Montevideo, 18 de Junio 2019

  • °
  • H %
Ganadería

Rentabilidad de la lana sobresale frente a otros rubros productivos

El proyecto FPTA CriluMerino$, que involucra a varias instituciones, muestra importantes mejoras de resultados con la incorporación de tecnologías de bajo costo

La oveja le está ganando a cualquier otro rubro que hacemos acá y los números demuestran lo que vamos generando año a año», dijo a VERDE el productor Alvaro Méndez, propietario del establecimiento San Ramón, en Salto. La firma realiza una producción mixta, de ovinos y vacunos, y tiene también una zona arrocera con una represa para el riego. El arroz le permite trabajar con praderas de buena calidad y persistencia, y le dio una impronta distinta respecto a los campos de la zona.

El establecimiento participa de un proyecto de transferencia de tecnologías, Fondo de Promoción de Tecnologías Agropecuarias (FPTA CriluMerino$), financiado por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), liderado por el Consorcio Regional de Innovación en Lanas Ultrafinas (CRILU) y la Sociedad de Criadores de Merino Australiano del Uruguay (SCMAU), con el apoyo del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) y de Central Lanera Uruguaya (CLU).

Al inicio del proyecto, en junio de 2017, Alvaro Méndez y el equipo técnico identificaron dos áreas de mejora en el rubro ovino: la recría de hembras y la señalada.

En este caso, ambas limitantes se atendieron, mejorando la alimentación de los animales mediante el uso de raciones, debido a que este año no contaba con pasturas mejoradas para este fin. Nunca habíamos racionado ovinos; el año pasado 1.200 ovejas preñadas, de baja condición corporal (menor a 3) fueron suplementadas durante el último tercio de gestación. El costo de racionada de US$ 8 por animal, y señalamos 81% (13% más que el promedio de los últimos cinco años). El número da por todos lados, es una cuestión de voluntad y de empezar a hacer las cosas», afirmó el productor.

Con el objetivo de lograr un adecuado peso vivo a la encarnerada en borregas (mínimo 38 kilos) y dado que el diciembre de 2018 aproximadamente un tercio de la generación de hembras pesaba menos de 34 kilos, se decidió suplementar con una ración comercial (13% de proteína) a aquellas borregas más livianas (de menos de 34 kilos), mientras que el resto de la generación continuó en campo natural.

De un total de 1200 borregas, 400 fueron suplementadas (300 gramos por animal por día) y a inicios de abril de 2019, el 95% llegaba al peso mínimo de 38 kilos. «Y al inicio de la encarnerada, todas las borregas pesaban 42 kilos», destacó.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 77