Montevideo, 22 de Octubre 2019

  • °
  • H %
Actualidad

Los fabricantes de maquinaria piden igualdad de condiciones

La industria uruguaya solicita que así como las máquinas de fabricación extranjera no pagan impuestos para ingresar al país, tampoco lo hagan las partes y demás insumos que se utilizan para la fabricación de productos de origen local. Carlos Hartwich dijo que este reclamo se viene planteando sin éxito hace más de 10 años

“Por alguna razón el gobierno no quiere que existan fabricantes en el país”, explicó Carlos Hartwich, director de Metalúrgica Hartwich, de la ciudad de Young. De esa forma planteó su molestia ante la ausencia de respuestas oficiales, a un planteo que los fabricantes uruguayos de maquinaria agrícola realizan hace ya más de 10 años.

El empresario señala que Uruguay no le cobra impuestos a la maquinaria agrícola que se importa, algo que reconoció como muy beneficioso no solo para los productores sino también para el país en su conjunto; agregó que es esa una de las grandes explicaciones de la gran tecnificación que existe en el agro uruguayo. Aclaró no estar en contra de esa medida, pero planteó que no es justo que los fabricantes uruguayos de maquinaria deban pagar muchos impuestos para importar partes y demás insumos para la fabricación de sus equipos.

“Nos reunimos con todos los ministros de Industria, Energía y Minería de turno, con los ministros de Economía y Finanzas, con la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados y demás, pero no logramos avanzar, seguimos con el mismo castigo para la producción”, expresó.

Indicó que Argentina tiene un subsidio muy importante a la fabricación nacional, y Brasil también porque con los impuestos a la importación favorece mucho a su producción local, “sin embargo Uruguay la castiga. No estamos hablando ni de la escala de producción, ni de la eficiencia. Es independiente a todo eso. Si el contador de una empresa multinacional analiza instalar o no una fábrica de maquinaria en Uruguay, la conclusión es que no lo hará, porque le conviene producir en cualquier otro lugar del mundo y traerla a Uruguay ya pronta, porque de esa forma ingresará libre de impuestos”, comentó.

 

Nota completa Revista VERDE N° 61