fbpx
Actualidad

En 2020 hubo un incremento en la demanda de semillas forrajeras

22 de diciembre de 2020

El departamento de Insumos de Zambrano & Cía observó un crecimiento de 20% en las ventas, motivado por las buenas perspectivas que visualizaba la ganadería en el otoño

La demanda de semillas forrajeras creció 20% respecto al año pasado, confirmó a VERDE Alberto Cruces, integrante del departamento de Insumos de Zambrano & Cía. “Fue un año bastante movido, una zafra forrajera más intensa que la de años anteriores”, dijo el ingeniero agrónomo. Agregó que la ganadería venía con números “muy interesantes”, y que “el posicionamiento de la carne uruguaya en el mundo hace mirar con optimismo el futuro del rubro, y eso motivó a que se moviera la demanda de semillas de pasturas”.

Dijo que este año se sembraron pasturas en zonas donde no se estaban sembrando, y algunos sectores como la ganadería de cría, que tenían números que no alcanzaban para realizar inversiones, han cambiado su situación y pudieron invertir en producción de forraje.

Reconoció que “los sistemas ganaderos ya no son los mismos. Hoy la ganadería es bastante más intensiva, estamos faenando animales más jóvenes, estamos teniendo mejores niveles de producción de terneros”.

A propósito, señaló que “las opciones de mercados para los terneros cambiaron las formas de producir, hay que tener ganancias de peso importantes para que los terneros lleguen en tiempo, forma y calidades que exige la cuota 481, así como otros mercados como la exportación de ganado en pie”.

Consideró que todo esto hace que los productores estén más atentos a la forma de producir, y busquen alternativas más eficientes.

Pero también planteó que “hay un desafío muy importante en manejar muy bien los recursos naturales que tenemos”. En tal sentido destacó que “se ha vuelto a hacer mejoramientos en muchos lugares, a cuidar los aspectos de manejo de nuestras pasturas naturales, que son el sustento de la ganadería. El desafío de manejar los campos naturales adecuadamente sigue estando vigente”.

Además, subrayó que “el mix con la agricultura es un cambio que se ha venido dando intensamente en los últimos tiempos. Hoy se ven animales en zonas donde era difícil verlos. En el litoral la agricultura y la ganadería están teniendo una simbiosis positiva muy interesante. Y también en zonas donde se hizo agricultura y ya no se está haciendo hubo un aprendizaje en el uso de tecnología, de maquinaria, donde no había cultura agrícola”.

También mencionó a quienes en sus rotaciones forrajeras están incluyendo alguna parte del campo con agricultura, de forma de iniciar una rotación, limpiar algún campo y generar algún ingreso adicional.

Cruces comentó que “en las zonas no agrícolas primero hubo una tendencia muy importante a sembrar verdeos anuales, pero eso ha cambiado y se está volviendo a las rotaciones con praderas permanentes, buscando rotaciones de dos a cinco años. Hay una mayor presencia de especies como dactylis, festuca, gramíneas, lotus, trébol blanco, además de especies nuevas que se fueron agregando”.

Señaló que también hay una gran oferta de raigrases, de distintos ciclos, que permiten “él equilibrio que cada establecimiento debe tener, con herramientas que se adecuen de la mejor forma posible a las potencialidades de cada empresa, desde el punto de vista de los suelos, de las posibilidades de capital, de los recursos humanos, que llevan a definir las estrategias”.

Cruces destacó que “este año vimos el caso de algún productor que hizo una parte de trigo con pradera, algo que hace muchos años no veíamos”.

Política comercial de Zambrano Insumos

Zambrano Insumos trabaja con varias marcas proveedoras, atendiendo las distintas demandas de sus clientes.

Además, la empresa cuenta con un área de semilleros de las variedades públicas, en predios de productores. “Les damos la posibilidad de calzar su producción ganadera y de semillas con un sistema de cuenta corriente, brindándoles los insumos que necesiten. Es una herramienta que ha ido creciendo, que se ha consolidado, y nuestros agentes del interior lo sumaron a su trabajo”, comentó Cruces.

