Montevideo, 19 de Marzo 2019

  • °
  • H %
Empresariales

“Nuestros equipos pasarán de la automatización a la autonomía”

Entrevista con Samuel Allen, presidente y director ejecutivo de Deere & Company, quien se refirió a los desafíos de la agricultura, a las tendencias tecnológicas y objetivos de la compañía

El presidente y director ejecutivo de Deere & Company, Samuel Allen, visitó Interagrovial SA, empresa que representa y distribuye los productos de la marca John Deere en Uruguay. El empresario estadounidense fue entrevistado por VERDE y analizó la realidad del negocio agrícola en general y de la industria de maquinarias en particular.

Explicó que el desarrollo de la tecnología evoluciona hacia los equipos autónomos y que probablemente sea la producción vitícola la primera en adoptar estas nuevas tecnologías. Además destacó que la empresa invierte US$ 4 millones diarios en investigación y desarrollo y admitió que el conflicto entre Estados Unidos y China elevó los costos de los componentes utilizados para la fabricación de sus equipos.

¿Cómo ve al sector de los agronegocios?

Somos muy optimistas con las perspectivas de largo plazo para el sector agrícola a nivel mundial. Tenemos dos perspectivas, por un lado que habrá 2.500 millones de personas más en el mundo hasta el año 2050, y creemos que dos tercios de esa población vivirá en ciudades. Para apoyar ese crecimiento de población tendremos que duplicar nuestra producción de alimentos a nivel mundial, haciéndolo de una forma muy sustentable, cuidando el medioambiente, y con menos personas, ya que más gente estará viviendo en las ciudades. Eso ayudará a que el negocio agrícola siga creciendo, a que los productores rurales sigan creciendo, así como las empresas que están asociadas al mundo de la producción agrícola.

¿Cómo ve a Sudamérica?

Triplicamos nuestro negocio en Latinoamérica en los últimos 10 años. Creemos que fuera de nuestra casa, que es Estados Unidos, Latinoamérica representa el mercado con mayor potencial de crecimiento. Otras geografías con potencial de crecimiento son África y los países bálticos. En África si bien hay mucha tierra disponible, hay desafíos políticos, sociopolíticos y económicos, que no le permitirán crecer en el corto plazo. Vemos mucho potencial especialmente en Sudamérica. En Brasil, por ejemplo, cada hectárea puede crecer el doble en producción respecto a una hectárea agrícola de Estados Unidos, ya que pueden hacerse dos cultivos y hasta dos cultivos y medio por año.

¿Cómo evoluciona la tecnología para aportarle más eficiencia al productor?

Somos la empresa número uno a nivel mundial, en el desarrollo de tecnología e innovación para productos agrícolas. Para John Deere la agricultura de precisión es el viaje que cambiará de manejar el cultivo a nivel de chacra, para moverse a un nivel de manejo por planta, de forma individual, durante el ciclo productivo. Parte de eso es la tecnología JD Link, recientemente lanzada en Uruguay, que permitirá que los equipos se comuniquen entre sí, de forma telemática, comunicarse con la nube y con los concesionarios o el mismo cliente, entregándole información en tiempo real de todo el ciclo productivo. Por ejemplo, la profundidad de la semilla, velocidad de siembra o crecimiento de la planta. El manejo individual por planta se vuelve posible gracias a esta tecnología.

¿Ese es el gran cambio que plantea la industria hoy?

No sé si puedo hablar por la industria, pero sí por John Deere. Nuestro foco principal es la tecnología e innovación.

¿Y cómo sigue ese camino?

Compramos una empresa en California, que se llama Blue River Tecnologies, que se dedica totalmente a la inteligencia artificial y robótica para la agricultura. Están trabajando en una tecnología para la producción agrícola, llamada See & Spray, para lo que tomaron más de 1 millón de fotos del primer cultivo con el que estamos trabajando, que es algodón. Esas fotos son para que el sistema artificial reconozca si es una planta o alguna maleza, para poder trabajar los químicos con mucha más precisión. En 2018 tuvimos ocho máquinas prototipo trabajando en Estados Unidos. Una de esas máquinas trabajó en el estado de Misisipi. En el ciclo productivo de 2017 uno de estos productores invirtió US$ 250.000 en productos químicos, y en 2018, con esta nueva tecnología, solo utilizó US$ 25.000 de productos químicos. En estos casos, la inteligencia artificial trabajando y creciendo en nuestros equipos, genera un cambio en las personas, en el medioambiente, en la forma de pulverizar y en la eficiencia del agricultor. Esta tecnología también la vamos a utilizar en cosechadoras y otros equipos, para volverlas cada vez más inteligentes. Hicimos esta compra tan importante en California, porque fuimos a donde estaba el conocimiento, y allí se va a centrar el foco de John Deere en inteligencia artificial.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 73