Montevideo, 23 de Abril 2019

  • °
  • H %
Agricultura

La zafra de invierno demostró que la agricultura siempre da revancha

El director de Barraca Erro y Corporación de Maquinaria, Ramón Erro, destacó la importancia del capital humano y la visión empresarial para enfrentar los desafíos

Tras la catastrófica zafra de cultivos de verano, el productor reformuló la apuesta al invierno, tratando de hacer lo necesario para obtener el mejor resultado posible. Y al conocerse los resultados de la reciente zafra, estos “nutren el alma”, expresó Ramón Erro, director de Barraca Erro y de Corporación de Maquinaria (COMASA).

A su entender, más allá del clima que jugó un papel muy importante, se hizo un buen manejo de los cultivos y hubo conciencia para tratar de sacar la cosecha que se terminó obteniendo, la que permitió empezar a recuperar lo mucho que se perdió en la zafra anterior.

“No nos olvidemos que en abril, cuando se tomó la decisión de sembrar, no se había terminado de levantar la catástrofe que teníamos en el campo. El ánimo estaba muy mal, todo el sector estaba afectado y había muchos frentes por atacar. Hubo muchos productores que lo hicieron muy bien y hoy están empezando a recuperar parte de lo perdido en las dos cosechas anteriores (invierno y verano)”, remarcó.

Para Erro, en estos momentos difíciles la visión empresarial y el equipo de trabajo son aspectos muy importantes. “Los que estamos hace más años en el negocio, sabemos que nos podemos pegar un golpe muy importante como el de la última cosecha de verano, pero también sabemos que la agricultura da revancha. En el mismo año calendario tuvimos el mayor fracaso productivo de los últimos 20 años y se logró una excelente producción de cultivos de invierno, por más que algunas zonas –sobre todo en el sur–, el exceso de agua de diciembre se llevó algunos kilos”, comentó a VERDE.

Al mismo tiempo, resaltó que la cosecha de maíz promete muy buenos resultados.

De todas formas, Ramón Erro aseguró que son varios los rubros que atraviesan una situación complicada por problemas productivos y climáticos, pero también por tener que enfrentar un costo país muy elevado. “Antes se vivía con cierta cantidad de hectáreas y hoy se necesitan muchas más, el costo de estructura hace que tenga que incrementar la escala, pero también se aumenta el riesgo, fundamentalmente el de los pequeños productores. El sabor amargo que me dejan situaciones como la demora en la adecuación de costos que no dependen del propio negocio y los fenómenos climáticos, es lo que se pierde socialmente”, expresó el director de Barraca Erro y COMASA.

“Quien nace agricultor, arrocero, ganadero o lechero lo tiene impregnado en la piel por sus antepasados y por su vida propia. Cuando un productor abandona un rubro y es desplazado por el sistema, se pierde una familia que trabaja, que ocupa un predio, que integra una cadena productiva, que genera empleo, y eso no se recupera. Mucha de esa gente termina engrosando los cinturones de pobreza de las ciudades y agravando sus problemas”, dijo.

Por eso Erro entiende altamente necesario que el gobierno, sea cual sea el partido que llegue al poder, tenga una visión de mediano y largo plazo para buscar soluciones de forma ágil y realista, “como lo hacemos los empresarios para seguir con la actividad. Uno ve que a nivel nacional y departamental se dice que no se puede hacer tal o cual cosa por la situación que se enfrenta. Sin embargo, recordó que luego de la seca había muchos productores que técnicamente no podían plantar por el fracaso productivo y el quiebre de caja, y a pesar de eso lo hicieron, porque existió la voluntad de seguir, y junto a otros eslabones de la cadena le pusieron creatividad para revertir la situación.

“Uruguay tiene que buscar la eficiencia, y gran parte la debe aportar el sector público. No se puede parar el viernes a las 5 de la tarde y volver el lunes”, planteó.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 74