Montevideo, 19 de Junio 2019

  • °
  • H %
Agricultura

En un año electoral se medita más antes de hacer grandes inversiones

El vicepresidente de Claas Argentina dijo que los negocios del entorno de US$ 100.000 tienen más fluidez, pero en los de montos mayores a US$ 300.000 predomina la cautela

En el mercado de maquinaria agrícola hay dos negocios muy bien marcados, el de hasta US$ 100.00, que el productor puede manejar en un año o en un año y medio, comercializaciones que fluyen mejor; y los de las máquinas de alto valor, de US$ 300.000 o US$ 500.000, cuando la decisión de inversión no es tan fácil, sobre todo en un año electoral, planteó en diálogo con VERDE el vicepresidente de Claas Argentina, Reynaldo Postacchini.

Si bien Postacchini admitió que políticamente Uruguay es mucho más estable que Argentina, también dijo que siempre hay candidatos con ideas nuevas, a los que el productor les tiene cierto temor.

Claas cuenta con productos de alta tecnología, de origen alemán y en Sudamérica tiene un depósito fiscal en Córdoba, que funciona como pivot para la distribución de maquinaria en la región.

«A veces nos falta planificación. El mercado en Sudamérica es muy variable y por eso es difícil planificar la entrega de maquinaria en tiempo y forma. En Europa, sin embargo, hay mucha más estabilidad, lo que permite planificar mucho mejor. Se necesitan en la región políticas estratégicas de largo plazo, más allá del gobierno de turno, para mantener un proceso productivo de largo plazo», reclamó.

El futuro

Consultado sobre el futuro de la tecnología, el vicepresidente de Claas Argentina respondió que toda la maquinaria agrícola será cada vez más más eficiente y menos contaminante. Señaló que ya se están utilizando aceites que permiten trabajar más de 3.000 horas sin cambiarlo, para evitar contaminar el ambiente, además de los motores con Tier 3, Tier 4 y Tier 5, respetando las reglas internacionales de polución.

Además, se refirió a los neumáticos que bajan la compactación del suelo. «Cuando pasa una máquina uno no se da cuenta, pero generan gran compactación del suelo, pero las máquinas con gomas radiales y control de presión de aire, no rompen los poros de la tierra y eso no genera inundaciones, porque el agua puede seguir filtrando. Son cosas a las que la gente le dará cada vez más importancia, porque el fertilizante se puede comprar, pero los poros de la tierra no», sostuvo.


Lee la nota completa en Revista Verde N° 77