Montevideo, 19 de Junio 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Uruguay avanza hacia el control biológico de lagartas en soja

El MGAP autorizó el registro de la tecnología, que es impulsada a iniciativa de Erro, Facultad de Agronomía y la empresa francesa Biophilia/Bioline, con apoyo de la ANII

Uruguay autorizó oficialmente un controlador biológico para lagartas en soja. La iniciativa es impulsada por Erro, Facultad de Agronomía y Biophilia/Bioline (de Francia), y cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII). Con el registro por parte de la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Uruguay avanza en esta tecnología que tiene como objetivo reducir el uso de agroquímicos y transitar a una agricultura más sustentable.

El concepto de agente de control biológico implica que un enemigo natural de la plaga se introduce de manera controlada en momentos oportunos. En el caso de lepidópteros en soja, el agente que se introduce es la Trichogramma Pretiosum Riley, una pequeña avispa, que parasita al insecto huésped, mediante la postura de huevos en dicho insecto.

El ingeniero agrónomo Germán Bremermann, integrante del Comité de Dirección de Erro, recordó que las primeras pruebas a nivel experimental se comenzaron a realizar junto a Facultad de Agronomía en la zafra 2003/04. En 2010 empezó a trabajar la empresa francesa Biophilia/Bioline, aplicando tecnología de última generación para tratar de multiplicar las avispas que son las que hacen el control biológico.

Posteriormente, en 2015/16 se comenzó a trabajar a gran escala y con diferentes resultados. Se cumplieron los requisitos que se necesitaban para el registro y se avanzó en el desarrollo de la tecnología.

“Es un producto que está pensado para el largo plazo, todavía estamos en etapa de desarrollo, ajustando dosis, momentos de aplicación y definiendo la logística de cómo aplicarlo a campo”, expresó Bremermann.

Indicó que primero se comenzó a nivel experimental, con parcelas de 10 a 15 hectáreas, y hoy ya hay unas 1.500 hectáreas distribuidas en diferentes zonas, con parcelas de 90 a 100 hectáreas para aplicaciones con fumigadores. “Si bien se está desarrollando, estamos en una escala precomercial”, comentó.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 76