Montevideo, 13 de Agosto 2020

  • °
  • H %
Agricultura

Tomás Molina: “En la zona centro, me animo a decir que la soja ha tenido un año de normal a bueno”

5 mayo, 2020

Tomás Molina, productor agrícola del departamento de Flores, dijo que a medida que avanza la cosecha de soja en la zona centro del país, “me animo a decir que tenemos un año de normal a bueno para la soja”.

Explicó que, en su caso particular, “si bien las precipitaciones no fueron parejas, fuimos beneficiados con algunas lluvias en febrero, y luego de fines de marzo”.

El avance de cosecha que registra está en torno al 45% y los rendimientos con toda el área de primera cosechada y comenzando la de segunda, están promediando los 2.600 Kg/ha, “que es un buen promedio para esta zona”.

Molina destacó que “ha sido un año interesante para poner los sistemas a prueba” y ver el comportamiento de los cultivos de primera frente a los de segunda. En ese sentido explicó que “no encontramos diferencias y si nos ponemos a buscar detalladamente podemos encontrar una diferencia a favor los cultivos de soja sembrados sobre los rastrojos de canola”.

Por eso subrayó que “cada vez nos afirmamos más en el doble cultivo, buscando distintas alternativas para poder hacerlo”. Señaló que se hace “para mantener una rotación sólida y tener siempre cubierto los campos y también por una cuestión de negocios”.

Particularmente en esta zafra dijo “no vemos gran diferencia entre las sojas de primera y las de segunda” y advirtió que “la soja de primera lleva un costo muy alto cuando tiene que mantener al sistema durante todo el año”.

Por eso sostuvo que “el porcentaje de área destinada al doble cultivo crece cada vez más”. En la zafra pasada la relación soja de primera versus doble cultivo fue de 72%-18%, a favor del doble cultivo, para la próxima zafra “la superficie con doble cultivo pasa a 85% del total del área sembrada”.

El número

“La zafra 2019/2020 dejará un buen resultado, no excelente ni para festejar, pero decoroso y acorde a los objetivos empresariales”, precisó Molina.

Recordó que en la zona “el invierno fue muy bueno y el verano está siendo normal”. Hoy el mayor impacto pasa por “los bajos precios de la soja, eso es lo que no ayuda a mejorar la rentabilidad del negocio”.

Pero “sumando los dos márgenes, de cultivos de invierno y veranos, terminamos con un ejercicio positivo que nos deja con ganas de seguir trabajando”.

Con respecto a la estrategia utilizada para vender la producción de soja, Molina fue claro: “Es una cacería de brujas poder pegarle el momento ideal de venta”.

Para no tener que salir a esa cacería explicó “trato de hacer un promedio durante todo el año e ir vendiendo semanalmente”.

Eso le ha permitido “construir un promedio” que en su caso “es de US$/t 318 puesta en Nueva Palmira”. Señala que “no es un buen precio”. En una soja de primera, “si no cosechas 2.800 kg/ha no cierra la cuenta”. Para las sojas de segunda señaló que “el punto de equilibrio se ubica en torno de 2.100 kg/ha”.

Para Molina estos valores “son límites para seguir produciendo” y se mostró “bastante preocupado por lo que puede ser el futuro, sobre todo viendo los precios internacionales del petróleo. No sabemos hasta dónde pueden aguantar los granos”, concluyó.

Escuche la entrevista completa a Tomás Molina.