fbpx

Montevideo, 7 de Marzo 2021

Actualidad

La mayoría del agro espera un mejor año

17 enero, 2021

EXPECTATIVAS PARA 2021 |

Al finalizar un 2020 lleno de traspiés por efectos del covid-19, los diferentes sectores confían en que habrá una recuperación. Además, se suma el movimiento de los precios de la soja, el trigo, el maíz, la cebada y el arroz.

La pandemia mundial provocada por el Covid-19 generó una de las peores recesiones a nivel mundial, aunque el rebote ha sido importante. China fue el país que lideró la recuperación, y está mostrando un comportamiento similar al que tenía previo a la pandemia. En este contexto, el sector agroalimentario ha sido uno de los menos impactados, tanto a nivel internacional como local, aunque la magnitud depende de cada rubro. 

La carne de alta calidad sufrió el avance del Covid-19 en Europa; el arroz ha tenido un crecimiento en la demanda y una mejora de precios; y algo similar ocurrió con el trigo; mientras que la soja en 2020 tuvo una mejora de 40% en su precio. 

En Uruguay, el año 2020 también tuvo emergencia agropecuaria en el primer trimestre del año, y otra en el último, y una caída en las exportaciones de todas las carnes y subproductos, así como de soja, que sumaron US$ 500 millones. 

Considerando este escenario, VERDE realizó una ronda de opiniones con diferentes empresarios del agronegocio local para conocer las expectativas que genera el 2021.

En esa línea, Eduardo Díaz, presidente de la Cámara Mercantil de Productos del País (CMPP), consideró que el año 2021 será muy interesante del lado de la demanda de los productos agrícolas y de los precios. Mirando exclusivamente el año 2021, si el clima acompaña, consideró que el saldo “sería positivo”, a pesar de los altos costos de Uruguay.

Al tener un escenario de precios y demanda interesante, “la producción en todos los países va a reaccionar, y los que tienen costos más bajos van a reaccionar más rápido. Si en Uruguay no logramos hacer todos los deberes en materia de competitividad, probablemente nuestra producción en el año 2022 o 2023 tendrá una situación similar a la que se vivió en los años anteriores a 2020”, manifestó Diaz. 

Marcelo Secco, CEO Cono Sur de Grupo Marfrig y presidente de la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu), dijo a VERDE que la contención del Covid-19 en el mundo “tiende a mejorar, con las vacunas y las medidas sanitarias. Eso tendrá un efecto en el comercio mundial, permitiendo que los mercados cárnicos retomen un ritmo de negocios con menos amenazas que las de este año”. 

Sostuvo que su visión para el próximo año es positiva, tanto por la contención sanitaria del coronavirus como por su repercusión inmediata en la dinámica de la economía. Añadió que, “en el corto plazo, hay que seguir administrando la situación en los diferentes mercados. Estamos terminando un año con proyecciones de ventas de productos que van a ser consumidos casi a finales del primer trimestre”. Por lo tanto, planteó que en China, Europa y Estados Unidos, “pueden haber reacciones hacia finales de primer trimestre o comienzos del segundo”.

Secco señaló que el 2020 “fue un año muy atípico y variable, que arrancó con una situación muy compleja para el sector cárnico, y se agravó por la situación sanitaria, primero en China y luego en el resto del mundo”.

Francisco Bonino, director de AF (Agroempresa Forestal), proyectó que para el arranque de 2021 “vemos un mercado más tonificado en precios y demanda. Si el mundo logra enfrentar de buena forma la segunda ola, el comienzo de 2021 presenta buenas expectativas. La recuperación de valores de la celulosa es lo que se ha demorado un poco más”.

Consideró que “el cambio más importante que estamos observando está vinculado al precio de los fletes en contenedores y en barco completo. El costo de los contenedores estuvo muy alto en 2020, porque hubo escasez a nivel global, muchos quedaron atrapados en distintos lugares por la caída del comercio. Mientras que los fletes de barco completo tuvieron precios competitivos”.

Para 2021 se visualiza una estabilidad en el precio de los contenedores “pero en un nivel más alto al que teníamos hace un par de años y también comienza a aparecer más oferta”. En el caso de los fletes de buque completo, señaló que los precios se incrementaron hasta 50%.

El coordinador general de Fucrea, Martín Aguirrezabala, estimó que en el ejercicio 2020/21 “la ganadería va a perder pie con respecto a cómo venía, ya que estaba creciendo y mejorando. Con mucho esfuerzo podría llegar a empatar. La lechería seguiría creciendo lentamente, en base a su devoción por el gerenciamiento, por hacer bien los números, hacer las cosas lo mejor posible y gastar muy bien”. 

El sector agrícola-ganadero se basa en una muy buena cosecha de invierno, remarcó el coordinador general de Fucrea, y “cerraremos un ejercicio que difícilmente sea peor que el anterior”, consideró.

