Montevideo, 20 de Octubre 2019

  • °
  • H %
Empresas

Más de 40 años surcando los cielos para ayudar a cultivar los suelos

La empresa Pino Aero Aplicaciones Ltda trabajó para imponer los beneficios de las aplicaciones aéreas, y también incorporó equipos terrestres de última tecnología.

«Hasta hace unos años, producto de la aparición de la maquinaria de aplicación terrestre, se instaló un mito sobre el avión. Se decía que era como los bomberos, que se lo llamaba cuando el productor se veía en aprietos por el exceso de hídrico en los campos, porque la falta de piso no permitía que las aplicaciones se hicieran por tierra, y que por eso se trataba de un servicio caro”, planteó a VERDE Patricio Porciúncula Pino, piloto comercial aeroaplicador y encargado de la empresa Pino Aero Aplicaciones Ltda.

Aseguró, en tanto, que actualmente se ha generado “una cultura de avión, de trabajo aéreo, en conjunto con los productores, logrando así un balance entre la aplicación aérea y la terrestre. Le demostramos al productor que el avión es una buena herramienta para la aplicación si se usa de la forma correcta”.

En ese sentido, destacó que este es el segundo año que la empresa contrata un ingeniero agrónomo argentino, especialista en aplicaciones aéreas, que les brinda asesoramiento para calibrar los equipos de las aeronaves, logrando optimizar los rendimientos de las aplicaciones.

Porciúncula comentó que con el uso de nuevas tecnologías, como la aparición de nuevas máquinas, la competencia ya no está solo en las empresas aeroaplicadoras, sino también en contratistas y en los propios productores que adquieren esos equipos. “Tenemos que ser más creativos e invertir en más tecnología para seguir siendo una empresa líder en el marcado”, señaló.

El joven empresario indicó que la evolución de la actividad en los últimos 20 años fue muy grande “y favorable en todos los aspectos. Hoy la gran mayoría de los equipos aéreos y terrestres tiene un sistema de mapeo y banderillero satelital; los sistemas cambiaron mucho al igual que la composición en los materiales de los equipos, que son de acero inoxidable, lo que los hace prácticamente indestructibles”.

Destacó que “todas las empresas tienen pilotos que conocen de cultivos, de agroquímicos, sobre la forma apropiada de realizar un tratamiento y en qué condiciones, y saben manejar de forma correcta un GPS. Tienen una capacitación constante y se realiza mucha inversión en tecnología para garantizar un buen servicio y una buena práctica agrícola. En la empresa contamos con equipos de monitores que envían al celular o a la computadora de la base de operaciones lo que estamos haciendo en tiempo real”.


LEE LA NOTA COMPLETA EN REVISTA VERDE N° 79