Montevideo, 3 de Julio 2020

  • °
  • H %
Ganadería

Siguen los controles a los alimentos importados en el mercado chino, aseguró Castiglioni

22 junio, 2020

La decisión del gobierno chino de incrementar los controles sanitarios de los alimentos en el mercado de Pekín, por el rebrote del covid-19 en esa ciudad, puso en alerta a los exportadores de carne uruguaya.

Los empresarios de ese sector plantearon al Instituto Nacional de Carnes y los ministerios de Relaciones Exteriores y de Ganadería que realicen gestiones diplomáticas para evitar que los embarques cárnicos de Uruguay registren problemas al ingresar a China, debido a la implementación de las medidas.

Consultado este lunes 22 sobre ese asunto en el programa Punto de Equilibrio en Carve, el director de la empresa Casti Trading, Daniel Castiglioni, señaló que las autoridades gubernamentales del gigante asiático intentaron relativizar el impacto de los controles de los alimentos al ingresar a ese destino y que incluso llegaron a descartar que el nuevo foco de coronavirus esté vinculado a esos productos.

En esa línea, el día sábado el gobierno chino informó que tras el comienzo de los controles, no se detectó Covid-19 en los productos alimenticios importados

Castiglioni, entiende que más allá de eso, “los controles siguen, no sabemos en qué profundidad y qué va a pasar”. Contó que desde el viernes 19 y hasta hoy lunes 22 los importadores han pedido a todos los frigoríficos de Uruguay, Argentina y Brasil, cartas firmadas por ellos en las que deben señalar que están asumiendo la responsabilidad y los protocolos para evitar el contagio de la enfermedad.

Además, en caso que se detecte un caso positivo de covid-19 en algún producto los frigoríficos exportadores se harán responsables de esa situación, dijo Castiglioni. Advirtió que todos los frigoríficos uruguayos firmaron las cartas porque sino no pueden seguir enviando mercaderías.

“Todavía se están realizando los controles, la operativa viene enlentecida (el ingreso), habrá muchos cambios y modificaciones, pero está en pleno ruidaje de esta situación”, reconoció.

Enfatizó que “el daño al mercado (de alimentos) está hecho, porque el rebrote de coronavirus hizo retroceder el consumo, entones la baja de los stocks cuando parecía que se iba a normalizar ahora se complica”.

“Estas situaciones siempre dan la posibilidad de que todo el mundo esté especulando con el mercado, y utilizar esto para pagar menos o hacer reducir” la actividad, se lamentó. China no precisa comprar mercaderías porque tiene mucho stock de productos.

Castiglioni, que es uruguayo y cuya empresa está instalada en China, aclaró que los pedidos de renegociación de contratos y precios “ya venían de antes, donde hubo  una disminución de hasta US$ 1.000 por tonelada, debido a la baja en el consumo”.

“Acá la principal amenaza es la reducción del consumo y el poco movimiento de stock”, porque “hay mucha carne, poca necesidad de comprar, se paga menos o no se compra a no ser que el precio sea verdaderamente bajo”. Es una cuestión de “especulación” que “se va a acomodar rápidamente”.

Castiglioni, que exporta carne de Uruguay, de Argentina y de Brasil, admitió que en los últimos tiempos maneja mayoritariamente negocios para vender el producto argentino y brasileño, y en menor volumen la uruguaya. Los precios de los países vecinos son inferiores a los de Uruguay, argumentó. Y señaló que en algunos casos ciertos clientes prefieren pagar algo más porque quieren la carne uruguaya.

Foto: @Pereira_Alvaro_