Montevideo, 20 de Octubre 2019

  • °
  • H %
Actualidad

Las propuestas de negocios de ADP para agricultores y ganaderos

La empresa consolida su diversificación de negocios, geográfica, de productos y proveedores, a través de distintos programas, con mayor protagonismo de sus corrales

Agronegocios Del Plata (ADP), propone varias herramientas comerciales para agricultores y también para los ganaderos. Valeria Sasso, gerente ejecutiva de ADP, dijo a VERDE que la empresa cuenta con diferentes planes para la compra de ganado, además de planes de originación de trigo, maíz y también para sorgo.

Explicó que los granos se reciben en los corrales de ADP durante todo el año. «Ahora, por ejemplo, ya estamos cerrando negocios por maíz de la zafra 2019/2020”, señaló. El precio, “surge en base al presupuesto de cada corral de engorde, pero va en línea con el precio del mercado”.

Explicó que el volumen total depende de la demanda de los seis corrales que opera la empresa, y también de la propia producción. Subrayó que la gran ventaja es que los granos que demanda ADP no necesitan pasar por secadora, un costo que se evita el productor.

Este año ADP comenzó a proveer granos a los productores que participan de los planes de recría, capitalizaciones, y que necesitan suplementar en el invierno. “Nos beneficiamos todos: el ganado aprende a comer antes e ingresan con mejor peso al corral, sin perder kilos por estrés”, destacó.

Añadió que en el caso del sorgo se está apuntando al de bajo tanino, que tiene un precio 10% inferior al del maíz, mientras que el sorgo de alto tanino tiene un descuento de 12% frente al de bajo tanino.

Tanto para maíz como para sorgo y trigo, la dinámica comercial es similar. Se van completando cupos de acuerdo a la necesidad de cada corral. “Actualmente estamos comprando un trigo para corral que no tiene los requisitos de calidad de exportación”.

Las propuestas ganaderas

En la actualidad, son tres las propuestas para comercializar ganado con ADP: capitalizaciones, planes de recría y compras spot. Sasso señaló que las capitalizaciones siguen con el mismo esquema, pero dependen mucho del productor, porque a medida que van apareciendo interesados se va ampliando el abanico de posibilidades.

Admitió que hay elementos que inciden, cómo el lugar de producción, el tipo de ganado, la experiencia de los productores o el aporte en la capitalización. «El promedio de una buena integración podría ser 80% para el productor y un 20% para ADP. Hay una oportunidad interesante para criadores, de asociarse con recriadores e ingresar en una capitalización integrada”, consideró la gerente.

Agregó, por otro lado, que los planes de recría permiten una planificación organizada para la entrega a los corrales. “Les pedimos a los productores que, para ingresar en los planes de recría, avisen con un mínimo de 120 días, o sea un ciclo anterior, que van a tener ganado para entregar”.

Sobre los precios, indicó que ADP ha creado una referencia de valores, que tiene como componentes el precio promedio de las ventas por pantalla y lo que marca la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG). “Buscamos darle una transparencia y un precio de mercado bien actualizado”, dijo la gerente ejecutiva de la empresa.

Además, al precio se suman bonificaciones por: saber comer; distancia (cuanto más cerca mejor bonificación); y homogeneidad del lote (cantidad y calidad). Quien cumpla con todas las condiciones alcanza una bonificación de US$ 0,17 por kilo, allí también se incluye la bonificación genética de Frigorífico Modelo. Esto obedece a que si el productor puede comprobar, mediante certificación, que su ganado tiene genética de esa cabaña, conseguirá US$ 0,06 por kilo de bonificación.

Para este año ADP tiene previsto encerrar unos 60.000 vacunos. Sasso detalló que de ese total, casi 60% lo proveen productores, mediante los planes de recría, las capitalizaciones y el acuerdo que se tiene con Carne Crea, «que crece año a año, nos da mucha satisfacción por la calidad del ganado y el orden con el que trabajan”; mientras que el 40% restante llega a través de consignatarios de ganado.

También adelantó que para fines de este año estará operativo un nuevo corral de engorde, en Caraguatá (Tacuarembó), y tendrá una capacidad estática de 5.000 cabezas. Con el de Caraguatá serán seis los corrales de engorde que tendrá operativos la empresa, con una capacidad instantánea de 30.000 vacunos.

Sasso dijo que el emprendimiento trazado en Caraguatá “viene de acuerdo a lo planificado” y añadió que “ya se están concretando los movimientos de suelo y compactación para construir la caminería, sobre todo en la zona de comederos”.

Consultada sobre cómo está observando al negocio ganadero, opinó que “la demanda afortunadamente está sostenida a nivel mundial, pero a pesar de que los precios internacionales mantienen su tendencia alcista, el margen del engorde a corral no logra capturar esa tendencia. La competitividad a nivel país está repercutiendo en las industrias y en las empresas en general, lo que sumado a la escasez de ganado de invernada, han inclinado la concreción de ganancias al ámbito productivo”.

Consideró que “para el bienestar del negocio esas tres condiciones deberían estar en equilibrio, y por tanto se debería esperar una corrección en los precios del ganado de reposición en el mediano plazo”, explicó.

La producción ganadera de ADP tiene como destino la cuota HQB481 (60% del total) y también otros mercados (40%), “que no son cuota pero que tienen las mismas características”, señaló. Este año la empresa también comenzó a explorar la exportación de carne con marca hacia el mercado europeo.

