Montevideo, 6 de Julio 2020

  • °
  • H %
Agricultura

Nuevo Surco lanzó dos nuevos materiales de trigo para esta zafra

24 mayo, 2020

24-05-2020 | Resistencia a enfermedades, potencial de rendimiento y calidad panadera son la base de la selección de los nuevos materiales uruguayos impulsados desde la empresa

Nuevo Surco lanzó dos nuevos materiales para esta zafra de trigo: Malevo y Berretín. Pablo Engelhardt, director de la empresa, comentó a VERDE que “si bien ambos tienen ciclos bastante parecidos”, Malevo “es el más corto dentro de los ciclos largos”, mientras que Berretín “es el típico material de ciclo intermedio”.

Ambos fueron evaluados durante tres años por el Instituto Nacional de Semillas (Inase) y por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (Inia), donde se vieron reflejadas las características básicas de selección: resistencia a enfermedades, potencial de rendimiento y calidad panadera.

Engelhardt destacó que eso permite “diversificar el momento de siembra” del trigo. Señaló que Malevo se puede empezar a sembrar desde el 5 o 10 de mayo en adelante, la fecha óptima es entre el 20 de mayo y el 20 de junio, y puede seguir sembrándose hasta los primeros días de julio, señaló.

Mientras que Berretín, dijo que “es recomendable sembrarlo más tarde”, a partir del 20 de mayo, con una fecha óptima de siembra en todo junio y puede plantarse hasta fines de julio. La idea de establecer esos períodos de siembra es evitar las heladas que se registran en octubre y que pueden afectar negativamente a los cultivos de trigo en el momento de floración, puntualizó.

La densidad de siembra prevista es de 35 a 40 plantas por metro lineal, lo que representa unos 100 kilos de semillas por hectárea, según los cálculos de la firma.

El director de Nuevo Surco comentó que el proceso de lanzamiento de nuevos materiales de trigo en Uruguay es “largo y a veces difícil de llevar adelante, por la inestabilidad propia del negocio agrícola”.

Los dos nuevos materiales fueron generados por la empresa en Uruguay, partiendo de la base del trabajo realizado por el doctor Alberto Artola, encargado de la generación de variedades a partir del cruzamiento de germoplasma que obtuvo de distintos lugares, como el Centro Internacional de Mejoramiento en Maíz y en Trigo (CiMMYT), ubicado en México, y algunas variedades creadas en Uruguay por el Instituto Alberto Boerger, entre otras de distintos orígenes.

“Esos fueron los insumos combinados para lograr el objetivo de generar estos nuevos materiales, con una base genética fuerte, que fueron evaluados durante mucho tiempo, en las condiciones ambientales de Uruguay”, acotó.

Hay que considerar la importancia de haberlos estudiado y generado bajo la presión de ciertas condiciones de la producción agrícola uruguaya, como las enfermedades y el clima.

Aspectos de selección

Respecto a las características de las variedades lanzadas por Nuevo Surco, Engelhardt comentó que, en acuerdo con el doctor Artola, definieron que “lo más importante de un material en trigo debe ser la base genética vinculada a la resistencia a enfermedades” que afectan al cultivo.

Ese es el primer criterio de selección establecido por la empresa, “cualquier material que se genere y no cumpla con ese aspecto sanitario tiene que ser eliminado”, justificó.

Agregó que, luego de obtener las variedades “más sanas”, considerando el fundamento mencionado, se avanza en el segundo punto clave que es el “potencial de rendimiento”.

Después de tener la seguridad de que el material generado cumple con esas dos características, “apuntamos a que brinde una calidad suficiente para la producción de trigo de calidad pan”, destacó.

Comercialización

Para la comercialización de los nuevos materiales en trigo, Nuevo Surco estableció alianzas con cuatro empresas multiplicadoras: Barraca Young, Agroapoyo (Mercedes), Dufour Commodities y Agromotora Flores.

De esa forma logra el objetivo de alcanzar una “buena dispersión” en la zona agrícola uruguaya, lo que favorece la “reducción de los costos de fletes” para el transporte de las semillas, resaltó.


 

NOTA DE REVISTA VERDE N° 85