Montevideo, 25 de Agosto 2019

  • °
  • H %
Ganadería

Proponen establecer un cupo Hilton para animales terminados a granos

Esto permitiría «blanquear situaciones» en Argentina, dijo a VERDE el profesor y asesor Darío Colombatto, quien además analizó la producción y el negocio en la región

Establecer un cupo especial de cuota Hilton que no provenga totalmente del engorde pastoril, sino que se integre además de animales terminados a granos, sería positivo para “blanquear situaciones que de facto se están haciendo”, admitió el ingeniero agrónomo Darío Colombatto, profesor de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires y asesor técnico de establecimientos en Argentina, Uruguay, Chile, Brasil y México

El experto agregó que “muchas veces nos cuesta despojarnos de nuestros propios intereses y la honestidad intelectual queda en deuda. Tendríamos que ser capaces de demostrarles a los socios europeos que si tenemos un animal cuya vida es de poco menos de 700 días y que en sus últimos 90 días recibió una alimentación a corral, el resto de su producción fue en una ganadería puramente pastoril”.

Explicó que “si hacemos la cuenta, el 88% de la vida de ese animal recibió solamente pasto y el 12% recibió algo de grano, porque siempre se le va a dar algo de forraje. Entonces, lo único que hacemos con esos 90 días a corral es darle la grasa adecuada y más apreciada por el consumidor».

Comentó que le ha pasado de terminar animales de manual, en alfalfa, y cuando llegan los bifes les dicen que la grasa está amarilla, aunque eran animales de 22 meses.

Además, sostuvo que hay que pensar en todos los cortes y no sólo en los tres que se van a Europa, porque el consumidor europeo va a comprar el lomo o el entrecot, muy contento, pero los otros mercados dicen que la grasa es amarilla. «Hay que pensar que la res tiene 21 cortes”, enfatizó.

Trazabilidad: mina de oro en información

Colombatto dijo tener una visión favorable de Uruguay, y se mostró sorprendido «por la visión de apertura y de integración de la res», ya que los cortes más caros que se producen en el país se van a los mercados que más pagan por ellos.

Otro de los aspectos que destacó, es la trazabilidad obligatoria, la que calificó como “una mina de oro en términos de información, sobre todo en los confinamientos para empezar a elegir los mejores proveedores en términos de la calidad de recría o cría que hacen”.

No obstante, reconoció que en Uruguay a esto aún no se le saca el provecho en su máxima expresión. “Con algunas empresas que he trabajado me ha llevado tiempo tratar de inculcar la idea de que en la gestión de datos había una información suficientemente importante para sacarle provecho económico, y no sólo cumplir con una exigencia de los organismos regulatorios”, dijo.

De esta manera el especialista explicó que esta herramienta le permite darse cuenta de cuáles son aquellos animales que andan mejor en un sistema de producción, de dónde vienen y así hacer más objetivas las pretensiones de los proveedores de la reposición.

Explicó que, “podría tener una información que me permita decirle a cada proveedor hasta cuánto puedo pagar, en función de la calidad de su ganado. Eso lleva tiempo, pero es un camino a seguir. Hay que sacarle más información a los datos que muchas veces tenemos que tener hasta por obligación”, dijo.

Peste porcina: una de cal y una de arena

Colombatto dijo que es lamentable para China la fiebre porcina africana. “China tiene el 50% de las cerdas madres del mundo, lo que plantea un déficit de carne de cerdo para los próximos tres a cinco años”, remarcó.

Para el especialista eso deja dos escenarios: por un lado, la posibilidad de aumentar las exportaciones de carne vacuna a China; y por otro, la posibilidad de que otros actores aumenten su participación en el mercado de la carne porcina, como es el caso de Chile.

Pero al mismo tiempo, advirtió que “va a haber una caída en el precio de la soja, porque al haber menos cerdos que alimentar en China hará caer la demanda de ese producto. Eso implica menos compras de soja a Argentina, Brasil, Uruguay y Estados Unidos.

Por lo tanto, «es una de cal y una de arena”, consideró, al tiempo que llamó a extremar las medidas “para que no nos traigan la peste porcina a los países de la región”.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 78

FOTO: FAUBA