Montevideo, 18 de Julio 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Todo pinta para lograr una muy buena cosecha

Las lluvias voluminosas de este verano sin dudas ayudaron a que la mayor parte de los cultivos de soja estén en muy buen estado, pero también son responsables de las chacras que no están en una buena situación. Si bien se cree que, de no haber ningún imprevisto, la cosecha será muy buena, se estima que el rendimiento promedio no alcanzará el  récord registrado en la zafra 2016/17.

Así, de forma contundente, lo afirmó el ingeniero agrónomo Esteban Hoffman, director de Unicampo Uruguay y docente de Facultad de Agronomía. Recordó que el récord de rendimiento en Uruguay se alcanzó en la zafra 2016/17, con un promedio de 3.000 kilos por hectárea. «En aquella zafra se dieron varios de factores. Primero, más allá del agua que se precisó, no hubo ningún evento complicado de lluvias, como tuvimos en esta zafra; además, en aquel momento tuvimos una situación de temperatura ideal», recordó.

Admitió que esta zafra tuvo agua y una condición térmica muy buena, pero dijo que también hay que tener en cuenta el resto de las cosas que hacen posible que después esas condiciones climáticas se transformen en un rendimiento elevado, «ahí aparece un montón de peajes por todos lados», comentó.

Primero señaló el rango de la fecha de siembra, que fue ideal en 2016/17 y que este año no se cumplió. «En aquella zafra tanto la soja de primera como la de segunda estuvieron muy bien sembradas. El rendimiento de la de primera y de la de segunda, que suele tener diferencias del 15% en Uruguay, tuvo una diferencia de apenas 5%», recordó.

Dijo que en esta zafra un porcentaje importante del área se sembró después de fin de año, algo que no se veía desde 2009/10. «En aquel momento el área de cultivos de invierno era muy importante, y más del 40% de la soja de segunda se sembró después del 6 de enero. No solo se sembró tarde sino totalmente por fuera de la estación de siembra», afirmó.

Consideró que pueden haber productores a los que les vaya bien, «pero también habrá una cantidad de chacras que no tendrán buenos resultados. En las de siembras muy tardías se ven sojas de segunda muy buenas, sobre todo en los departamentos de Colonia y San José. Pero después hay un área bastante grande de cultivos de segunda que están en muy mal estado», aseguró Hoffman.

Sostuvo que «hay cultivos que no vale la pena seguirlos, sería mejor empezar con la preparación de un barbecho y jugarse a un buen cultivo de invierno».

Confirmó que las sojas de primera en general están muy buenas, pero 10% o 15% del área no está muy bien. De todos modos, aclaró que eso no quiere decir que vayan a rendir poco, sino que pueden hacer bajar los promedios. «Considerando esos factores nos alejamos del promedio de 3.000 kilos por hectárea», dijo.

Consideró que tal vez esta zafra pueda parecerse más a la de 2012/13, «que también fue excepcional». Recordó que en aquel momento la fecha de siembra fue muy temprana para la segunda, «pero fue espantoso para la siembra de los cultivos de invierno, por el exceso de agua. Normalmente cuando hay cultivos con excesos de agua se adelantan notablemente, se acorta el ciclo y se cosecha mucho más temprano. En ese año tuvimos un rendimiento de 2.760 kilos de promedio», señaló el especialista en agricultura.

Dijo que en aquel momento el promedio podría haber sido mayor, pero recordó que Uruguay estaba en el máximo de área de soja, con la máxima expansión del cultivo, llegando a lugares del país donde la media de rendimiento era muy inferior al de la zona agrícola y que la que tiene la soja actualmente al estar concentrada en los campos de mayor potencial.

«Creo que el rinde promedio de esta zafra será más parecido al de 2012/13 que al de 2016/17. Me pesan mucho más las sojas complicadas que las buenas. Por las fechas de siembra, localización y que las chacras no son las mismas. Pero también es cierto que hay área joven, que las cosas se hacen distinto, que el material genético no es el mismo, factores que pueden tirar para arriba el promedio. Lo que aún no sabemos es cómo se manejó nutricionalmente la soja este año», comentó.

Operadores privados estiman que el área de soja de Uruguay en esta zafra es de 1,1 millones de hectáreas, pero según la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA), del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, se ubica en 989.000 hectáreas.


Lee la nota completa en la Revista Verde N° 76