fbpx
Próximo evento | Verde Plus
Agricultura

El doble cultivo crece y ADP presenta nuevas variedades en colza y trigo

9 de marzo de 2022

Los resultados de las últimas zafras de invierno fueron buenos, no solo por el clima, sino porque se realizaron los ajustes de manejo necesarios para lograr mejores rindes

En promedio, los últimos años fueron buenos para los cultivos de invierno, y fue quedando demostrada la importancia del doble cultivo en el sistema, comentó a VERDE el responsable de Innovación, Investigación y Desarrollo de la unidad de Semillas de ADP,  Enrique Ferrari.

Mientras se planifica la próxima zafra de invierno, recordó que en los últimos años acompañaron las condiciones climáticas, pero también enfatizó que las concreciones de buenos rindes se debieron a un mejor manejo. “Se ajustaron las siembras que se hacían fuera de fecha, carry de herbicidas y siembras de trigo sobre trigo”, entre otras.

Ferrari sostuvo que “lo importante pasa por conseguir las herramientas adecuadas para articular de manera óptima el plan de siembra. En este sentido, ADP cuenta con una amplia gama de productos pensados para satisfacer la demanda de todos los productores”.

COLZA

En colza ADP está lanzando una nueva variedad primaveral: Guyunusa. “Es un material que ha sido seleccionado con el objetivo de tener más productividad y sumar otras características agronómicas, como ciclo dehiscencia, sin dejar de hacer énfasis en el comportamiento sanitario”, describió Ferrari. 

Agregó que “hemos visto que la variabilidad en esa característica puede ser muy amplia y, de darse las condiciones predisponentes, puede convertirse en un factor muy determinante en el éxito o fracaso de un cultivo”. 

Indicó que Guyunusa “es un cultivar con un excelente potencial de rendimiento, lo estamos posicionando con óptimos de fechas de siembra que van desde el 20 de abril al 20 de mayo, con muy buen comportamiento ante enfermedades como Phoma y Alternaria”. 

Está en el mismo segmento que Igranola 103, pero se diferencia por ser una variedad con un período de floración más prolongado y un potencial de rendimiento más elevado.

Sobre Igranola 103, dijo que “es un cultivar de ciclo primaveral, muy conocido en el mercado y elegido por su amplia adaptación a nuestras condiciones y a la elevada plasticidad en fechas de siembra. Puede sembrarse desde fines de abril hasta principios de junio, teniendo en cuenta los riesgos de heladas en los periodos susceptibles, en fechas extremas”.

TRIGO

En trigo ADP presenta una paleta diversificada, integrada por materiales de ciclo largo, intermedio y corto. En el segmento de los ciclos largos, ADP realiza el prelanzamiento de un nuevo cultivar que se llamará Maitén. 

“Es un trigo que estamos recomendando para comenzar los planes de siembra el 20 de abril y seguir en fecha óptima hasta fines de mayo, sin problemas. Es un material con un rendimiento y calidad muy equilibrados. Presenta un excelente comportamiento frente al complejo de manchas como royas y fusarium, característica muy importante a la hora de seleccionar las líneas a avanzar en el gran cultivo”, describió el integrante de ADP.

Agregó que Curupay “es un cultivar de ciclo largo, que se caracteriza por combinar de buena manera estabilidad productiva, potencial de rendimiento y calidad de grano. Es un material de calidad superior, que siempre otorga muy altos valores de proteína y peso específico, y está clasificado como Urutrigo”. 

Destacó que tiene “buen comportamiento frente a los tres tipos de roya. Es resistente a roya anaranjada y de tallo, y tiene un comportamiento aceptable frente a roya estriada. En términos de rendimiento tiene potencial productivo medio, pero una muy interesante estabilidad a través de los distintos ambientes”.

En los trigos de ciclo medio ADP cuenta con Guayabo y Jacarandá, “productos consolidados en el mercado, que han demostrado que tienen potencial productivo muy elevado y un paquete sanitario muy completo”, comentó. 

Guayabo tiene un ciclo un poco más largo, puede ser sembrado desde 10 de mayo hasta principios de junio; mientras que Jacarandá se recomienda desde el 15 de mayo hasta el 15 de junio. “Hay que trabajar ambos materiales con mucha precisión, para que los cultivos que rindan mucho tengan, además, buena calidad. Es indispensable hacer manejos con niveles de nutrientes adecuados y cosechar sin demoras una vez que el cultivo esté pronto”, recomendó. 

En ciclos cortos ADP presentó a Olivo en la zafra pasada. “Se trata de un material de alto potencial, con un perfil sanitario muy completo, excelente comportamiento al complejo de royas y de manchas foliares”, describió. 

En términos de calidad, dijo que tiene “un desempeño muy bueno en términos de peso específico, y puede alcanzar valores de proteína muy buenos, siempre y cuando se lo acompañe con un manejo nutricional adecuado”.

Para esta nueva campaña se está lanzando Álamo, “un material de excelente potencial de rendimiento, con un perfil sanitario muy interesante, resistente a roya de tallo y estriada, y con muy buen comportamiento a enfermedades de espiga, como Fusarium”. 

En términos de calidad industrial presenta “una performance muy destacada” en términos de peso específico. “Nos dejó muy conformes a la hora de pasar raya en nuestras multiplicaciones”, remarcó.

Nota de Revista Verde N°99

Anuncios
Próximo evento | Verde Plus

banner twitter 11-19

banner twitter 11-19
3 - 06:57