Montevideo, 13 de Diciembre 2018

  • °
  • H %
Actualidad

Quienes riegan desde hace más de 50 años

Los productores con experiencia en el manejo del agua analizaron los cambios de la nueva Ley de Riego y el impacto que podrían tener

Finalmente no se juntaron las firmas necesarias para impulsar un referendum para derogar la nueva Ley de Riego, campaña impulsada por la Federación de Funcionarios de OSE (Ffose). Era necesario que 650.000 ciudadanos apoyaran la propuesta, pero se sumaron apenas 300.000. Si bien las modificaciones de la ley generaron alarma en varios ciudadanos, que señalaban la privatización del agua y el impacto ambiental, entre otros argumentos, quienes realizan la práctica del riego desde hace varias décadas aseguran que los cambios no son sustantivos en esos aspectos, y que están más vinculados con el papel de la inversión y la asociatividad entre los productores.

VERDE consultó a actores vinculados desde hace muchos años al riego, para que cuenten su experiencia y comenten su opinión sobre los nuevos puntos de la norma.

Si bien cuando se habla de riego en Uruguay en el primer rubro que se piensa es en el arroz, seguramente por su escala y por realizarse en varios departamentos, hay otras producciones que también utilizan la herramienta y que sin ella no podrían producir, como la horticultura y la caña de azúcar.

Seguramente el impulsor de estas modificaciones en la ley, el exministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, se inspiró en la experiencia asociativa de riego en Bella Unión, donde él mismo es productor.

En esa localidad del norte uruguayo existen tres cooperativas de riego: CALAGUA, CALPICA y SOFORUCE, que tienen capacidad para regar un área que supera las 6.000 hectáreas, abarcando a unos 300 productores.

Para Juan Ignacio Ferreira, productor de caña de azúcar e integrante de la Sociedad Fomento Rural de Colonia España (SOFORUCE), lo que plantea la nueva ley “es la mejor forma de que productores pequeños puedan acceder al agua, porque de lo contrario sería imposible”.

Señaló que a través de estas cooperativas riegan colonos y productores propietarios de tierras, que van desde 2 hectáreas hasta 200 hectáreas. “Es muy difícil ver en otras zonas del país productores con escalas tan chicas utilicen el riego, porque hay que tener mucho caudal de agua para regar, no se puede hacer con un pozo semisurgente”, comentó.

SOFORUCE brinda servicio de riego a 32 productores, la mayoría para caña de azúcar, aunque también hay horticultores. El sistema tiene la posibilidad de regar 800 hectáreas, pero actualmente riega unas 700 hectáreas.

También hay experiencias de regar pasturas para la recría de terneros. “Tenemos praderas que están sistematizadas para ser regadas y así rendir más, porque son campos chicos. También estamos evaluando engordar ovinos con pasturas regadas. Acá no contamos con grandes pivots, ni equipos sofisticados. Nos manejamos con canales y mangas, la gente tiene mucha experiencia con el riego. El recurso más importante es la gente, el regador, aquel que sabe mover el agua en la superficie. Sabemos que en otras zonas del país lo más difícil es conseguir gente con experiencia en riego”, admitió.

SOFORUCE toma el agua del río Uruguay (ver foto), con tres bombas autorizadas por la Dirección Nacional de Aguas (DINAGUA), para unos 2.100 litros por segundo, pero actualmente se están sacando 1.600 litros.

El sistema de riego de esa sociedad fomento se construyó en el año 1969, a cargo del Instituto Nacional de Colonización y de la Dirección Nacional de Hidrografía (del Ministerio de Transporte y Obras Públicas); y los productores pagaron un canon de 25 años para utilizar el sistema de riego en comodato.

La mayor parte de las instalaciones son de esa época, pero hubo partes que se modernizaron y ampliaron, creando otros levantes. El primer levante está en el río Uruguay, y riega unas 300 hectáreas. Para aumentar el área se agregaron otros tres levantes, llegando a regar 800 hectáreas de la Colonia España.


Lee el informe completo en Revista Verde N° 73