Montevideo, 17 de Febrero 2019

  • °
  • H %
Agricultura

La importancia del cuidado del suelo para no perder productividad

En una jornada que organizó Barraca Pastorini, en Paysandú, se informó sobre los cambios en la normativa para la presentación de Planes de Uso y Manejo de los Suelos

La importancia de las rotaciones para el buen uso y conservación de los suelos fue el tema central de una jornada que realizó Barraca Pastorini, en el establecimiento Santa María de las Palmas, en Chapicuy, departamento de Paysandú.

En el encuentro se informó a productores sobre los cambios realizados a la normativa de presentación de Planes de Uso y Manejo del Suelo. Allí Sergio Pastorini, director de Barraca Pastorini, dijo a VERDE que es fundamental pensar en las rotaciones y en la inclusión de praderas “para no quedarnos sin suelos”.

Resaltó que la población mundial viene creciendo, por lo que hay que apostar a producir más y la única manera de lograrlo es mejorando la calidad del suelo. “Si le seguimos exigiendo al suelo sin hacer los deberes, lo único que vamos a lograr es producir menos”, aseguró.

Pastorini señaló que el productor es consciente de las necesidades del suelo, razón por la que se ven más praderas. “No sé si caerá el área agrícola, pero sí habrá más producción mediante una rotación más diversa en especies”, dijo. Agregó que ahora en la zona de Quebracho hay un planteo ganadero dentro del esquema agrícola; también viene creciendo el maíz y el sorgo oscila de acuerdo al año.

Por otro lado, el valor de la renta y la conservación de los suelos, es algo que preocupa a los productores, por lo que el tema también fue abordado en la jornada. “Los dueños de la tierra pretenden una determinada renta pero, en muchos casos, no piensan en el cuidado del cultivo. Es imposible plantear una rotación con pasturas porque eso exigiría valores de arrendamientos inferiores. Pero eso tarde o temprano tendrá modificaciones porque el dueño del campo se dará cuenta que nadie sembrará en su predio porque será improductivo”, advirtió.

Aseguró que la zona también tuvo otros cambios, “los pooles de siembra desaparecieron, y esos campos volvieron a los productores, aunque con otras condiciones. Desapareció la renta adelantada y en dólares, hoy todo está en kilos. Si seguimos con estos números para la soja, algo habrá que cambiar y seguramente retorne con más fuerza la medianería, que en algunos casos ya se realiza”, comentó.

Agregó que cuando la soja tiene un precio de US$ 300 por tonelada los números para quien arrienda y contrata servicios no cierran.

Consideró que la zafra de invierno dejó un buen ánimo en los productores. “El trigo anduvo bien, y si bien la cebada se plantó más tarde, también tuvo buenos resultados”, dijo.

Aseguró que en la zona se sembró más soja y consideró que la resiembra fue similar a la de años anteriores, porque en diciembre llovió casi la mitad de lo que llovió en el sur.

Consultado sobre el avance forestal, dijo que el área de influencia de Quebracho abarca unas 200.000 hectáreas, de las cuales 80.000 están forestadas. Estimó que el área forestal no crecerá mucho más porque las empresas están creciendo en otras zonas del país.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 74