Montevideo, 19 de Junio 2019

  • °
  • H %
Empresas

KWS desarrolló una puesta a punto sobre su propuesta de valor

Productores y técnicos fueron asesorados sobre las nuevas alternativas de la compañía alemana para diferentes problemas; productos que en Uruguay distribuye Procampo

KWS, marca representada en Uruguay por Procampo, es una compañía alemana con 160 años de gestión aportándole al productor de todo el mundo desarrollos tecnológicos, de creciente presencia en Argentina y Uruguay. Recientemente, en la localidad de Crespo, en Entre Ríos, concretó una actividad en su Demostrativo Agronómico Regional (DAR), donde actualizó información sobre nuevos híbridos en maíz y diferentes tecnologías.

A propósito de esta experiencia, Gonzalo Bravo, gerente comercial de KWS Argentina, detalló que es un trabajo que hace KWS basado en aportes de los equipos de desarrollo técnico, de agroservicios y comercial, “organizamos una demostración con nuestros productos y también con las biotecnologías, tecnologías de silo y agronómicas o de manejo”.

El objetivo, añadió, es “mostrar y discutir con los productores cuál es la propuesta de valor de KWS, y lo hacemos regionalmente, porque tenemos definidas regiones en las cuales hay problemáticas productivas similares”.

Por eso para este encuentro se invitó a gente de las provincias argentinas de Entre Ríos y de Santa Fe, pero también de Uruguay, “con quienes trabajamos desde hace muchísimos años, a través de Procampo”. Uruguay y Entre Ríos integran la denominada Regional Litoral, “porque enfrentan problemáticas comunes”.

Se trata de una jornada en la que se mezcla una explicación de toda la propuesta de valor de KWS para granos, para silo, pero también con otras empresas para mostrar la tecnología de herbicidas y de picado.

KWS es una compañía alemana, con 160 años de trayectoria en el mundo, que en Argentina y Uruguay está trabajando en forma ininterrumpida desde hace 21 años. “Viene creciendo en forma significativa. Hoy tenemos dos programas de mejoramiento genético de maíz y una planta de procesamiento de semillas de maíz que, con las inversiones que hemos hecho en estos dos últimos años, se ha convertido en una de las plantas más modernas del país, con procesamiento, calibrado y embolsado de semillas. Estamos comercialmente presentes en toda la región productiva de Argentina y Uruguay, desde la Patagonia hasta el norte argentino y desde el oeste de la región pampeana hasta Uruguay. Estamos en expansión, con un equipo de gente muy joven y muy profesional. Cuando iniciamos teníamos 12 personas en el equipo y hoy somos más de 150”, destacó.

Consultado sobre hacia dónde se dirige la empresa, respondió: “Tenemos un plan a 10 años para alcanzar el objetivo a nivel global, de convertirnos en una de las tres o cuatro empresas más importantes de semillas de maíz. Estamos confiados en que tenemos con qué, desde el punto de vista genético pero también desde el punto de vista de la gente. Tenemos un plan muy ambicioso de crecimiento y creemos que con nuestra forma de hacer las cosas vamos a estar en esa posición en el futuro cercano”.

“Vos elegís”

A propósito de virtudes como la versatilidad en la propuesta de productos y del concepto clave expuesto por la compañía en la cartelería del DAR, “Vos elegís”, indicó que “es una plataforma que resume nuestra propuesta. Como compañía nuestro trabajo es hacer mejoramiento genético, la mejor plataforma de genética en un cultivo de maíz. Vos elegís quiere decir que no existe el maíz perfecto, el resultado depende no solo de circunstancias climáticas sino también agrónomicas y de decisiones de manejo que toma el productor. Vos elegís es presentar todas las alternativas y tratar de encontrar junto con el productor la mejor solución. Vos elegís lo usamos como plataforma para discutir todas las tecnologías, de control de malezas, de protección contra insectos, los ciclos, la calidad del grano, las características agronómicas… Y por otro lado, tenemos una plataforma de aptitud silera, que es incorporar la evaluación de calidad de silo a la etapa bien temprana de elección de híbridos”, detalló.