Agregó que esa política permitió que la empresa llegue a nuevos clientes, y fue una de las razones que le permitieron incrementar las ventas este año.

Por otra parte, el ingeniero agrónomo señaló que el clima no permitió hacer toda el área de semilleros que se pretendía, pero se llegaron a sembrar unas 800 hectáreas.

“Veníamos bien con el clima, pero la situación actual (mediados de noviembre) es preocupante, en la medida que uno mira los pronósticos extendidos y no son nada alentadores. Los productores se ponen ansiosos en la medida que pasan los días y faltan las lluvias. No tuvimos una primavera tradicional, por un lado falta el agua y por otro las temperaturas han estado más bajas de lo normal. Por lo tanto, el volumen de crecimiento no es normal para esta época del año”, planteó.

El integrante del departamento de Insumos de Zambrano & Cía señaló que los campos se ven verdes, pero que los volúmenes “son muy pobres en relación a lo que suele haber en la primavera”.

Esa situación genera que los productores traten de hacer más área de forrajeras de verano, como sorgos forrajeros, moha, sorgo granífero, “como no se había hecho en años anteriores. Este crecimiento trata de generar granos para alimentar a los ganados, además de un volumen de materia seca para el verano”, señaló el integrante de Zambrano & Cía.

Pero insistió en que “las miradas están atentas a lo que pasará en verano”, porque sembrar un sorgo con suelo seco, esperando que lleguen las lluvias es algo que podría hacerse, pero advirtió que “no sería lógico hacerlo con otras especies” como la soja.

También señaló que hubo muchos productores que sembraron maíz.

Retorno agrícola

“Hay clientes del escritorio que han incluido en su área algo de producción agrícola, y esa gente está con una expectativa muy interesante, porque los precios han cambiado sustancialmente”, destacó Cruces.

El ingeniero agrónomo recordó que “hubo productores que en la zafra pasada vendieron su soja a precios que se ubicaron entre US$ 290 y US$ 340 por tonelada, en el mejor de los casos, y hoy está con precios de más de US$ 400. Es un número muy interesante, pero si no cambia la situación del déficit hídrico no parece lógico ponerse a sembrar”.

Sobre la venta de semillas de soja dijo que, a diferencia de años anteriores, cuando los productores tomaban decisiones con bastante anticipación, “este año están esperando hasta último momento”.

Comentó también que hay productores agrícola-ganaderos cosechando cebada, enfardando las colas de cosecha, “la gente que tuvo lluvias está haciendo fardos de lo que sea, pensando en el panorama que se viene. Todos los veranos son complicados, y este tiene el pronóstico de falta de lluvias, y hay productores con bastante carga de ganado en sus establecimientos”.

Fardos y raciones

Consultado sobre el mercado de fardos, Cruces explicó que “se mueve mucho a nivel local”, y que para ese producto lo que se realiza desde la empresa es algún contacto entre productores, generando los vínculos para que los ganaderos puedan acceder a ese insumo.

Estimó que si la falta de lluvias se extiende, “habrá una demanda adicional, y tenemos una relación bastante fluida con empresas racioneras, para abastecer a los clientes del escritorio, para que sus ganados no retrocedan en su estado corporal”.

Centros logísticos

Zambrano Insumos cuenta con un centro logístico ubicado en Camino Mendoza y ruta 102 (Perimetral), que cuenta con dos galpones, uno de 400 metros cuadrados y otro de 1.800 metros cuadrados. Allí la empresa está asociada con Julio González, quien además de ser el propietario del predio, se encarga de realizar el transporte de la mercadería.

Y en los últimos años también se sumaron centros logísticos de Zambrano Insumos en diferentes ciudades y regiones del país, como Salto, Paysandú, Sarandi del Yi (Durazno), Minas (Lavalleja) y Artigas.


Revista VERDE Nº 89
Anuncios
7 - 02:35