fbpx

Montevideo, 7 de Marzo 2021

Agricultura, Ganadería, Lechería

Cultivos de invierno dejaron buenos cimientos para un ejercicio positivo, dijo Aguirrezabala

16 enero, 2021

EXPECTATIVAS PARA 2021 |

La agricultura arranca el año con un hándicap importante; la lechería seguirá estable, basada en la gestión; y se espera una caída de la ganadería por el descenso de los precios.

Probablemente el resultado del actual ejercicio agrícola “sea muy superior al que esperábamos”, admitió el coordinador general de Fucrea, Martín Aguirrezabala. Al ser consultado por VERDE, admitió que “hay una gran incertidumbre” para la segunda parte del ejercicio 2020/21. Destacó que los productores hicieron esfuerzos importantes para contratar seguros de rendimiento, al tiempo que valoró que los precios de los granos están muy tonificados, y planteó que “tendría que pasar una catástrofe climática para borrar lo que pasó en la muy buena zafra de invierno”. 

Recordó que en la zafra 2019/20 de los grupos Crea agrícolas, se constató una tendencia muy fuerte en los mejores resultados, que se obtuvieron con doble cultivo. 

Destacó que “muchos productores asimilaron esa estrategia, en la que se insistió mucho en los grupos Crea, en los talleres de gestión y jornadas de cultivos” y, en consecuencia, se hizo mucho cultivo de invierno. Señaló que esa estrategia fue muy exitosa este año, porque los cultivos de invierno rindieron bastante más que el promedio, y hubo buenos precios. 

 

Panorama general

En términos generales, Aguirrezabala estimó que en el ejercicio 2020/21 “la ganadería va a perder pie con respecto a cómo venía, cuando estaba creciendo y mejorando. Con mucho esfuerzo se podría llegar a empatar. La lechería seguiría creciendo lentamente, en base a esa devoción por el gerenciamiento, por hacer bien los números, hacer las cosas lo mejor posible y gastar muy bien”. 

El sector agrícola-ganadero se basa en una muy buena cosecha de invierno, remarcó el coordinador general de Fucrea, y “cerraremos un ejercicio que difícilmente sea peor que el anterior”, consideró.

 

Estrategia de largo plazo

Mirando el largo plazo, Aguirrezabala –quien fue subsecretario y ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca entre los años 2000 y 2005– dijo que Uruguay debe profundizar su estrategia de producir alimentos de calidad, además de mejorar su productividad. 

“Me refiero a profundizar todo lo que tiene que ver con la inocuidad, con cadenas que certifiquen cosas interesantes, como el atributo de los productos. Es muy importante que Uruguay pueda certificar los procesos de calidad ambiental, de sustentabilidad”, señaló. 

A propósito, dijo que ve por delante “un camino muy importante. Sustentabilidad ambiental es cuidar el suelo, cuidar el agua, la biodiversidad y la atmósfera en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero. En los tres primeros puntos (suelo, agua y biodiversidad) Uruguay está muy bien, aunque tiene muchas cosas para hacer y aprovechar esa ventaja. Pero tiene que hacer más en la calidad de la emisión de gases de efecto invernadero y en la captura de carbono”. 

En cuanto a la productividad, destacó el planteo del Instituto Nacional de Carnes (INAC), de ir a 1 millón de toneladas de carne exportada. “Duplicar la capacidad de exportación de carne es una muy buena estrategia, eso requiere de un fuerte impulso de las negociaciones internacionales, para bajar los aranceles, pero también de la productividad, para usar mejor las tecnologías existentes, cerrar mejor la brecha entre los mejores productores y el promedio en materia de destete de terneros, recría y demás. Hay mucho para hacer en ese sentido, y también en la integración entre la agricultura y la ganadería, y en la incorporación de una mayor proporción de corrales. Uruguay ha hecho muchas cosas, y esas cosas permiten seguir construyendo”, enfatizó. 

Pero también llamó a “construir puentes para llegar a la competitividad”. En ese sentido, destacó que “el gobierno está haciendo esfuerzos muy importantes para bajar los costos del Estado, pero mientras tanto los que más sufren son los sectores exportadores”. 

Propuso que, mientras tanto, hay que “mejorar el costo del financiamiento, las condiciones de competencia”, además de aprovechar las mejoras de precios. “Son instrumentos importantes para que en el mientras tanto las cadenas sigan produciendo e incrementando su productividad”, afirmó. 

Advertencia

Aguirrezabala también se refirió a las iniciativas de limitar la producción forestal. A propósito, dijo que “hay que tener cuidado con algunas formas de pensamiento”. 

“Estas cosas son negativas. Creo que la forestación le hizo un bien bárbaro al Uruguay, a la ganadería misma, porque significa un sostén muy importante del precio de la tierra, y eso genera un impulso muy importante de la productividad. Cuando uno tiene un precio de la tierra más alto se favorecen y facilitan las inversiones sobre la tierra, lo que incrementa fuertemente su productividad y, por lo tanto, genera un círculo virtuoso”, argumentó. 

Además, sostuvo que las estrategias de manejo del campo natural y el incremento de las áreas forestales generan la posibilidad de certificar la captura de carbono. “Hay muchas sinergias, y prohibir o limitar la forestación sin una consideración técnica razonable, no es la solución”, concluyó.


Revista VERDE N° 90