Montevideo, 6 de Julio 2020

  • °
  • H %
Actualidad

Financiación y tecnología son las grandes apuestas de Interagrovial

25 mayo, 2020

25-05-2020 | Destacan el crecimiento del fideicomiso financiero para la compra de equipos, así como el avance tecnológico y de conectividad, para una mayor eficiencia de todas las partes

Desde Interagrovial SA, representante en Uruguay de la tecnología John Deere, se destaca el éxito y crecimiento del Fideicomiso Financiero Interagrovial 1 (FISA1), destacó a VERDE el gerente de la Unidad Agrícola de la empresa, Álvaro Venturini.

La herramienta, que se desarrolló a lo largo de los últimos dos años, “tiene como gran fortaleza y solidez, los siete años de plazo, con una tasa muy competitiva, y el equipo adquirido es la garantía”, señaló.

La forma de pago se define según el tipo de producción del cliente, en función de su flujo de fondos, y se puede realizar de forma mensual, trimestral o semestral. Por lo tanto, se trata de una herramienta financiera que el propio negocio la puede pagar.

Otras herramientas financieras ofrecen menos plazo y exigen erogaciones más importantes, que frente a una dificultad productiva tal vez no se puedan afrontar, y eso le genera incertidumbres en la planificación.

Venturini informó que la herramienta financiera está siendo utilizada para la adquisición de equipos medianos y grandes, pero también de maquinaria de pequeño porte. “Eso ha sido una novedad para nosotros, lo que también habla de la versatilidad de la propuesta, porque nos aporta un fin social-productivo, ya que se viabilizan proyectos de producción chicos, medianos y grandes”, destacó.

De esta forma, “Interagrovial y John Deere colaboran para que los clientes puedan obtener un crédito blando, que les permita incrementar su nivel tecnológico y productivo. Con eso se viabiliza la producción, porque crece la productividad y se bajan los costos”, expresó.

A la vez, “el fideicomiso viene atravesando a todos los rubros, y con buen éxito. Es utilizado por productores del sector granjero, de la ganadería de cría, recría e invernada, del arroz, cultivos de secano –con las producciones de invierno y verano– y em la lechería”, señaló Venturini.

Informó que pueden adquirirse equipos de US$ 10.000 hasta proyectos que tengan una demanda ambiciosa de tecnologías.

El FISA1 “tiene un tope de desembolso, pero una vez concluido se agrega otra fase”, explicó, al tiempo que destacó que la herramienta “apunta a la sustentabilidad productiva y ambiental del país”, y que “formar parte de ese objetivo es un gran desafío para Interagrovial y John Deere”.

El gerente de la Unidad Agrícola de Interagrovial destacó otras opciones de financiamiento. “John Deere, a nivel mundial, tiene su banco, que es John Deere Financial, propuesta que también está disponible en Uruguay”.

Pero Interagrovial también mantiene acuerdos financieros con la banca privada y pública del país, con iniciativas que ofrecen “buenas tasas y condiciones”, destacó el gerente de la Unidad Agrícola de la compañía.

Sostuvo que en Interagrovial “no forzamos nada, sino que brindamos una solución financiera más; pero esos son aspectos que eligen nuestros clientes”. FISA1 “cubre un espacio dentro del abanico de soluciones financieras”, comentó el ejecutivo.

Agregó que la empresa realizó “un importante acuerdo con el Banco República”, generando una propuesta que se presentó para Expoactiva y Expo Melilla; y aunque esas exposiciones se pospusieron por la Emergencia Sanitaria en Uruguay, las condiciones están vigentes. Dicha propuesta financiera ofrece 120 días libres de interés para las compras de repuestos, servicios, neumáticos, maquinaria, y se extiende hasta el 30 de agosto de 2020.

Venturini agergó que con toda la banca privada también se pueden acordar financiaciones para negocios especiales.

Productos más tecnológicos

Venturini recordó que en el último año John Deere e Interagrovial han desarrollado un trabajo muy importante de lanzamientos, que comenzó en la Expoactiva 2019, cuando se presentaron productos “altamente tecnológicos”.

Al respecto, destacó los nuevos pulverizadores autopropulsados, la serie M4000, que incorporó la tecnología Exactapply. Esta tecnología ofrece: corte pico a pico y compensación en curvas, conectividad, además de otras prestaciones.

También enfatizó sobre la serie de cosechadoras S700, “que vienen totalmente automatizadas, para brindar menor consumo, limpieza de grano y mejora de grano partido, conectividad, entre otros aspectos que implican un salto de eficiencia en cosecha”.

