Agricultura

El doble cultivo es el sello del departamento de Colonia, resaltó Toscano de Barraca Erro

12 de septiembre de 2022

Las recientes lluvias fueron “muy buenas” pero al considerar el trimestre de mayo a julio el acumulado de precipitaciones en Colonia ha sido “escaso”, con unos 100 milímetros en el total, que es el volumen que normalmente debería llover en un mes. Así lo señaló el responsable de Barraca Erro para ese departamento, el Ing. Agr. Leonardo Toscano, en el programa Punto de Equilibrio en Carve y revistaverde.com.uy.

Comentó que el estado de los cultivos de trigo y de cebada está “razonablemente bien”. El área correspondiente a esos cereales se sembró casi toda en junio, y en julio la siembra fue muy poca, indicó.

Y dijo que “la colza tuvo buena fecha de siembra, pero en la carrera no está en la misma situación”, porque la falta de lluvias y las heladas severas impactaron en el cultivo, y en muchos casos, tuvieron poco crecimiento.

“En cebada hay una disminución”, “en trigo parecido o con un leve aumento” y en la colza hay un área “muy importante”, destacó Toscano, al referirse a la extensión de cada uno de esos cultivos de invierno en la zona de Colonia.

Respecto a la proyección de la zafra de verano, el técnico consideró que “la soja de segunda es el principal cultivo” de ese departamento. Y en el caso del maíz también hay un corrimiento hacia siembras de segunda, algo que ya sucedió el año pasado y ahora se nota un proceso de consolidación del cultivo y de esa fecha de siembra, comentó.

Afirmó que “el doble cultivo es el sello de esta región”, por lo que a nivel general no hay grandes variaciones en el área. Puede haber un “pequeño crecimiento” en las siembras de segunda porque ese crecimiento del área de invierno, le gana algo de espacio a los cultivos de primera.

“La buena noticia es que está la colza en el menú”, y habrá “mucho” cultivo de verano sobre chacras que fueron sembradas con esa oleaginosa, destacó.

Recordó que en el ejercicio 2021/22 el cultivo de soja dejó rendimientos de 3.000 kilos en promedio, entre primera y segunda, de maíz de segunda de 5.000 kilos para arriba, en cebada y trigo fueron de 4.000 a 5.000 kilos, y la colza no estuvo lejos de los 2.000 kilos por hectárea.

El doble cultivo dio excelentes resultados, considerando el componente maíz se llegó a las “10 toneladas o incluso algo más” por hectárea y en el caso de la “soja se llegó a 8 toneladas” durante el ejercicio completo, valoró.

Se refirió también a los cambios en los materiales demandados por los productores, en el caso de la soja, Toscano informó que hoy por la importancia que tomaron los cultivos de soja, la demanda de concentra en materiales grupo 5 y 6 medio, con sus respectivas tecnologías, en función de las necesidades del productor y los planteos productivos.

Escuche a Leonardo Toscano

SyngentaSyngenta
Erro GrapErro Grap
5 - 02:54