Montevideo, 18 de Junio 2019

  • °
  • H %
Ganadería

Presencia de la carne uruguaya crece en los mercados más dinámicos

INAC señala mayor penetración del producto en China y Estados Unidos, dos países donde aumenta el consumo y donde Uruguay ganó más terreno que sus competidores

Actualmente Uruguay coloca su carne en los mercados más competitivos, en países con más proveedores, y que además son los mercados más distantes. La buena noticia, es que en el último año la colocación de carne de Uruguay estuvo concentrada en mercados que están creciendo, en los más dinámicos, como Estados Unidos y China, donde además Uruguay creció más que la competencia, destacó el gerente de Información del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Jorge Acosta.

Acosta fue uno de los expositores en una reunión especial de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG), de la que también participaron el presidente del INAC, Federico Stanham, el director de frigorífico Pando, Eduardo Urgal, y el empresario agrícola-ganadero Marcos Guigou (director de ADP).

Allí, el gerente de Información del INAC expresó que le llevó 10 años aprender que el negocio de la carne es complejo, porque «la carne no existe».

Explicó que eso quiere decir que cuando  un animal se faena, se desarma y se genera bastante más que ese producto. Son más de 100 productos que se venden en el mercado interno y para exportación. En el mercado interno operan al menos 700 distribuidores y 2.500 carnicerías; y 50 exportadores se encargan de venderle esos productos a más de 1.000 clientes en 80 destinos.

«Hacer negocios con la carne significa vender bien todo el animal, no es solamente vender el bife o el lomo. Y vender todo el animal es lo que lo hace un negocio complejo. Por eso la ironía de decir que la carne no existe», sostuvo.

En 2018 se exportaron 474.000 toneladas de carne vacuna, que generaron US$ 1.670 millones. El precio promedio fue US$ 3.522.

Acosta dijo que es importante considerar el indicador equivalente con hueso, porque la mayor parte de la carne se exporta sin hueso, y ese indicador permite comparar entre años y con competidores. Por lo tanto, lo que se carga dentro del contenedor vale más de US$ 3.522 por tonelada.

El gerente dijo que lo importante es conocer qué mercado paga mejor cada producto. En términos gruesos, la carne se vende congelada y enfriada, con y sin hueso. En general hay cuatro grandes productos. El mayor volumen vendido es congelado y sin hueso, que significa 77%; congelado con hueso 11%; y enfriado sin hueso 11%. Todos esos productos se venden por debajo del precio promedio de la tonelada de carne de exportación, remarcó Acosta.

Agregó que la élite de cortes se vende a US$ 6.754 por tonelada, son con hueso, ramp & loin y bifes que van a la Unión Europea, productos que valen bastante más que los demás.

De los cinco principales recortes, que representan 31% del volumen exportado y 12% del valor, solo el garrón y recortes son componentes de la carne bovina, los demás son subproductos, que también se tienen que valorizar para llegar al precio promedio de US$ 3.500 por tonelada. En 2017 casi el 100% de los huesos bovinos se colocaron en un solo mercado: China. Fue uno de los productos que se exportó en mayor volumen. Y los recortes, básicamente trimmings, empiezan a aparecer en otros mercados, como la Federación Rusa y el Nafta, fundamentalmente en Estados Unidos.

Otros productos como el garrón, los bloques o mantas, la falda y el asado se colocan de forma casi exclusiva en China. Los delanteros Kosher van a Israel y Estados Unidos; el lomo va a Islas Canarias, Estados Unidos, el Nafta y la Unión Europea, y los que son kosher a Israel. «Pero todo este aprovechamiento, de los distintos productos en los distintos mercados, tampoco significa que sean para siempre», advirtió el gerente de INAC.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 77