Montevideo, 25 de Agosto 2019

  • °
  • H %
Empresas

Largó Corteva, compañía que surge tras la fusión de Dow y Dupont

Se trata de una empresa que desde junio cotiza en la bolsa de Nueva York, y ofrece soluciones en tres áreas: semillas, protección de cultivos y agricultura digital

La empresa Corteva Agriscience surgió de la fusión de los negocios agrícolas de Dow y Dupont, que antes se conocían como Dow Agrosciences, Pioneer y Dupont protección de cultivos.

Desde el corriente mes de junio, “Corteva cotiza en la Bolsa de Nueva York, y es una compañía 100% focalizada en el agro, independiente de las otras dos compañías, con su propio directorio y un equipo orientado solo a este negocio”, señaló a VERDE Ignacio Conti, director comercial de Corteva para Argentina y Uruguay.

El nombre Corteva (kohr-‘teh-vah) surge de la combinación de las palabras corazón (cor) y naturaleza (teva). La empresa tiene un posicionamiento global, en más de 150 países, “ofreciendo soluciones a los agricultores del mundo en tres áreas muy importantes: semillas, protección de cultivos y agricultura digital”, indicó Conti.

Esta nueva compañía “trae una ventaja competitiva que potenciará el mercado de herramientas para el productor agropecuario, ofreciendo las mejores soluciones a las diferentes problemáticas que se enfrentan a diario. Nos hemos comprometido con las autoridades a mantener y elevar nuestro nivel de inversión en investigación y desarrollo”.

Señaló que mediante la mencionada fusión, se logra “una de las compañías que invierte más en investigación y desarrollo, tanto en genética y biotecnología como en nuevos productos para la protección de cultivos. La ventaja competitiva que se logra con la formación de Corteva es un motor en innovación, que para nosotros es de altísima relevancia. Estamos abocados a seguir invirtiendo en soluciones a las problemáticas del productor, como el control de malezas».

«El foco está en la productividad por hectárea y todo lo que se pueda hacer, tanto en protección de cultivos como en genética y biotecnología, para aumentar esa productividad de cada una de las hectáreas que siembran nuestros clientes”, remarcó.

La fusión de Dupont y Dow se concretó en setiembre de 2017 , pero ya había sido anunciada a fines de 2015. “Estuvimos dos años trabajando arduamente con las autoridades locales para lograr la fusión de estas dos grandes compañías y formar tres compañías distintas”, indicó Conti, aludiendo a la nueva Dow –enfocada en la ciencia de los materiales–; a la nueva Dupont –especializada en productos químicos y plásticos más especiales, para aplicaciones específicas–; y la formación de Corteva, la más importante para los agronegocios.

Protección de cultivos

En relación al área de agroquímicos, Ignacio Conti señaló que “con la formación de Corteva, tenemos un beneficio único, que no se ha dado en todas las fusiones de empresas que se vieron hasta ahora: la sinergia que se logra al juntar la línea de productos, comerciales y precomerciales, de dos compañías que venían invirtiendo fuerte en desarrollar nuevas soluciones».

Admitió que la problemática de malezas «es una de las más críticas para cualquier productor agrícola», y que ha avanzado muchísimo en la agricultura de Argentina, Uruguay, Brasil, Estados Unidos y Australia, lugares donde hay una necesidad inminente de obtener nuevas soluciones.

Destacó que «Dow AgroSciences ya contaba con una línea de herbicidas muy competitiva previo a la llegada de las tolerancias al glifosato en soja, y mucho de esos herbicidas que han rendido en los últimos tiempos, los hemos sabido reformular. Supimos preparar diferentes mezclas de ingredientes activos, logrando una línea de productos muy concreta para enfrentar esa problemática”, dijo.

También, analizó que ha sido difícil para la industria desarrollar nuevos modos de acción contra malezas, “pero mediante la mezcla de diferentes ingredientes activos hemos logrado soluciones muy eficaces. Nos sentimos muy contentos de poder contar con muchas tecnologías para solucionar estos problemas”.

A propósito, ya como Corteva y de la mano de la biotecnología, anunció que cuentan con «una solución única, y consideramos que es la mejor. Se trata de una tolerancia a través de la biotecnología tanto en soja como en maíz, que trae la posibilidad de hacer aplicaciones de algunos herbicidas. Uno es Enlist, y en el caso del maíz es Galant o Verdict –para el mercado uruguayo–. Permite aplicaciones en emergencia de cultivos, para poder así controlar muchas de esas malezas problema”.

Enlist es una nueva formulación del 2.4D. «Con una altísima inversión hemos logrado generar una sal distinta en la formulación del producto. Enlist es una sal Colina en 2.4D, que nos ha permitido tres beneficios muy importantes. Por un lado una ultra baja volatilidad del producto, que evita cualquier tipo de daño en cultivos sensibles, incluso a grandes distancias. Otro beneficio es la baja deriva –movimiento físico de las partículas de la aplicación sobre soja o maíz–, que permite que el producto quede donde fue aplicado, sin daño sobre cultivos linderos. Y en tercer lugar se logró disminuir el olor del 2.4D, que no está relacionado al herbicida sino a parte de los compuestos que están en su formulación, y tenía un tema de percepción muy importante”.

Esta tecnología ya está disponible en esta zafra en Estados Unidos. Tras ser aprobada por el gobierno chino, principal importador de granos de soja, Corteva ya puede lanzarla mundialmente, y Estados Unidos y Canadá son los primeros mercados en contar con ella.

Se estima que a fines de 2019 se podrá lanzar en Brasil, y está pendiente establecer la fecha de lanzamiento en Argentina, donde se señala como restricción la ausencia de un modelo que respete a la propiedad intelectual.

En Uruguay también está pendiente concretar el modelo de negocio y de reconocimiento a la propiedad intelectual, para poder introducir esa tecnología, aunque se ha avanzado más que en Argentina, admitió. «Lo que sí es claro, es que el desabroche de variedades se da mayoritariamente en Argentina”, dijo.

Reconoció que la escala de Argentina juega un papel preponderante, por tener más de 18 millones de hectáreas de soja. Sobre los lanzamientos dijo que son muy cautos, para asegurarse tener primero la mejor genética y luego ofrecer la tecnología Enlist para esa genética. «Seguramente se realizará un lanzamiento que esté muy sincronizado entre Argentina y Uruguay, pero no dejamos de analizar el caso uruguayo como lo merece, por su relevancia, su área de soja y por la problemática que tienen nuestros clientes en este país”, afirmó.

Puntualizó que en Uruguay la tecnología fue autorizada, luego de la aprobación del gobierno chino, y por lo tanto no tendrían restricciones.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 78

FOTO: www.yahoo.com