fbpx
Próximo evento | Verde Plus
Agricultura

3Agro desarrolla materiales de colza entendiendo su rol en los sistemas

16 de marzo de 2022

La empresa ofrece la variedad Macacha INTA, que tiene su período crítico cuando el riesgo de heladas es bajo y las condiciones son favorables para el llenado de grano

La empresa 3Agro incursionó hace dos años en el mercado uruguayo de semillas de colza e invirtió “en un fuerte trabajo de desarrollo junto a técnicos independientes, apuntando a la fenología del cultivo, trabajando en variedades, entendiendo a la especie y su rol en los sistemas”, comentó a VERDE el ingeniero agrónomo Facundo Capandeguy, director de 3Agro.

En esa especie destaca la variedad Macacha INTA, proveniente del programa de mejoramiento de INTA Paraná (Argentina). “Es una variedad que está adaptada a las condiciones de la región y es la más larga y plástica del mercado. Además estamos evaluando otras dos variedades. La colza fue estratégica para seguir completando nuestro portafolio”, destacó.

El largo de ciclo es una de las demandas en colza, por eso en 3Agro buscan que se adapte a una siembra temprana, asegurando una buena implantación, escapando a las heladas tempranas y colocando el período crítico cuando el riesgo de heladas es bajo y las condiciones son favorables para el llenado de grano. “Macacha aporta un ciclo adecuado para lograr estos propósitos; esa es la gran virtud de esta variedad”, subrayó Capandeguy. 

La fecha óptima de siembra va del 20 de abril al 20 de mayo. “Este rango de fechas tempranas favorece al cultivo, y la variedad lo soporta por su ciclo y plasticidad”, señaló.

La ingeniera agrónoma Marcela García Pintos, integrante de 3Agro, comentó que los ensayos se vienen realizando desde hace dos años con la ingeniera agrónoma Lorena Scaglia, incluyendo el seguimiento semanal de 15 chacras, con diferentes fechas de siembra, distribuidas en el sur (Colonia, San José), suroeste (Soriano) y norte (Río Negro y Paysandú).

“Se hace una evaluación semanal para ver el comportamiento fenológico y sanitario, que concluye con la performance productiva, contemplando lo sucedido en el estado vegetativo, reproductivo y en la madurez”, detalló.

Del trabajo de desarrollo surge que en Uruguay “las siembras tempranas tienen un período vegetativo más largo, y sobre todo un período reproductivo más largo. Lo inverso ocurre cuando se atrasa la fecha de siembra. Eso tiene un impacto en los rindes, porque un período vegetativo más largo genera más biomasa y eso se traduce en más kilos”, explicó.

Scaglia planteó que “las siembras tardías no solo requieren considerar las heladas sino también las altas temperaturas del final de la primavera, que afectan la floración y la duración de la etapa de fijación de granos”. 

“Las altas temperaturas alteran los procesos fisiológicos y se llegaría a fijación y llenado de grano con temperaturas más elevadas, afectando los rendimientos”, agregó.

El diseño de rotaciones es una luz amarilla, no solo para la colza sino para el sistema agrícola, advirtieron García Pintos y Capandeguy. 

Explicaron que la colza potencia al sistema de una manera formidable, pero hay que tener cuidado, ya que se debe ajustar la secuencia de este cultivo en la rotación. En una misma chacra hay que dejar los años libres que marca la investigación. No debería haber brassicas por tres años. Con dos inviernos libres no se constataron grandes diferencias, pero sí en chacras de colza sobre colza o de colza sobre carinata, que tienen problemas de enfermedades como sclerotinia, algo que va más allá de la genética. 

Para Capandeguy esto “puede ser un problema”, porque se espera un incremento de área. “Si está bien pensado lo podemos sortear con éxito, pero si nos dejamos llevar solo por el número se pueden generar inconvenientes que impacten en la evolución del cultivo en Uruguay”, advirtió.

Recordó que en la zafra pasada la phoma arrancó muy temprano y en algunos casos “hubo demoras en las aplicaciones. Eso dejó un aprendizaje. El paquete tecnológico, a medida que crece el área, estará más ajustado. Con el manejo sanitario, el mayor aporte lo proporciona la genética. En la zafra anterior dudamos sobre la aplicación de fungicidas en forma temprana, pero quién aplicó tuvo resultados muy importantes. Si bien no hubo grandes sobresaltos, hoy el productor ya presupuesta la aplicación de un fungicida temprano”.

Nota de Revista Verde N°99

Anuncios
Próximo evento | Verde Plus

banner twitter 11-19

banner twitter 11-19
3 - 05:32