Montevideo, 18 de Setiembre 2019

  • °
  • H %
Agricultura

Mauricio Oyharzábal: “El gran desafío con estos números es no perder calidad en tecnología e inversión”

Con el avance de la zafra de invierno se planifica el área de verano y muchos productores comienzan a ver cómo hacer para lograr ser eficientes y cerrar finalmente un número que, al menos, los ayude a equilibrar la ecuación.

Así lo explicó Mauricio Oyharzábal, empresario agrícola del departamento de Soriano, “estamos haciendo magia tratando de manejar los costos”, ya que entiende que “por algún lado hay que ajustar para que esto sea rentable”.

A su vez, confirmó que “en soja y maíz los puntos de equilibrio están más altos en relación a la zafra anterior”, si la soja rinde 2.900 kg/ha “a un valor de venta de US$/t 300 el margen es de US$/ha 50”, algo que parece muy magro en relación al costo que demanda poder sembrar esa soja.

Oyharzábal sostuvo que “desde el punto de vista económico los números están muy justos” y por eso advirtió que se necesita “una primavera buena, para realmente poder sacar un número que nos defienda”. De lo contrario estimó que la zafra será “muy similar a lo que fue la última campaña de soja, que comenzamos a sembrar con un valor de US$/t 350 y terminamos vendiéndola a US$/t 300 y eso genera un impacto muy fuerte más allá de la productividad”.

Por eso consideró que “el gran desafío hoy con estos números es no perder calidad en tecnología e inversión”.

En su empresa Oyharzábal siembra unas 2.800 hectáreas de soja (entre primera y segunda). Confirmó que para esta zafra el área de soja baja 10% en comparación con la zafra anterior. A eso se le suman unas 800 hectáreas de maíz y unas 400 de sorgo (que se incorporó con el plan Alur).

De cultivos de invierno sembró unas 2.200 hectáreas en total, con un área muy importante de colza, sumado a trigo y cebada.

Particularmente la colza no se siembra con contratos sino que se comercializa con empresas tratando de fijar posiciones cuando el mercado sea más atractivo. Pero además para esta, Oyharzábal explicó que “se busca ser más amigables con el medio ambiente” y por eso la colza no tendrá desecante, “buscando un sobre precio por acceso a otros tipo de mercados” por ejemplo Europa.

Dijo que entre lo que se pierde en cosecha y el número del desecante, “hemos hecho cuentas por todos lados y no es tanta la diferencia como para poder ser un poco más amigables con el medio ambiente”.

Escuche la entrevista completa a Mauricio Oyharzábal.