Montevideo, 18 de Setiembre 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Zambia, el lugar donde en promedio la soja rinde 4.000 kg/ha y el trigo 10.000 kg/ha

La agricultura en algunas zonas de África tiene un potencial interesante, así lo dejó entrever Martín Lage, integrante de Lage-Lallemand, quien hizo una visita a Zambia. Explicó que “desde hace varios años que Lage y Cía. tiene clientes en África, tanto en Sudáfrica como en Zambia”. En ese sentido Lage y Cía. cuenta con un representante en Zambia que comercializa sus productos para cultivos intensivos y extensivos.

Zambia está en la región sur de África y es un país que no tiene salida al océano por lo que su producción agrícola es destinada íntegramente al mercado interno. De todas maneras Lage señaló que “hay mucho potencial de crecimiento en el área agrícola”. Agregó que quienes desarrollan la agricultura son productores descendientes de quienes colonizaron esa zona de África, “con mucha vinculación con Europa lo que les permite estudiar en el exterior”. Explicó que “de esa manera se va desarrollando un agricultura de punta que no tiene nada que envidiar a la agricultura de primer nivel, como Brasil o EEUU”.

Dijo que “manejan la agricultura al detalle” y por eso se destacan los rendimientos que obtienen que en los cultivos extensivos como soja, ronda los 3.500-4.000 kg/ha y en trigo y cebada los 8.000-10.000 kg/ha. Además no siembran cultivos transgénicos.

Zambia “tiene condiciones similares a lo que sería el centro de Brasil, particularmente la región de Goiás con un clima tropical y una estación marcadamente seca en invierno y lluviosa en verano, con precipitaciones en promedio de 1.500 mm”, explicó Lage.

En cuanto a la agricultura que se realiza señaló que “hay dos realidades”, por un lado “una agricultura de subsistencia familiar” y una agricultura “comercial muy tecnificada que es en la que trabajamos”.

A nivel extensivo los principales cultivos son maíz, soja, trigo y algo de cebada. El precio del maíz está regulado por el gobierno de Zambia porque es muy importante como alimento para la población, “por eso no resulta atractivo sembrar maíz para los productores comerciales”, indicó Lage.

Señaló que “la agricultura comercial se basa en soja y trigo, que se producen de forma muy intensiva en un área de 80 mil hectáreas que están bajo riego (pivot). Se riega el trigo o la cebada y mientras que a la soja, se la riega solamente al principio, para el nacimiento de las plantas y luego las lluvias son más que suficientes para desarrollar buenos rendimientos de soja”.

En base a su recorrido Lage se mostró asombrado al ver “todos esos campos que no están alambrados y son puro monte”. Explicó que lo que se desarrolla como agricultura comercial “se hace en unidades productivas de 3.000 a 5.000 hectáreas”, donde “se alambra todo el perímetro de esa estancia y se instalan todos los sistemas de riego y la infraestructura necesaria para ese campo”.

Pero las limitaciones de los servicios, que no es común encontrar en los pueblos, hacen que “el establecimiento tiene que tener todo, su planta de silos, toda la maquinaria necesaria, todos los mecánicos para atender esa maquinaria viviendo allí, por lo tanto en esos establecimientos hay mucha gente viviendo”.

Agregó que a su vez “la calificación de la mano de obra es muy baja” y que por eso “se necesita armar una buena organización en la empresa para llevar adelante la actividad”. Dijo que “se necesita un buen gerente en los campos, administrando bien los recursos”, algo que calificó como “un día a día diferente a Uruguay donde las cosas se resuelven de otra manera porque en el pueblo tenemos todos los servicios”.

Por no tener salida al mar Zambia está limitada en su comercio exterior y la producción agrícola se destina toda al mercado interno. Además “el costo de flete es elevado y la infraestructura es muy básica” y “todo lo que se produce de soja y trigo lo demanda el mercado interno”. Lo mismo sucede con el precio, que si bien mira Chicago, “tienen un precio interno” y ejemplificó que “hace algunas semanas la soja cotizaba entre US$/t 380-400”.

Pero porque todo lo que se produce se comercializa sin problema, Lage dijo que “por eso entiendo que hay potencial de crecimiento”, aunque advirtió que “en la actualidad están con costos elevados y los márgenes se han reducido respecto a lo que era algunos años atrás”.

Señaló que “la soja tiene un costo de producción que llega a los US$/ha 1.000”, aunque con los rendimientos que se obtienen y el precio de comercialización “da para tener un margen, aunque el mismo en los últimos años se viene ajustando, por lo que hoy no es frecuente las consultas de inversores extranjeros para llegar a ese país”.

Además de las muy buenas condiciones productivas Lage destacó que “se hace una fertilización muy precisa, no solo de macronutrientes sino de micronutrientes, manejan el cultivo al detalle”. Y señaló que para trigo y cebada se destinan unos “500 kilos de urea por hectárea”.

En la actualidad hay varios grupos inversores de EEUU y de Europa que están trabajando allí desde hace algunos años. La tierra no se vende sino que se da en comodato por unos 50 años y eso “hace pensar al inversor si realmente está dispuesto a realizar una inversión allí”, pero de todas maneras Lage señaló que “hay seguridad jurídica”.

Escuche la entrevista completa a Martín Lage.