Montevideo, 24 de Octubre 2020

  • °
  • H %
Agricultura

Apuntan a reducir la brecha de rendimiento de la soja en Uruguay

13 octubre, 2020

En la 24ª jornada anual de Barraca Erro, se presentaron los lineamientos para achicar esa diferencia, que puede superar el 30%; además presentaron nuevos materiales.

Achicar la brecha productiva en el cultivo de soja y seguir incrementando la productividad, son objetivos que se ha trazado Grupo Don Mario (GDM). Jerónimo Costanzi, gerente de Desarrollo de la compañía, dijo a VERDE que “para eso se abordan tres pilares fundamentales: la mejora genética y tecnología, las prácticas agronómicas y el entendimiento del ambiente”.

Indicó que al diagnosticar la Red Don Mario MAS (Red DMMAS) “podemos observar una brecha de rendimientos entre los medios y los máximos explorados en cada región, que va desde 22% a 33%, respectivamente”. Mientras que en “Uruguay podemos precisar una brecha de 33% frente a la mejor combinación de genética, manejo y ambiente”.

“Con el objetivo de seguir creciendo y evolucionando día a día en la forma que seleccionamos y recomendamos nuestros productos, y de explotar al máximo los rendimientos y reducir las brechas productivas, estamos realizando en cada una de las localidades DM MAS una caracterización bien exhaustiva del ambiente. La finalidad es poder definir la mejor combinación de genética, practicas agronómicas y ambiente, maximizando la productividad, eficientizando los recursos y acortando las brechas”, señaló Costanzi.

Agregó que, “partiendo de mediciones y muestreos de suelo en la red, podemos acceder a un gran número de capas de información que nos ayudan a entender el comportamiento de las distintas variedades en las diferentes zonas, años y la interacción con las variables”.

Identificar la “mínima unidad agronómicamente manejable” dentro de cada lote, permite una adecuada optimización de la genética por manejo, mediante un uso eficiente de los recursos, permitiendo maximizar la productividad de cada sitio”.

Dijo que, con una “estrategia mutiplataforma”, Don Mario “puede contar con un portafolio de productos sumamente competitivo en las diferentes tecnologías que consideremos que aportan valor al agricultor”.

Sostuvo que hace más de 10 años se incorporó la tecnología Enlist al germoplasma Don Mario. “Eso, sumado a nuestro programa de Investigación y Desarrollo (I+D), que es versátil, dinámico y eficiente, nos permitirá llegar al momento del lanzamiento con un portafolio de variedades con destacado potencial de rendimiento frente a los testigos más representativos en cada grupo de madurez”, planteó.

Las sojas Enlist de Don Mario van desde el grupo 3 largo al 6 medio y suman tecnología STS, “con lo cual tenemos una excelente conjunción de germoplasma elite y biotecnología”, remarcó el gerente de Desarrollo de GDM.

Por otra parte indicó que, debido a la problemática de malezas de difícil control en cada una de las regiones, “se encarecieron los sistemas de control, que van desde US$ 70 a US$ 140 por hectárea en las situaciones más complejas. Pero también varias de ellas dejaron de ser eficientes. Por ese motivo, la genética Don Mario con tecnología STS y biotecnología Enlist es una muy buena combinación para poder contrarrestar la problemática que el productor enfrenta a diario”.

Costanzi adelantó que GDM está trabajando en un proyecto global denominado Optimus. “Se trata de un motor de recomendación, que a partir de la información generada por GDM y terceros, nos permitirá a través de modelos estadísticos y conocimiento agronómico potenciar la manera de recomendar y posicionar nuestros productos”, detalló.

Informó que Optimus, como motor de recomendación, estará vinculado con una herramienta digital que será el nexo entre los técnicos de GDM y el cliente, “permitiendo que la gestión de operación agronómica esté orientada a la agricultura por ambientes. Al conocer y entender las características productivas de cada lote y al sumar los algoritmos de ambientación y prescripción de Optimus, GDM ofrecerá las mejores prescripciones”.

Resaltó que “contribuir con la combinación de una genética elite, prácticas agronómicas e identificación de características ambientales, permitirá incrementar la productividad en cada una de las regiones sojeras, sobre la base de un marco de sustentabilidad y sostenibilidad de los sistemas productivos”.

GDM posee “uno de los tres programas de mejoramiento de soja más grandes del mundo, a lo que agrega escala global, porque opera en 16 países”, explicó el gerente de Desarrollo.

Agregó que GDM invierte en I+D el 12% de su facturación anual. “Cada año evaluamos en parcelas más de 1,4 millones de variedades en 15 países, aplicando tecnologías de vanguardia y de última generación. El banco de germoplasma es la base de un programa de mejoramiento, Nuestra presencia mundial nos permite aprovechar al máximo la diversidad genética. Esa escala amplia y globalizada nos permite entender y conocer cada ambiente y la interacción con nuestra genética”, concluyó.


Lea la nota completa en Revista Verde N° 87