosfato diamónico), contra los US$ 1.200 a los que llegó en 2008; y entre los US$ 500 de la urea y los US$ 700 de 2008. “Creo que estamos cerca del techo, aunque hace tres meses también pensaba eso”, admitió el empresario mexicano. 

En su análisis del mercado de fertilizantes, señaló que “mucha gente es muy cauta a la hora de comprar. Compra de a poco, porque no quiere encontrarse con que los precios bajen. Pero cuando viene la demanda real de aplicación de fertilizantes, nos encontramos con que no hay manera logística de cubrir esa demanda, y no hay producto más caro que el que no existe y se genera una inflación incluso interna en cada país”. 

Señaló que en Estados Unidos “ya se está comprando para el siguiente ciclo y guardando, haciendo aplicaciones de invierno antes de las nevadas. Si el agricultor americano está pensando en comprar a los precios actuales, para lo que va a aplicar en su siembra de 2022, entonces tenemos que pensar que esto no va a durar poco”. 

Más adelante dijo que se está a la espera de una imposición inminente de aranceles a la exportación de fosfatos y nitrogenados por parte de China. “Se habla de un arancel del 30%, pero nunca se sabe”, expresó. 

Por otro lado, señaló que India, plantea una serie de programas de apoyo del gobierno, “con subsidios que se van a incrementar de manera importante. Ya lo anunció el gobierno. Así que entre esos dos países tenemos medidas suficientes”.

Nota de Revista Verde N°94

Anuncios
2 - 08:05