Una empresa diversificada

“Somos una empresa diversificada en negocios y en facturación, diversificada en oferta de productos y en el conocimiento que acercamos a los productores, diversificada geográficamente, logramos con Caraguatá consolidar un proyecto fuerte en el norte, que para nosotros realmente es una zona con un potencial enorme”, destacó Valeria Sasso.

La gerente ejecutiva de ADP agregó que “no debemos olvidarnos de un tema clave: el aumento de costos, que le ha pegado y le está pegando a la competitividad del sector y a los productos del país en el mundo. Tenemos zonas fuertemente golpeadas por esta situación, zonas que necesitan determinado nivel de rentabilidad para poder producir, pero donde se puedan generar polos productivos como el que tenemos pensado para Caraguatá. Con engorde de ganado, con recrías intensivas, con recrías suplementarias, puede llegar a ser un modelo interesante y generar actividad, pero los privados no podemos hacer todo solos”, reclamó.

Destacó que el cambio que tuvo ADP en cuatro años, “fue muy rápido». Agregó que como todo cambio, tiene sus desafíos, sus ajustes. «La cultura se construye todos los días; no pensamos en el cambio como una constante, vivimos en él”, reflexionó.

En ese marco, “todos los días emerge la creatividad, como sucedió, por ejemplo, al ingresar en el negocio de maquinaria agrícola, cuando nunca lo habíamos hecho. Se tomó maquinaria como forma de pago, y en cuestión de un año llegamos a varios equipos de siembra que hoy están trabajando en área propia y le brindan servicios a la producción. Otro ejemplo es la inclusión del pellet de canola en la dieta del ganado”, señaló.

Agregó que el sistema productivo integrado «funciona a nivel de industria, tal vez no una convencional, pero es una industria de producción de carne a cielo abierto”, razonó.

ADP tiene en su portafolio de actividades la producción ganadera, la producción agrícola que ocupa 25.000 hectáreas físicas, donde la soja apenas llega al 50% del total. La producción y comercialización de semillas de trigo, avena, soja y canola, más todo el soporte administrativo, logístico y de comunicación interno para desarrollar estas actividades.

Sasso indicó que para esta zafra de verano crece el área de sorgo, sobre todo en la zona de influencia de Caraguatá; también crece el maíz, mientras que baja el área de soja.

Por otra parte, el área de invierno sigue siendo alta. «Nuestra apuesta desde hace varios años está en el doble cultivo como herramienta de sustentabilidad, y en las gramíneas de verano alrededor de los corrales”, señaló. En esa línea, la ejecutiva destacó el valor que le aportó el trigo a la dieta para los corrales de ADP.

“Fue entender y aprender a segregar la producción de trigo y no tomarlo como un commoditie en sí. Eso nos brindó oportunidades, incluso en el negocio de semillas. Somos un país chico y caro, para sortear esos elementos, entiendo que se debe producir apostando a nichos de valor agregado para aportarle ese valor a lo producido. Los commodities en Uruguay sirven cuando tienen precios altos, cuando los valores se retraen, ahí es cuando vemos los problemas”, dijo.

Señaló que la soja sostiene a la zafra de verano, junto con el maíz, consideró que la integración y diversificación para mitigar riesgos es imprescindible.

“Este año hubo muchos productores a los que les sirvió más hacer maíz que sembrar soja. Si los precios de la soja siguen estando a estos niveles, es muy probable que este año mucha área de soja pase a maíz», opinó.

En el portafolio de negocios de ADP también está el área de insumos y semillas, donde trabaja con Florimond Desprez y ACA en trigo, y con Bioceres y TMG en soja. Este año, por los planes de originación de maíz, también acercará a sus productores semillas en acuerdo con proveedores de tecnología.

«En trigo el portafolio de materiales intenta cubrir lo que buscamos como productores. Estamos contentos con los resultados, por cómo se posicionaron nuestras variedades”, destacó.

Además, Sasso sostuvo que, sin la incidencia del clima, se hubiera sembrado más área.  “Las reservas se concretaron muy temprano, pero las entregas se hicieron bastante más lentas. Este año estimamos que se terminó concretando la misma área de siembra (respecto al año pasado), porque el volumen final de semillas se fue destinado mayormente a resiembras”, indicó.

Dijo que tienen buenas expectativas para el trigo, y que Uruguay está empezando a recobrar la confianza del mercado en la calidad de trigo que exporta.

En ese sentido, remarcó que es fundamental “posicionarse y trabajar fuerte a nivel país, con el productor y a nivel de proveedores de semillas, porque tenemos la genética correcta y los conocimientos para tener un trigo que cumpla con los estándares de calidad de exportación, sin descuidar la estabilidad en la producción”.

La gerente ejecutiva de ADP consideró que, para el reacomodo de la actividad agrícola luego de la caída de precios y la sequía del año pasado, “todavía falta, al menos, un par de años, porque se perdió mucho la confianza en el soporte del mercado de papeles para trabajar en Uruguay; y esa confianza es necesaria, sobre todo para un sector agrícola con necesidades de financiación, para salir adelante”.

“¿Cuánto hace que se empezó a hablar sobre la opción de seguros para garantizar la financiación de insumos? Aún no hay un planteo para todos los productores o como herramienta para quien provee de insumos, y eso para mí es crucial en el sector. Me cuesta creer que no se pueda instrumentar un mecanismo para el campo. Es necesario generar una profesionalización en el manejo de la información del productor, documentarla y mantener un historial, pero seguramente si el beneficio percibido es mayor que el trabajo, este camino se pueda recorrer en conjunto con las aseguradoras y trabajar en opciones innovadoras también en este sentido”, planteó.

 

LEE LA NOTA COMPLETA EN REVISTA VERDE #79