Agricultura

El nitrógeno líquido tiene una tasa de sustitución de 26% en Uruguay

26 de noviembre de 2022

Es el nutriente más utilizado en fertilización líquida, pero se suman más fuentes y tecnologías para mejorar eficiencias, disminuir pérdidas y trasciende a la agricultura

Uruguay y Argentina son los líderes de la región en la utilización de fertilizantes líquidos. “No llegamos a los niveles existentes en otras regiones, pero estamos cercano al 30% de sustitución por fuentes nitrogenadas líquidas, lo que nos posiciona a la vanguardia en la región”, dijo a VERDE el ingeniero agrónomo Leonardo Cabrera, responsable del área Fertilizantes de Grupo Disa.

Cabrera indicó que la Asociación Internacional de la Industria de los Fertilizantes (IFA, por sus en inglés), marca que Estados Unidos tiene 50% de sustitución de fuentes líquidas por sólidas, España llega al 60% y Francia está por encima del 70%. “Eso pasa básicamente porque los organismos oficiales promueven el uso de esta tecnología, que aporta mayor eficiencia en el uso de nutrientes y tiene menores escapes al ambiente”, comentó. 

En el caso de Uruguay “eso hoy no ocurre”, dijo. Pero de todas maneras “va ganando espacios por las ventajas que aporta en los diferentes planteos productivos”, valoró. 

En esa línea, Cabrera consideró que la demanda de fertilizantes líquidos seguirá creciendo, porque “no solo se usa a nivel de cultivos agrícolas, sino también de las pasturas”. Señaló que los datos sobre raigrás y avena “muestran que la fertilización líquida tiene mucho para ganar y para aportar al productor”, y por eso “el fertilizante líquido, como ha pasado en el mundo, vino para quedarse”.

Disa opera en Nueva Palmira, departamento de Colonia, una terminal de fertilizantes líquidos que le permite recibir buques con materias primas provenientes principalmente de Rusia y Estados Unidos. La planta cuenta con una capacidad de 14.500 toneladas, “en la que se elaboran diferentes formulaciones de acuerdo a los nutrientes requeridos por cada cultivo en sus diferentes etapas”. 

El portafolio de Disa está compuesto por fuentes nitrogenadas, fosfatadas y potásicas, “lo que nos brinda la posibilidad de llegar a los productores con todos los macronutrientes, para todos los cultivos y pasturas”, señaló. A su vez, el productor va incrementando el uso, porque ya hizo la inversión en tanques y logística para nitrógeno, “y ahora suma fuentes y también diversifica rubros, porque ya no se utilizan solo para cultivos agrícolas, sino que también se incorporan a las pasturas”, indicó.

Disa firmó un acuerdo con la compañía Koch, una de las más grandes de Estados Unidos, para incorporar en el portafolio de productos  la tecnología que brinda protección ante el lavado y la desnitrificación del nitrógeno. 

“Hoy nos posibilita contar con un protector que es un aditivo que tiene una mólecula denominada Pronitridine, que protege al nitrógeno de pérdidas por lavado y desnitrificación. Al mercado llega como Fertec Blue y sus respectivas mezclas. Eso nos posiciona un escalón más arriba en el rendimiento de las fuentes tradicionales, y realmente es una excelente alternativa para los técnicos y para los productores”, acotó.

Para Cabrera “mejorar eficiencia de uso en los cultivos trae aparejado que existan menos pérdidas al ambiente. Con esta tecnología van de la mano lo productivo y lo ambiental”. Dijo que las fuentes “tienen que acompañar” los requerimientos de los cultivos. Y que “no podemos seguir con la tecnología de hace 50 años, donde aplicábamos sólo un nutriente. Los cultivos tienen otro potencial genético. Por ejemplo, al nitrógeno (N) tenemos las posibilidades de acompañarlo con azufre (S) o con una mezcla de NPKS al momento de la siembra”, detalló. 

En la planta de Nueva de Palmira Disa viene elaborando la fórmula nitrogenada que es la histórica Fertec 28N5S, que acompaña los requerimientos de trigo, maíz y cebada, “porque absorben con una relación de hasta 6 a 1, pero se han desarrollado mezclas con más S para colza. Lo mismo dentro de las fuentes potásicas y fosfatadas. Podemos producir en función de los requerimientos que nos hagan los productores y técnicos”, acotó Cabrera. 

Actualmente se está registrando una expansión del área de maíz y de colza hacia otras zonas del país. En este sentido, el responsable del área Fertilizantes de Disa, indicó que la compañía “cuenta con la capacidad logística para afrontarlo”. 

Además de la planta de Nueva Palmira, Disa tiene un centro de acopio de fertilizantes en Fray Bentos (Río Negro), que tiene capacidad para 3.800 toneladas. “En el norte estamos ampliando la capacidad de acopio. Hemos crecido mucho y hay soporte para que el productor pueda adoptar la fertilización líquida. Todo eso ha descomprimido la logística del fertilizante”, concluyó Cabrera.

Nota de Revista Verde N°104

SyngentaSyngenta
Erro GrapErro Grap
4 - 04:48