Además, se presentaron nuevas líneas de tractores. La gama media sumó especificaciones, “que brindan más competitividad en ese segmento, con muy buenas características técnicas”, comentó.

Y se incorporó a la oferta de Interagrovial toda la línea de productos Pla, entre los que se destacan los pulverizadores de arrastre y las fertilizadoras con Altina-Pla.

Venturini destacó que toda la tecnología presentada requiere de “un fuerte servicio de posventa, y demanda nuestra propuesta de conectividad, que apunta a simplificar y hacer más eficientes varios procesos vinculados con el mantenimiento y control de las máquinas”.

Señaló que en la conectividad de los equipos a través de JD Link (una herramienta que permite, entre otras cosas, monitorear el estado general de un equipo y generar alertas), “estamos creciendo”. Pero considerando el actual escenario, pautado por el Covid-19, “cuando hacemos un análisis junto con los productores, que son quienes tienen los equipos, vemos que nos hubiera gustado acelerar el proceso de incorporación de la conectividad”.

Explicó que la conectividad “es clave”, y no solo en este tipo de coyunturas, porque “un cliente que tiene sus equipos conectados, tiene mejor planificación y mejores resultados en el campo, ya sea a nivel de servicio como en el control de la producción”.

Tras resaltar que esa tecnología contribuye a eliminar los llamados “tiempos muertos”, que ocasionan pérdidas para todos, Venturini señaló, a modo de ejemplo, que “en Argentina hay determinados servicios que se pueden hacer remotamente, sin la necesidad de salir al campo”.

Agregó que todo lo vinculado con la agricultura de alta tecnología “se puede hacer remotamente, salvo que se corte un cable”. Afirmó que en la actualidad “no hay necesidad de enviar un técnico al campo para hacer una reprogramación o una calibración de componentes”, sino que “basta con realizar una videollamada con el operario, y calibrar lo desprogramado o realizar una actualización”.

Álvaro Venturini sostiene que los nuevos equipos vienen con una evolución tecnológica “sorprendente”, y citó el caso de las cosechadoras, que hoy no tienen herramientas para regular zarandas, ya que esos ajustes se hacen electrónicamente. “Si falla el sensor, al estar conectado, el técnico irá al campo y lo cambiará, pero ya lo sabemos de antemano”, valoró.

La conectividad John Deere, entre otros beneficios, “nos permite hacer lo que se necesita hacer, por lo cual todos bajamos costos, no vamos al campo a ver que pasó para después volver y solucionar el problema”, resumió.

Destacó que en Interagrovial “hay 130 equipos conectados, y sigue creciendo”. Admitió que, “con esta coyuntura nos hubiera gustado tener 300 o 400 equipos conectados. Ya nos hemos preparado, capacitado al soporte técnico de Interagrovial, vemos que los clientes que tomaron el servicio van ganando confianza, porque observan que la herramienta aporta mucha información y es importante”, señaló.

Conectividad y diálogo “tranquilizador”

El gerente de la Unidad Agrícola de Interagrovial señaló que la maquinaria ha transitado hacia la telemática, “entonces, cuando surge algún problema, la conectividad permite que el usuario de la máquina acceda a un diálogo tranquilizador, mediante un diagnóstico remoto. La conectividad es una gran oportunidad para prevenir muchas cosas”, destacó.

Uruguay es un país que, en líneas generales, presenta “muy buenos niveles de acceso a la conectividad para ingresar a estos sistemas”.

En este escenario, marcó dos aspectos claves en los que se sustenta el valor de JD Link. Por un lado, “el control que gana el usuario sobre la máquina, ya que puede controlar toda la parte mecánica y también lo relacionado con la producción (mapeos, prescripciones, sincronización de equipos, entre otros). Ambos son relevantes para la toma de decisiones”.

Informó que se creó el Centro de Soporte a las Operaciones, que está trabajando con clientes que cuentan con JD Link; y con la actual coyuntura se ha profundizado el trabajo virtual, a través de videollamadas y videoconferencias con los consultores de la marca.

Venturini resaltó el papel de la conectividad John Deere. “Conectar máquinas, personas, tecnología e inteligencia, va funcionando. Esto no significa que se elimina el relacionamiento personal con el cliente, sino que apuntamos a la conectividad para mejorar la productividad y la eficiencia”, reflexionó.


NOTA DE REVISTA VERDE N° 85