En otro orden, consideró que hay dos realidades bien diferentes a la hora de considerar cómo se están desarrollando los manejos, según se ponga el foco en silo o en grano.

“En silo hay una profesionalización que está mejorando en forma exponencial. Antes silo era el maíz más barato, se lo picaba cuando venía la picadora y parecía que todo daba lo mismo, era cuestión de meter un montón de material adentro del silo. Hoy estamos en un nivel de profesionalización impresionante, en donde el productor ya está privilegiando en una sintonía muy fina”, analizó.

Complementó que desde el punto de vista de maíz para grano, el gran desafío hace unos años era la lagarta, y hoy no hay nada nuevo en esa tecnología. «La amenaza es que pierda efectividad en el tiempo y lo que se está desarrollando con mucho más entusiasmo son las tecnologías de control de malezas, porque la problemática está empeorando de forma significativa a raíz de la resistencia al glifosato”.

Expresó que el proceso de obtención de un híbrido dura como mínimo siete años. «El híbrido que estamos sacando al mercado, para que los productores lo prueben y no para que lo usen masivamente, tiene atrás una historia de siete u ocho años de investigación y evaluación. Si hay una característica para incorporar en el genotipo la tenemos que poner. Estamos transformando líneas a distintas tecnologías, pensando en los híbridos del mañana, para nosotros tiene un gran nivel de afectación y estamos trabajando en ese sentido, con todas las tecnologías disponibles”, señaló.

Sobre la participación de la compañía en el mercado, Bravo manifestó que “nos iniciamos prácticamente desde la nada y hoy somos un jugador importante, tenemos en algunas regiones una participación del 3% y 4%, y en otras llegamos al 15% del mercado. En Argentina y Uruguay estamos en aproximadamente 7% del mercado; tenemos muchísimo para crecer, pero ya empezamos a figurar entre las propuestas serias que tienen los productores”.

La mayor versatilidad en eventos

Felipe González, director de Procampo Uruguay, destacó que “lo que nosotros vemos como fortaleza” es que KWS es la empresa que tiene mayor versatilidad en las combinaciones de eventos transgénicos como el Bt, el VT3 PRO y el Viptera, con los cuales “ya vamos a estar en el mercado este año, además del RR”. Destacando a la vez el valor “de la tecnología Clearfield, que asociada a BASF, con productos específicos como el OnDuty o el OnDuty Plus, que va con Heat”, considerando “el protagonismo que han tomado las malezas en los cultivos agrícolas, con las resistencias a glifosato y a otros productos”, lo que le otorga mayor valor a toda esa tecnología de la compañía.

Dijo que esa fortaleza se aprecia en un DAR, como el de Crespo, donde se comprueba la utilidad de tener un plan de desarrollo específico para maíz para silo, «cosa que creo que ninguna de las compañías lo está desarrollando así”.

En ese marco, añadió, “vimos todos los maíces para silos, donde se prioriza la materia seca digestible. Comparando con los estudios de la Universidad de Lomas de Zamora, con materiales MR o todo lo que hay en la competencia, realmente estamos en los primeros lugares. O sea que es un trabajo muy bien hecho en maíces específicos para silo”.

A propósito de los eventos también señaló las combinaciones, maíces para silo con Viptera o con VT3 PRO, dependiendo de lo que se esté buscando, o solo RR, o solo CL, LCL.

Sobre cómo se integrará el portafolio de maíces para la próxima zafra, González explicó que para el año que viene tendrán el KM 3927 Vip 3, que es un maíz para grano, con una tonalidad más rojiza. También señaló que tendrá un maíz colorado, el KM 3916, GL Stack, Bt/RR, que es resistente a glufosinato de amonio.

Además señaló «un maíz doble propósito que está andando muy bien en Uruguay, que es nuevo y este fue el primer año  que lo vendimos. Es el KM 4480, VT3 PRO. Tenemos unas cuantas hectáreas y están muy, muy buenas».

Después se refirió a las combinaciones de materiales cortos para siembra muy temprana o tardía, resistentes a enfermedades de hoja. Uno es el 3916, que viene como GL Stack y el año que viene vendrá en versión Viptera 3. «Un maíz colorado, que sirve para los pollos”, dijo.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 76