Montevideo, 20 de Octubre 2019

  • °
  • H %
Ganadería

La ganadería con acelerador a fondo en los campos arrendados del litoral

Alejandro Solsona es productor agrícola y ganadero en los departamentos de Colonia y Soriano. «Hago agricultura e invernada de todo tipo, desde novillos y vacas, hasta de vaquillonas Holando y cordero pesado. También hago bastante semillas finas, semilleros de festuca, de alfalfa. Siembro unas 2.500 hectáreas en esta zona, casi todo es campo arrendado», comentó a modo de resumen al ser consultado por VERDE sobre su actividad.

Explicó que nunca se dejó de hacer ganadería en su sistema de producción, donde el 50% es agricultura de invierno y de verano y el otro 50% ganadería y semillas finas. «No dejamos de hacer ganadería en ningún momento, siempre seguimos la rotación con pasturas. En esta zona sigue habiendo una competencia muy grande por la tierra. Si bien las rentas han bajado no bajaron lo que deberían para mantener un margen razonable», comentó.

Eso lo obliga a desarrollar una ganadería muy intensa, lo que también tiene mucho riesgo, admitió. Comentó que el 80% de su área forrajera es alfalfa, «que no es fácil de manejar y es muy riesgosa, pero permite una alta producción de carne. Cuando pagas rentas altas tenés que apostar a producir mucha carne, para tener un buen margen».

Pero Solsona no solo hace ganadería en campos agrícolas sino también agricultura en áreas que no tienen las mejores aptitudes para los cultivos, como los suelos 5.02b buenos, donde en algún año entra la soja, en rotación con tres años de pradera y dos años de agricultura.

«Todos los años estamos renegociando rentas, agarrando campos nuevos, hay que tener una relación muy especial con los dueños de los campos. Hace años que estamos en la mayoría de los campos que manejamos. Se trata de hablar con los dueños del campo, para plantear un negocio de largo plazo, sabiendo que no se va a hacer siempre agricultura, que se va a rotar con pradera, porque hay que hacer inversiones en alambrados, aguadas, mangas y demás», explicó el productor respecto a la relación con los propietarios de los campos.

Remarcó que la planificación y la gestión son los dos factores más importantes en la actividad. «Generalmente planificamos a dos o tres años. Porque todos los meses los precios suben y bajan, y no podés estar cambiando la estrategia todos los meses. Hay que ser flexibles, pero hay que tener una planificación productiva y económica», indicó.


LEE LA NOTA COMPLETA EN REVISTA VERDE N° 79