Actualidad

Empresa japonesa sacudió el mercado de campos con la compra de 41.000 hectáreas, por casi US$ 300 millones

29 de mayo de 2024

El mercado de tierras acaparó la atención de operadores del sector agropecuario y de otros rubros, debido a la concreción de la compraventa de 41.289 hectáreas en los departamentos de Tacuarembó y Rivera por parte de la empresa Oji Holding Corporation, de Japón, que es una de las empresas líderes en la industria mundial de la pulpa de celulosa y el papel.

Esa firma nipona decidió invertir un monto de US$ 287.598.326 en el mercado de campos de Uruguay en ese negocio, según publicó el 9 de mayo el suplemento Agro de Búsqueda, con base en datos del Instituto Nacional de Colonización (INC) y consultas a operadores del sector.

Esa noticia fue confirmada por la propia empresa japonesa en un comunicado divulgado el 14 de mayo, que además destacó la autorización legal que le otorgó el Poder Ejecutivo para ser titular de inmuebles rurales, mediante una resolución fechada el 25 de abril y firmada por el presidente Luis Lacalle Pou y el ministro de Ganadería, Fernando Mattos.

Oji firmó firmó un acuerdo de transferencia de activos con “The Rotathyn Group”, una administradora de activos de Estados Unidos (EEUU) que hasta el momento era la propiedad de las 41.000 hectáreas, según el comunicado.

La ley 18.092 de 2007 establece que diferentes tipos de sociedades, cooperativas y asociaciones podrán ser autorizadas por el Ejecutivo a tener la propiedad de inmuebles rurales o explotaciones agropecuarias.

En cuanto a otros datos del negocio en cuestión, la compraventa está prevista que se concrete mediante el pago de una sola cuota al momento de la firma de la escritura, y el monto total se distribuye en US$ 140 millones correspondiente al valor del terreno y US$ 148 millones a los montes forestados, indican los registros del INC.

Oji, que tiene sede en Tokyo, figura en el top ten de empresas líderes en el área de la pulpa y el papel con ingresos de US$ 12,2 billones en 2022, unas 35.600 personas empleadas, según datos publicados en su sitio web y otros portales del sector.

La empresa nipona tiene campos forestados en seis países, entre los que se encuentran Brasil, donde es dueña de 250.000 hectáreas, y áreas de menores extensiones en Nueva Zelanda, Australia, Indonesia, Vietnam y otros asiáticos.

Esa firma tiene además una planta de producción de celulosa y papel en estado de Minas Gerais, en el país norteño, y la mayor parte de sus plantaciones forestales son de eucaliptos.

Bajo las acciones del programa medioambiental 2030, Oji se fijó el objetivo de “reducir los emisiones de gases de efecto invernadero en un 70% en el año fiscal 2030 en comparación al año fiscal 2018”, señaló en el comunicado.

Sostuvo que “como parte de sus esfuerzos por alcanzar esa meta, la empresa está expandiendo sus plantaciones forestales en Japón y en el exterior”.

El objetivo es lograr un “aumento del área de bosques en el extranjero de 279.000 hectáreas en el año fiscal 2022 a 400.000 hectáreas en el año fiscal 2030”, para lo cual se suma al total del área forestal las “41.000 hectáreas” compradas en Uruguay que comprenden bosques de eucaliptos y de pinos, destacó.

Puntualizó que desde la promulgación de la ley forestal a fines de la década de los ochenta, “las plantaciones forestales de Uruguay florecieron”, expandiendo el área de montes con forestación, mientras “se construyeron aserraderos y plantas de pulpa de celulosa y se desarrollaron industrias exportadoras, incluyendo algunas dirigidas a Norte América y Asia”.

“Continuaremos nuestros esfuerzos por expandir las plantaciones forestales para concretar nuestro programa de acción ambiental 2030 y promover el aumento de la absorción neta de dióxido de carbono (CO2) por los bosques hacia carbono neto cero”, planteó.

5 - 06:26