Montevideo, 25 de Agosto 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Solaris apuesta a un portafolio más adaptado y principalmente propio

La empresa busca atender las necesidades del sector con productos más eficientes en la relación calidad-costos, manteniendo su alianza con las marcas UPL y Bayer

En los últimos años Solaris se ha ido reconvirtiendo, con un portafolio más adaptado a las necesidades y más eficiente en la relación calidad-costos. “Hemos ido hacia un portafolio principalmente propio, que ha tenido un crecimiento muy importante y este año se está completando. Continúa nuestra alianza con UPL y con Bayer en el segmento de inoculantes”, dijo a VERDE el ingeniero agrónomo Gabriel Bertea, director de Solaris.

En materia de fitosanitarios, “estamos agregando moléculas nuevas permanentemente, detectando nichos de mercado para enfrentar la problemática de malezas u otras circunstancias que requieran nuevas soluciones. Para eso, apuntamos a tener siempre una alternativa de calidad, efectiva y rentable”, comentó.

También señaló que Solaris está trabajando en diversificar, “hoy tenemos productos para forestación, hortifruticultura y arroz. Por supuesto que la soja sigue siendo el principal cultivo en facturación, pero estamos muy enfocados en trigo, cebada, maíz, sorgo y pasturas. Tratamos de abarcar todas las necesidades”.

Bertea indicó que en esta zafra de invierno se está lanzando Control Extra, un nuevo fungicida, de amplio espectro, para los cultivos de trigo y cebada, «con excelente control de ramularia. Es una triple mezcla de estrobilurina con dos triazoles, que tiene una concentración muy interesante, desarrollada especialmente para Uruguay”, remarcó.

Agregó que en herbicidas el portafolio se adapta a las necesidades actuales, en función de las malezas que se van detectando, que son problemáticas y que requieren soluciones o mezclas a medida.

Consultado sobre los desafíos que implican las malezas, y concretamente los cambios planteados desde la demanda para solucionar esa situación, Bertea analizó que «hace cinco o seis años los herbicidas eran el 40% o 50% del mercado, y hoy representan prácticamente el 70%. Hay más necesidades de combatir las malezas tolerantes o resistentes, entonces se han tenido que incorporar mezclas o productos que se fueron reflotando. Muchas son moléculas antiguas, que vuelven a tener protagonismo porque el glifosato ya no es la solución a estos problemas, como lo era hace 10 años, porque las malezas se van haciendo tolerantes y/o resistentes”.

Consultado sobre su visión del mercado de los agroquímicos, explicó que “al caer el área de soja hubo también una caída de prácticamente el 50% en el mercado. Llegó a ser un mercado de importación de alrededor de US$ 250 millones y fue cayendo hasta llegar a US$ 100 millones en 2016 y 2017; ya en 2018 hubo una recuperación traccionada por esta necesidad de utilizar más herbicidas. El año pasado eso aumentó a unos US$ 140 millones de importaciones, de producto formulado, y a eso hay que sumarle la formulación local; pero es un crecimiento dado por la necesidad de utilizar más herbicidas y en menor medida por la recuperación del área de invierno”.

Bertea recordó que hubo modificaciones en los precios de los agroquímicos tras los ajustes del gobierno chino, considerando el impacto ambiental, aplicando sistemas de control y fiscalización y cerrando plantas o deteminando reducciones en la capacidad de producción. Fue una etapa de reestructuración del negocio industrial en China, y el año pasado comenzó una cierta estabilización en los precios. «Hay productos que pueden tener alzas, como algunos que pueden bajar, pero en general no hay grandes movimientos. Depende de cada producto y de los formuladores”, señaló.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 78