Montevideo, 18 de Setiembre 2019

  • °
  • H %
Ganadería

Stanham considera que aranceles no son la única condición de éxito

El presidente del INAC destacó la apertura de Japón y señaló que los TLC no son determinantes para la concreción de más negocios; puso el ejemplo de México y Corea

hay muchas más condicionantes de éxito que la de los aranceles», dijo a VERDE el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham. El jerarca puso como ejemplo que Uruguay tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC) con México, donde la carne tiene un arancel del 7%, pero sin embargo las condiciones comerciales de ese país son tales, que van muy pocas exportaciones de carne uruguaya a ese destino. Sin embargo, señaló que el arancel para exportar carne a Corea del Sur es de 40% –allí Estados Unidos paga lo mismo que Uruguay y Australia tiene un TLC–, pero Uruguay exporta más a Corea que a México.

«Por lo tanto, hay que considerar que si bien el arancel quita precio, no necesariamente nos deja afuera del mercado. Es algo muy importante», remarcó.

Competir en Japón

El 13 de febrero partió hacia Japón el primer embarque de carne uruguaya después de 19 años sin entrar a ese mercado de alto valor. Allí Uruguay deberá pagar un arancel de 38,5%, que es el que establece el país asiático para los proveedores de carne que no tienen un acuerdo comercial, el mismo que paga Estados Unidos, pero mayor al que paga Australia.

Stanham señaló que en la agenda de Uruguay está trabajar en un TLC con Japón, pero que esas son apuestas de largo plazo. «El canciller (Rodolfo Nin Novoa) informó que se está trabajando, y que también hay conversaciones con Corea del Sur, Canadá, la Unión Europea, Singapur y con los países de Europa que no integran la Unión Europea –los más importantes son Suiza y Noruega–», comentó Stanham.

Mientras tanto, Uruguay seguirá compitiendo con las armas que tiene, con algunas desventajas, pero eso no quiere decir que no se puedan cerrar negocios, señaló. Recordó que también en China hay mucha competencia, así como en Europa y en Estados Unidos, aunque en este último no participan como proveedores los demás países de la región (Brasil, Argentina y Paraguay).

«Las condiciones de competencia existen en todos lados. Hay dos temas muy importantes. El arancel es tremendamente sustancioso porque saca precio, pero no traslada precio hacia adelante. Si tenemos un producto que vale US$ 15.000 por tonelada en el mercado, el exportador va a recibir US$ 15.000 menos 38,5% de arancel. No es que el exportador le va a recargar el costo del arancel al cliente, porque si lo hace va a quedar fuera de precio. El arancel le saca parte del precio al exportador, por eso algunos de nuestros competidores soportan más cuando los precios bajan, porque los aranceles que pagan no son tan altos», explicó.

Agregó que si los precios que se pagan en Japón sirven para determinado corte o producto respecto al precio que pagan otros mercados, también descontando los aranceles, esa carne irá para Japón.

Admitió que las condiciones de competencia de Australia son mejores que las de Uruguay, pero afirmó que eso no quiere decir que Uruguay no le va a poder vender carne a Japón.

Remarcó que el arancel que paga Estados Unidos y el que paga Argentina, con lo que pueda exportar desde la Patagonia, es el mismo que va a pagar Uruguay. Los países que no tienen tratado de libre comercio con Japón pagan el mismo arancel, por normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).


Lee la nota completa en Revista Verde N° 76

 

FOTO: presidencia.gub.uy