fbpx
Próximo evento | Verde Plus

Proximo evento

Proximo evento
Actualidad

El riego como política de Estado tendría un impacto en la economía similar al de la forestación, planteó Daniel Rubio

Basándose en informes de la FAO, la superficie que puede llegar a cubrir el riego en el agro uruguayo es de 1,72 millones de hectáreas, destacó el empresario agrícola-ganadero e integrante de Regadores Unidos del Uruguay, Daniel Rubio, el viernes 9 en el programa Punto de Equilibrio en Carve y en revistaverde.com.uy.

Comentó que hoy el arroz ocupa la mayor área, luego figura la extensión que utiliza el sistema de pivot en cultivos como el maíz y la soja. Actualmente hay en Uruguay unos 600 pivotes, regando un área en torno de 25.000 hectáreas, un 2% del área agrícola. “Este año podría haber un incremento de unas 5.000 hectáreas”, dijo.

Planteó que en Uruguay es posible incrementar “el área a regar y sumar 300.000 hectáreas”. Para alcanzar esa esa superficie y tomando los costos actuales “se demandaría una inversión de US$ 700 millones”. Sobre la base de estudios técnicos, (Decon, 2009. CERES, 2020), se puede estimar que la inversión por sus encadenamientos puede generar un impacto en la economía uruguaya del orden de los U$S 2.000 millones, con mucho impacto en el empleo.

Ese objetivo de superficie regada permitiría un incremento anual en la producción de maíz de 1,2 millones toneladas y unas 600.000 toneladas de soja, lo que representaría un ingreso anual adicional cercano a los US$ 600 millones, estimó Rubio, de acuerdo lo que marcan los estudios técnicos.

Según el Anuario 2016 de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) del MGAP, en cada hectárea regada en suelos aptos, se estima que se podría producir hasta 250% más maíz y entre 70% y 100% más soja respecto a la situación sin riego.

Señaló que existe un buen marco que es la Ley de Riego pero “hay que alinear algunos factores” vinculados al régimen de incentivo de inversiones, el financiamiento a largo plazo y las tarifas eléctricas de la UTE, “entre otros aspectos”.

Para la empresa estatal significaría un incremento de US$ 30 millones por año en los ingresos por la mayor demanda de energía eléctrica, resaltó. Pero “el ente debe ser capaz de suministrar en tiempo y forma los servicios que se soliciten y sostener servicios de calidad a los equipos instalados”. En la actualidad a UTE, “le sobra más energía de la que demandarían esas 300.000 hectáreas”, dijo.

Enfatizó que Uruguay debería tener un segundo plan de desarrollo, similar al forestal aplicado desde 1987, y “el riego tiene un potencial importante” para el crecimiento productivo y “no solo en cultivos agrícolas sino también en pasturas con lo que ello implica para la producción ganadera”. Por eso “es importante una política de Estado apuntada hacia allí”.

En esa línea, consideró que el riego puede aumentar los potenciales productivos, pero sobre todo baja el riesgo y estabiliza la productividad. Desde los años anteriores a la llegada de la pandemia “la economía venía apagándose”, por eso ahora se necesitan motores para salir. “El agro por su efecto multiplicador juega un papel importante y dentro del agro, el riego es clave porque le pone un piso al rendimiento. Hay que aprovechar la experiencia recogida en el manejo de la tecnología. No conozco regadores que quieran regar menos, todos quieren regar más”.

Escuche la entrevista completa a Daniel Rubio

Anuncios
10 de abril de 2021
Próximo evento | Verde Plus

Proximo evento

Proximo evento
3 - 17:25