Montevideo, 19 de Junio 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Proquimur realizó varias jornadas de capacitación en distintas zonas del país

El equipo de Proquimur junto al Ing. Agr. PhD Carlos Pérez recorrió cultivos de soja en Mercedes, Paysandú, Nueva Helvecia, Carmelo, Tarariras y Rocha. En cada localidad, Pérez, experto en enfermedades foliares, analizó ante la atenta mirada de clientes y productores de la zona, el peligroso avance de la roya en los cultivos de verano. Después de observar cada caso, enumeró una serie de recomendaciones para el control de esta enfermedad.

En su apuesta por acompañar en cada paso al productor, Proquimur organizó una serie de recorridas por los cultivos de soja en varios puntos clave del país. Lorena Caamaño, gerente de investigación y desarrollo, explicó el origen de esta iniciativa. “Fue un año particular de enfermedades en el cultivo de soja, es el primer año que la roya empieza a afectar de esta manera porque llegó tempranamente. Detectamos esta problemática y creímos que era importante empezar a acercarnos a nuestros clientes para ver cuáles eran las situaciones y poder colaborar en el manejo de la misma. Es importante aprender a manejar la enfermedad: no es nueva en el país pero sí es nuevo el momento en el que comenzó a establecerse en el cultivo y el desarrollo que ha tenido por las condiciones climáticas favorables, por lo que fue necesario tomar medidas para manejarla correctamente”, indicó.

La clave está en la detección

Ante la preocupación de varios productores por la aparición temprana de esta enfermedad y la complejidad que tiene su combate, desde el departamento de desarrollo e investigación de Proquimur se comenzó a trabajar en un plan de apoyo al productor con la participación especial del Ingeniero Agrónomo Carlos Pérez, quien posee un doctorado en patología vegetal por la universidad de Minnesota.

“Es una enfermedad difícil de detectar inicialmente. Tiene un desarrollo muy explosivo cuando uno empieza a ver los síntomas. Entendimos que era importante generar capacitaciones para que el productor entendiera cómo era el manejo de la enfermedad y estuviera atento para poder manejarla adecuadamente desde sus primeros inicios”, agregó Caamaño sobre las jornadas que se realizaron en Mercedes, Paysandú, Nueva Helvecia, Carmelo, Tarariras y Rocha.

Las conclusiones obtenidas después de recorrer más de 15 chacras varían dependiendo la zona. “En el Este del país están las áreas más afectada por la roya debido a la proximidad a la frontera con Brasil, de donde viene la enfermedad. Allí realmente hay situaciones que son complicadas pero que se logran manejar con más de una aplicación de fungicida. En ese sentido, es muy importante focalizarse en la calidad de aplicación ya que contamos con productos muy eficientes, pero si no logramos alcanzar el estrato medio e inferior del cultivo con la aplicación no se logran buenos controles y pueden haber pérdidas importantes de rendimiento”, profundizó Caamaño.

La situación por zonas

Además de Rocha el departamento de Paysandú presentó, tras la recorrida realizada, algunas señales proecupantes. “Hay lugares bastante afectados y algunas situaciones más complicadas”, contó Caamaño. En tanto, al departamento de Colonia cuando realizamos las recorridas no había llegado aún la enfermedad, pero como quedaban muchos días de ciclo era esperable que apareciera, lo cual luego se confirmó cuando las condiciones fueron predisponentes para el desarrollo de la roya”, apuntó la gerente de desarrollo e investigación de Proquimur.

Lo más valioso, según Caamaño es que “la gente logró detectar la roya a tiempo y la está manejando. La difusión de la problemática por parte de organismos como el INIA y actores privados hizo que el productor estuviera atento a la problemática y empezara a hacer controles. Sin duda que en lugares puntuales se tendrá situaciones donde la roya cause pérdidas, pero en general se está logrando manejarla adecuadamente porque hay muchos productos disponibles que son eficientes para controlarla”, concluyó Caamaño.

No aplicar por aplicar

Durante las recorridas el experto Carlos Pérez hizo enfasis en más de una oportunidad en una idea clave para el manejo de la roya y en general de las enfermedades folialres: “no aplicar a lo loco”.

Para Lorena Caamaño, este punto es muy importante y desde Proquimur se trabaja a diario con el productor en el apoyo de la protección del cultivo. “Es importantísimo tener seguridad de la detención de la enfermedad sobre todo porque los productos cuando uno los aplica tienen una residualidad determinada y el ciclo de cultivo es muy largo. Hay que apuntar a detectar la enfermedad a tiempo y hacer la aplicación cuando la enfermedad esté presente. Esto es determinante para que el producto sea eficiente, porque si aplicas sin la enfermedad presente, empiezan a correr los días de residualidad del producto y ello puede obligar a hacer aplicaciones secuenciales en momentos no óptimos y se terminan comprometiendo la rentabilidad del cultivo”, explicó al respecto Caamaño.

“Nosotros creemos que la detección a tiempo es fundamental y hacer una aplicación cuando tenés dectetada la enfermedad”, agregó la ingeniera agronoma.

Para finalizar, Caamaño remarcó la importancia de continuar generando encuentros de capacitación y apostar al dialogo permanente con el productor. “Las jornadas que se hicieron son un reflejo de ayudar a nuestros clientes. A medida que se detecten problemáticas vamos a tratar de responder a tiempo y vamos a seguir trabjando en algunos temas que son de problemática, tratando de difundir las herramientas que tenemos y cuál es el manejo más adecuado de las mismas”.

RECOMENDACIONES DE CARLOS PÉREZ

– El inoculo es exógeno, la roya viene de afuera de la chacra, no se puede manejar como las mancha marrón.

– Niveles de intervención: primera detección.

– La roya cuesta verla: tomarse tiempo para buscarla en el cultivo, recorrer la chacra, monitoreo detallado de la sanidad, enviar muestras al laboratorio, no esperar síntomas.

– La roya no depende de la lluvia. Con 6 horas de agua libre se ve favorecida para la infección.

– Detectar no significa que tengo que aplicar sino integrar con otros factores: clima, rocíos prolongados y presión de inóculos.