Mirando el largo plazo, Aguirrezabala dijo que Uruguay debe profundizar su estrategia de producir alimentos de calidad, además de mejorar su productividad. También se refirió a las iniciativas de limitar la producción forestal y señaló que “hay que tener cuidado con algunas formas de pensamiento”, porque “esas cosas son negativas”.

Con una mirada proyectada para los próximos años, al negocio ganadero “lo veo muy jaqueado por los cuestionamientos de ambientalistas que le pegan a algunos sistemas productivos, lo que también supone una oportunidad para la producción de carne a cielo abierto”, dijo a VERDE el presidente saliente de Vaquería del Este, Ignacio Fernández.

Señaló que la producción a cielo abierto y pastoril implica la debilidad de estar expuesto a los rigores del clima, pero también es una gran fortaleza, porque esa forma de producir es valorada en el mundo”. 

De todos modos, admitió que “no hemos logrado posicionarnos como país o como productores, porque no vienen a buscar ese producto porque sea mejor, más sano y natural”.

Por su parte, Francisco Albisu, empresario agropecuario de Flores, señaló a VERDE que el negocio de producción de carne a corral “desde mediados del año 2020 y hacia adelante, ya con las bajas de los precios de los frigoríficos, el aumento del costo de los alimentos y arrastrando los altos valores caros de reposición, no tuvo márgenes positivos en los kilos producidos en los corrales, y tampoco en la cuenta final por la reposición”.

Consideró que “ahora es cuando más se necesita la herramienta del corral de engorde, para mantener la productividad del criador. Con los 3 millones de terneros y el porcentaje de extracción creciendo, los corrales de engorde no tienen rentabilidad, por lo que el panorama en el corto plazo no es alentador. Creo que habrá menos animales terminados a corral en el 2021, que en los dos años anteriores”.

En 2020 el precio del arroz empezó a subir en el mercado internacional, y “hoy tenemos una expectativa alcista, que ayudaría a mejorar los negocios del sector arrocero”, dijo a VERDE el empresario Haroldo Ensslin.

“El sector continúa intentando superar los problemas de años anteriores, pero creo que el 2021 será bastante mejor. Se ve un panorama alentador”, destacó. 

También remarcó que más del 95% del arroz se exporta, y el mercado internacional ha reaccionado “bastante bien. Uno de los principales destinos siempre fue Brasil, desde hace cuatro o cinco años casi no estuvo comprando, y en 2020 volvió y con precios muy interesantes”, valoró.

Ricardo Echezarreta, empresario agropecuario de Dolores (Soriano), señaló a VERDE que la zafra de invierno fue de buena a muy buena. “Tuvo buenos rendimientos, buena calidad y el precio también está ayudando. Es muy difícil que coincidan las tres cosas y este año eso sucedió”. 

Con el primer tiempo del ciclo agrícola culminado, y con los valores de la soja repuntado, Echezarreta sostiene que en su caso  tiene una rotación de cultivos que no cambia. El área de invierno ocupa un tercio de la superficie que está en agricultura y en verano siembra soja, maíz y sorgo.

“Para adelante pensamos en mantener al estrategia agrícola-ganadera, a pesar del aumento de los precios de los granos, porque entendemos que los suelos precisan de esa rotación. Por eso, la ganadería tiene un rol importante en la empresa”, agregó Echezarreta.

Por otro lado, Carlos Torterolo, productor de leche de San José, dijo a VERDE que el escenario para el sector lechero se puede ver con más optimismo, “por la característica que tiene el sector en el país, por donde estamos insertos en la región, por la demanda mundial y por las posibilidades de incrementar la productividad”. 

No obstante, “habrá que sortear las dificultades del clima, de endeudamiento y la falta de inversión en tecnología. Estos últimos son los puntos más importantes que tendrá que ir acomodando la lechería uruguaya”, consideró.

El doctor Alfredo Taullard, socio del estudio Hughes & Hughes, confirmó a VERDE que “hay mucho interés” por la concreción de inversiones en Uruguay. Sostuvo que “somos un país chico y nos hemos puesto tradicionalmente en el mapa por algunas cuestiones más vinculadas a lo deportivo, pero hoy nos destaca el manejo excelente que se hizo hasta ahora de esta pandemia, que claramente nos diferenció, incluso de países de primer mundo”. 

Afirmó que “eso nos permitió mostrarnos como un país confiable, con alto respaldo técnico y de respeto de la gente hacia las instituciones. Eso vale mucho, y las empresas, así como las personas físicas, han recibido muchas consultas”.

Aclaró de inmediato que “el problema a veces se da en la demora de la concreción, porque es un fenómeno global”. Ya que los países “donde están esas empresas y personas también sufren los embates de la pandemia. Eso ha dificultado mucho la concreción. Pero si Uruguay sigue en esta senda, se presenta en una posición inmejorable para captar inversiones”.


Revista VERDE N° 90